La siembra y los resultados de la cosecha.


Una forma muy poderosa de liberarnos de este estado potencial de “cabreados” es dar y sembrar con la esperanza de luego recoger la cosecha, huyendo del dicho marinero de: el que siembra vientos recibirá o cosechará tempestades, aunque las cosas están bien jodidas por todas partes, seamos más optimistas y positivos. Dijo, algún día, el Rey Salomón: -Hay quien todo el día codicia; pero el justo da, y no detiene su mano-.

El que siembra, siempre o generalmente logra tener cosecha. El gran problema surge cuando tenemos escasez  y retenemos, y ahí se interrumpe el ciclo de buenaventura; pero cuando uno entra en el circuito de dar y sembrar, comienza a obtener las cosechas deseadas o pretendidas. lo que sucede es que hemos tenido un aprendizaje nefasto,nos manifestaron que progresaríamos si retenemos; nos comunicaron y enseñaron a recibir primero para dar después, pero a la abundancia se llega con unos pensamientos y unas acciones completamente contradictorias. Cuando retienes lo que posees, esto te posee, pero cuando lo entregas, eres libre, y lo que posees es la cosecha.

Tenemos muchas semillas para ser sembradas y para que luego podamos recogerlas  y disfrutar de ellas que son: palabras, aliento, amor, ayuda, acompañamiento, tiempo y asesoramiento. No nos privemos ni obviemos la posibilidad de dar esos frutos. Siempre obtendremos el agradecimiento y la recompensa. David, en su tiempo, escribió el siguiente salmo: –Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla, pero volverá trayendo cosecha-.Preciosas palabras en estos tiempos que me he vuelto “samaritano” rodeado de “fariseos“.

Dar y a la vez sembrar es un principio espiritoso que funciona en todos los ámbitos que se aplique. Solo se necesita saber como funciona y ponerlo en movimiento para lograr los resultados deseados, y nos sorprenderemos de su virtud o eficacia.

Tenemos o deberíamos saber que la gente que atrae gente es la que se rige  por el principio de dar primero. Cuanto más llenemos nuestras vidas , más llenaremos las vidas de otros y, por tanto, la gente nos buscará, se acercarán para ser cosechados  y luego te devolverán  más de lo que sembraste.  Muchos buscan los favores del generoso, y todos son amigos circunstanciales del hombre que los da.  Tema o situación muy similar a la que existe en el gremio de la formación vial o autoescuelas, plena de “palmeros” emergentes e instantáneos que solo les interesa el lucro y lo mercantil. Diferentes son otra clase de personas que atraigas hacia tu vida  que serán aquellas  que estarán de acuerdo con tus expectativas y convicciones.

El poder llevarnos bien con los demás implica “actitudes” que debemos incorporar como .costumbres o prácticas de vida y convivencia. Decidirse a hablar en positivo, traerá como consecuencia recoger todo lo bueno que los demás te han dado para tus propósitos o fines. ¿ Queremos cosechar fácil? Hagamos lo difícil primero y lo fácil después. Todas las personas tienden a hacer lo fácil primero, lo que no implica un gran esfuerzo, pero al aplicar  este orden  encontrarán que les resulta más difícil lograr el objetivo pretendido. Es primordial saber dar sin condiciones y ,de igual forma, cosechar o recibir de forma análoga..

El servir nos sacará del egoísmo. Porque egoístas no son los que piensan en si mismos sino los que piensan en los demás.

                                                              MLMJ.NW

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.