LA CONJURA DE LOS EMPERADORES NECIOS,AMBICIOSOS Y CODICIOSOS


Los “voracesfariseos e insaciables mercantilistas no poseen más moral que la codicia y la ambición para conseguir sus fines, no les importa nada: mentir, calumniar, intrigar, desprestigiar, emplear periodistas corsarios y mercenarios para crear el mal o llegar a actos de escuchas ilegales, ilícitas y deplorables, con el solo fin de generar el desprestigio de esta sana profesión, llenarla de mierda para conseguir lo que a ellos les interesa ganar dinero a cuenta de los tontos que les crean. Sus ansias y apetencias vehementes son, mediante la conspiración, destruir y triturar a la CNAE con el solo fin de conseguir sus avariciosas, lascivas y deshonestas apetencias. Estos “animales de la creación” son los únicos que beben sin tener sed, ya que son insaciables y conspicuos en producir maldades indignas de un ser humano.

Vayamos al tema que nos ocupa: Estos días se habla de escándalo, desvergüenza y mal ejemplo, pero nos preguntamos ¿dónde está la causa? y ¿quién la genera? ¿por qué se engendra? ¿qué se pretende?, paralizar el concurso porque se ve perdido.

Comencemos , sin llegar a muchos detalles y fechas, a realizar una poca de historia: Hace diez años el día primero de Julio se puso en marcha el “permiso por puntos“, cuyo acierto y éxito se debió a su carácter llano y fácil, pero pedagógico de la medida, a la responsabilidad de los conductores, su aceptación en formas por el pueblo sabio y llano, y, más importante, por el consenso y la complicidad social. Era un crédito de confianza que nos concedía la sociedad civil para compartir en conjunto y con cortesía las vías públicas por todos los conductores y usuarios de las mismas. El Estado establecía unas condiciones, pero la ciudadanía debería asumir sus propias responsabilidades. En nuestro país España, se demostró, que si se explican bien las cosas, los ciudadanos respondemos con eficacia para conseguir el buen fin que es la disminución de los accidentes en las vías públicas, aminorar los muertos y con ello contribuir a mejorar la salud pública.

En estos tiempos, la DGT consideró que cuando se pone en marcha un proyecto tan transcendental e importante, debería asegurarse de que no estaba sola, que tenía socios comprometidos que también le acompañarían en las adversidades. Era muy importante conseguir una cambio de comportamiento de los conductores en el uso de las vías públicas, que en aquellos momentos tenía cifras alarmantes y escandalosas de muertos por siniestros de tráfico.

Después del “permiso por puntos” las leyes eran las mismas pero su cumplimiento era diferente y el éxito fue inminente. y reconocido por toda la sociedad. Se había generado un clima de confianza que benefició  y generó buenos resultados a la misma.

Muchos medios de comunicación así lo han entendido, han comprendido que no son medios espectadores; tienen una función pedagógica que conviene no olvidar; deben tomar parte y así lo hacen en los grandes retos de la sociedad. Así lo entienden y explican que, entre alguna “información maliciosa y bananera” que practican algunos, con el permiso por puntos se sienten especialmente útiles en la sociedad que compartimos.

Sin duda, el permiso por puntos supuso una antes y un después en la política de la Seguridad Vial, que fue, hasta el momento, excelentemente gestionado y admitido por la sociedad civil y que supone un caso práctico de políticas públicas de especial relevancia aceptado y ponderado por diversas Universidades, que, quizás, no estaría mal revisarlo y actualizarlo en base a las experiencias recibidas durante estos diez años de su existencia.

Pero  algunos de los “depredadores mercantilistas y mal intencionados” de nuestro sector no lo entienden así, ya que lo de la sensibilización y la reeducación vial no va con ellos, su interés relevante y prioritario es generar maldades, romper el sector con envidias, falsedades tóxicas informativas y codiciar dinero como único fin.

Existen en nuestra historia dos “emperadores hipócritas” en este sector de Autoescuelas que tienen el deseo de esconder de los demás sus motivos reales o sentimientos lascivos de perjudicar a la generalidad. Uno concebido en la Sierra de Antequera en una noche de truenos  y el otro en los tdenebrosos montes de Asturias (ciudadano con renombre asiático) en un lugar donde Cristo perdió el gorro; ambos son de la misma calaña y estofa: ambiciosos, envidiosos, mentirosos y creadores de malos rollos en nuestra profesión con sus actividades mezquinas y malévolas que todos conocemos y sobretodo de intentar ganar dinero fácil de la forma que sea.

En la primera convocatoria  de la DGT, hace diez años, para obtener la gestión del Permiso por Puntos, estos dos sujetos eran los dirigentes de una sociedad compuesta por “socios restringidos o limitados” por provincia, que de esta forma así operaban en nuestro país. Presentaron su solicitud para obtener esta gestión de centros a la par que otras entidades que también acudieron con el mismo propósito de intentar cumplir el pliego de condiciones en la misma  convocatoria. Al no conseguir su fin se erigieron en líderes de todas las protestas y maldades para desacreditar el sistema y a la propia CNAE, cuando en un principio lo habían aceptado al acudir a la convocatoria para conseguir su objetivo. Levantaron la bandera populista de la “igualdad de derechos para todos” sin razonamiento alguno pero con el solo fin de distorsionar el sistema. Pero nos podemos hacer varias preguntas: Si llegan a conseguir la concesión del concurso, ¿repartirían el botín, como ellos llaman, entre todas las autoescuelas de España o solamente entre las restringidas de sus sociedad? Vamos a quedarnos con la duda y también de su honestidad.

El “emperador malacitano“, no se distingue por haber sido un “benefactor” ni un “altruista” con sus compañeros en su provincia; por el contrario, acosó con sistemas, peregrinos, dudosos y extraños a la mayoría de sus compañeros de su provincia, hasta tal punto que un numeroso grupo de autoescuelas tuvo que montar una gran sociedad “Grupo Guía“para poder conseguir que sus autoescuelas supervivieran  ¿nos olvidamos de ello?.

En la Junta de Andalucía, por la “Gracia de Dios”, recibió millones de euros para hacer cursos de formación profesional, que voces andaluzas dicen o comentan que  fueron de dudosa ejecución, pero sí cobrados, y que en estos momentos están bajo sospecha y periodo de investigación.¿Repartió estos cursos con algún o algunos de sus compañeros?..

En esta  convocatoria del permiso por puntos, participò en varias plataformas con doce autoescuelas, concretamente una de ellas era la de UNED. Si fuese agraciado con la concesión, ¿hubiera repartido el tema con las demás autoescuelas de su provincia? No lo creo. No es coherente con sus principios, si los tiene, por una parte es patrocinador económico de una plataforma minoritaria de protesta de los puntos para todos y por otro lado se presenta con doce autoescuelas de su provincia para conseguirlos. Esto se denomina ser un hipócrita, falso, mentiroso, tergiversador  de intenciones y mala persona. No digamos de las escuchas recientes en la DGT, que todos los dedos e indicios lo señalan como autor o así comenta el pueblo sabio e inteligente, que una “conversación intrascendente” la han convertido, sin pudor ni recato, en una maldad, comprometiendo a una funcionaria llena de probidad y honradez en sus actuaciones, todo por la avaricia y ambición de unos indeseables desalmados e irresponsables.

No digamos del “emperador asiático“, con su seudónimo equivalente a “marrano“. Que en todas sus actuaciones no desmerece a su compañero anterior. Que sus “fobias” hacia el representante de la CNAE son conocidas por todo el sector y que le llevan a actuar de forma perversa y maligna hasta extremos insospechados. También está señalado por el dedo del pueblo en el caso de las escuchas ilegales y difundidas de forma clandestina, inmoral y cobarde. También fue aspirante del reciente  concurso con plataforma propia y en colabración con otras de amiguetes. ¿Hubiera repartido el botín, como dice, entre todas las demás autoescuelas? No lo creo. Otro codicioso y avaricioso deleznable sin escrúpulos  muy afín a su sobrenombre o mote.

¿Qué buscaban o buscan ambos “emperadores depredadores”, reeducar y sensibilizar o hacer negocio? ¿ Quiénes tuvieron actitudes más mafiosas? Todo el mundo ya sabe y conoce lo de sus tratos con periodistas-corsarios mercenarios y  proclives a publicar mierda o buscar carroña para su alimento.

Por otro lado si al dueño de la autoescuela Torcal, le hubiera ofrecido, un alto cargo de la CNAE, comprar su silencio a cambio de adjudicarle diez centros, dudo mucho, que no hubiera ido en peregrinación descalzo hasta Pozuelo y se hubiese puesto una “mascara de hierro” para permanecer en silencio.

Hay que decir, por cierto,que en la actualidad se ha extendido mucho la superstición opuesta asociada: “Si deseo mucho algo, lo conseguiré“. Esta idea también es falsa y nociva e irracional. Esta creencia no sólo es falsa, sino que produce un trastorno psicológico llamado obsesión, que en este caso y para estos sujetos debe ser “sexual“.

De todas formas y para terminar, los dos faltan a la verdad y son dos grandes manipuladores indeseables por sus acciones execrables, que nada les importa destruir, sin decoro, la carrera de una digna funcionaria para conseguir sus depravados y perversos fines. ¡¡ Qué pena!! 

                                                               Agamenón

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.