LA EDUCACIÓN COMO ARMA PODEROSA PARA CAMBIAR LA SOCIEDAD

La educación es la inversión más beneficiosa y rentable para esta sociedad en evolución e inquieta y a la vez intransigente. Invertir en educación es gastar para conseguir una sociedad mejor en todos los aspectos: más justa, más solidaria, más amable y más comprometida. En realidad, no somos plenamente conscientes de los valores de la educación. La educación siembra actitudes,valores, comportamientos y conductas rectas para cuando se llegue a la vida adulta. Somos nuestra educación, y aunque siempre existen márgenes para modificar conductas, siempre es más fácil formar o educar a un niño que corregir a un zoquete adulto.

Toda innovación o avance social viene precedido de actos previos. Cuando surgimos como actores en el mundo, éste lleva muchos años en continuo giro. Estamos en la situación que estamos y hemos llegado a dónde hemos llegado gracias a las aportaciones que han hecho otras muchas personas con anterioridad. Por eso, compañero granadino, primero, hay que estar agradecido por todo lo que tenemos a nuestro alcance heredado de nuestros ancestros, y, segundo, debemos darlo todo con nuestra aportación personal para no sólo ser “beneficiarios interesados“, sino también “benefactores” de esta sociedad moderna y emergente. Es una cuestión de justicia social. Sin duda, la “educación y la formación” son las armas más poderosas que se pueden utilizar para cambiar la sociedad y el mundo.

Me satisfacen y agradan los amigos y compañeros que tienen pensamientos independientes, porque suelen hacerte ver los problemas desde diferentes ángulos y ópticas. No como otros que no les puedo llamar compañeros, más bien “tramposos” e “insidiosos” que con malas artes y la calumnia tratan de conseguir su lucro personal a cuenta de los demás.

No existe nada peor que ser uniformes en nuestras actuaciones. En realidad cuando hay dos personas que piensan igual es como si sólo hubiese una, y, ya no digamos si hay más en las mismas circunstancias. Fomentar un cierto espíritu de crítica y diversidad de criterios, como mi compañera “forner” de las preciosas islas perlas del Mediterráneo,es algo muy estimulante  y de gran sanidad para las personas y las propias organizaciones. Cuando uno se encuentra en un puesto de gestión o como representante de una organización, lo peor que le puede ocurrir es estar rodeado  de “palmeros” y “aduladores“, algo que suele ocurrir con bastante frecuencia. El agasajo de los colaboradores  es a menudo de dos causas: el miedo a ir a la nevera y el miedo del rechazo del poder. Con frecuencia , la gente se guarda mucho de ser sincera  y decir lo que piensa o lo que no es de su agrado, temiendo que podría causar represalias directas o indirectas. Solo generando un clima de confianza  es posible que el “pueblo” liso y llano se sienta libre para expresar sus opiniones sin arrebujarse o arrugarse.

Muchas veces creemos que detrás de éxitos deslumbrantes hay personas excepcionales, y no es así. Son seres humanos de carne y hueso, personas normales y corrientes que tenían y tienen claro lo que desean y cuáles son sus objetivos, que han trabajado duramente por la profesión de la enseñanza de la conducción, que han demostrado resistencia emocional en las adversidades y que jamás perdieron la fe, como el actual presidente de la CNAE, en estos momentos que unos mentirosos, mafiosos y embaucadores pretenden masacrarlo y llenarlo de mierda. Pero son personas que, cuando comenzaron a construir sus sueños, muchos palpables que están a nuestra vista, decidieron por anticipado jugárselo todo a esa carta  en lugar de ir saltando de desafío en desafío cuando las cosas  no marchaban como se esperaban. Eso tiene un nombre o definición: DETERMINACIÓN.

Cuando exigimos a los políticos que no se subordinen a la economía  y que traten de encontrar o lograr el bien común colocando a las personas en el centro, reclamamos un “humanismo” que cultive una dimensión ética y que no sea cosmética de la vida y una profesión; un horizonte de saberes donde los análisis y las decisiones , así como los avances científicos y tecnológicos, estén acompañados por valores racionales, lógicos y éticos. Eso se aleja de todo especialismo estrecho y contraproducente , que va bien con la tecnocracia de muchos, pero no con la búsqueda del saber y el “bien común

                                                            BREOGÁN del NW

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: