A CIERTOS Y DETERMINADOS EXAMINADORES: MARTÍN, MARTÍN PIRULICIO, CADA UNO, CADA UNO, A SU OFICIO…..


Dicen que el talento es una cuestión de insistencia, esta aseveración tiene sus excepciones ya que existen unos “tocapelotas” de una asociación minoritaria de examinadores de tráfico, donde antaño existían “directivos” que eran personas inteligentes, amables, sensatos y, donde ahora existen unos “ególatras“carentes de conducta, inteligencia y emociones. Que están tratando de tapar sus numerosas vergüenzas a cuenta de una profesión digna, honrada y repleta de buena gente trabajadora como es la de la formacion-educación vial y sus competentes profesores.

Estos directivos efermizos y llenos de fobias de esta decorosa y respetada asociación, en vez de perseguir o buscar su dignidad y prestigio, pretenden montar en su blog una máquina tóxica e indecente de vaguedades con el objetivo de enturbiar un sector y tapar con ello sus propias cuestiones e inseguridades.¿Qué interés tienen estos sujetos en meterse en camisas de once varas y donde nadie les llama, cuando ellos tienen bastante que rascar con sus desafortunadas actuaciones? ¿Qué persigue su ponzoñosa publicación? ¿Qué tambien nosotros publiquemos sus abundantes lindezas y desatinos?

Se está poniendo en estos líderes desatinados, descabellados y desaboridos un modelo de argumentación que casa muy bien con el sermón de la montaña, que parece poco efectivo. Sin duda existen  en nuestro sector muchos que sufren, otros que lloran porque no tienen trabajo, otros que no pueden examinar a sus alumnos por las extensas y abundantes vacaciones de los evaluadores y las restricciones de la Administración, otros que al arruinarse y quedarse sin trabajo  con mermadas ayudas para su familia en la situación de paro, no tienen colaboración alguna por su parte con su categoría de intocables y descendientes del ínclito Cid Campeador. Sin duda estamos en una sociedad que necesita una “revolución” contra el aumento creciente de la desigualdad donde parece que Uds. son  los privilegiados, en la que se desprecia a loa fracasados por el mal hacer de otros, y que no admiten que, aún no siendo iguales, merecemos que se nos trate con dignidad y respeto a los que quedan perjudicados y marginados por la carencia de buenos servicios al ciudadano por parte de la DGT. Lo que no está claro que el defender estos principios sea propiedad de nadie. Porque las fórmulas para querer solucionar idénticos problemas sean distintas nos da pié a pensar que sólo unos son los propietarios de la defensa de la razón y de la justicia. Creerse los únicos defensores de nuestra profesión, nuestras inquietudes y problemas solo nos traslada o lleva a un “maniqueísmo” en el que pretendan ser los buenos de la película y que seamos nosotros los malos; unos van como salvadores de los necesitados y los contrarios sólo pretenden que perduren en su infortunio.

La clave está en decidir cómo. Cualquier discusión o falta de entendimiento en las medidas que unos y otros proponen para conseguir idéntico fin, conseguir conductores seguros y ciudadanos responsables satisfechos con los servicios que se les debe dar y que religiosamente pagan. Pero la dificultad recae en que la sociedad está trazada dentro de una complejidad extrema, donde los intereses colisionan. Si nos obcecamos en solucionar un problema  podemos estar abriendo una vía de otras cinco más difíciles por otra parte.El interés general deberá someterse a la prueba del algodón de los hechos. Una responsabilidad absolutamente no compete a los evaluadores ni tampoco a los profesionales de la formación vial. Lo curioso es que se pretende  utilizar torticeramente como argumento a “fortiori” para avasallar a un sector  sumergido en una profunda crisis.

Sería bueno, que Uds. en su publicación manifiesten sus problemas o los critiquen, si algo es justo y necesario, a la Dirección General de Tráfico. Pero no es recomendable que continuamente publiquen con ánimo de distorsionar o intoxicar al sector de las autoescuelas, noticias inexactas, perversas, envenenadas y engañosas. ¿Les gustaría que nosotros publicaremos cómo se examina aquí y hagamos una comparativa de como se hace en otros países europeos e hiciéramos juicios de valor o entraremos en la discusión de los exámenes privados como existen, en Portugal, Francia, Alemania…? También podríamos hablar de la “calidad de los mismos“, de la formación  y experiencia de los examinadores en los países de nuestro entorno u otras cosas más que por prudencia y recato obviamos. Deberían dedicarse a lo suyo, que tienen bastante que reflexionar, y, recordar aquello de : ZAPATERO A TUS ZAPATOS

                                                          PARIS de NW

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.