EL “EGO”, LA ESPIRITUALIDAD Y EL PODER DE LA MENTE PARA NUESTRA SANIDAD CORPORAL Y MENTAL

El “ego” o “yo” no es realmente lo que marca lo que somos o  representamos. El “yo” define nuestra autoimagen, lo que se puede determinar como nuestra “máscara social” o el papel que como actores estamos desarrollando o desempeñando en esta vida. A esta “careta” o “antifaz” le agrada o satisface la aprobación de la sociedad en que se vive, trata de controlar todo y se apoya en el poder porque vive en el temor, lo que vulgarmente se dice “acojonamiento” por las circunstancias de la crisis económica en que vivimos y otras variedades o circunstancias.

Pensemos que nuestro verdadero “yo“, que es nuestro espíritu, nuestra alma, está completamente libre de estas cosas. Está inmunizado ante la crítica, no tiene miedo a las adversidades y no se acompleja ante nada ni nadie. Sin embargo, es humilde y no soberbia y no se siente superior a nadie, porque es consciente de que todos los demás son el mismo “yo“, con el mismo espíritu dotado de diferentes “disfraces“. Fijémonos que en nuestras reuniones de directivos y ejecutivos, todos los problemas que surgen en la mesa tiene su origen en el “ego” o “yo” de alguno de los componentes. De ahí surge el temor o miedo que nos impide ser libres y nos convierte en unos acojonados y poder fluir con la vida que deseamos. El “yo” está relacionado con el vivir de acuerdo o en correspondencia con las expectativas de los demás o patrón social. El “ego” es confundir lo que uno es en esencia con la ambición de lo que desea ser o conseguir (dinero), con lo que realmente realiza (trabajo), o cómo desea o quiere que lo valoren (reconocimiento). Cuando uno ignora o se desentiende de la necesidad o consenso de la aprobación de los demás o la propia sociedad, todo cambia para bien de él y surge el autoritarismo y la situación o estado despótico. Un espiritualista oriental  apuntala la visión sobre este tema: <<Debes aprender a ponerte en contacto con la más profunda y pura esencia de tu ser. Esta esencia verdadera va más allá del “ego”. No es inferior ni superior a nadie y está llena de misterio y encanto>>.

Debemos apreciar y escuchar la sabiduría de nuestro cuerpo y mente, que se expresa mediante señales cómodas o incómodas. Cuando nos decidamos por una “conducta“, preguntemos a nuestro cuerpo y mente qué siente al respecto. Si nuestro cuerpo nos envía una señal de inquietud física, mental o emocional, tomémosla en cuenta y pongámonos en atención o a la defensiva. Si nuestro cuerpo nos envía una señal de comodidad  y anhelo, procedamos a tenerla en cuenta.

Sin duda, los sentimientos son el lenguaje del alma y constituyen una buena señal de alerta o indicador de si estamos o no en el camino correcto o bueno y  cómo nos sentimos en cada instante  y muestra nuestro estado de conexión o desconexión con la vida. Si nos sentimos bien, estamos conectados con la realidad; si nos sentimos mal, estamos desconectados. Si nos mostramos tranquilos  y relajados, el vínculo con la sociedad y el mundo está limpio de impurezas o situaciones tóxicas; si nuestros sentimientos son de incomodidad, el vínculo está oxidado o contaminado y habrá que introducir los cambios oportunos.. Debemos de confiar más en lo que sentimos más que en lo que pensamos.

En estos fines de semana o puentes llenos de descanso y placidez, debemos dedicar más tiempo al silencio, a meditar, a amortiguar el diálogo interno. En momentos de tranquilidad y silencio, tomemos  conciencia de que estamos conectándonos con nuestras fuentes de conciencia y sensibilidad pura. Prestemos atención a nuestra vida interna para que podamos guiarnos por nuestras intuiciones, antes que por interpretaciones impuestas  desde el exterior sobre lo que nos conviene o no nos interesa. La sabiduría del universo está dentro de nosotros, y sólo reconectándonos con nosotros mismos podemos y lograremos estar satisfechos. De lo contrario viviremos en un estado de frustración permanente, debido a que satisfacer las exigencias de nuestro “ego” no es tan fácil. El “yo”  nunca lo tendremos satisfecho porque las valoraciones exteriores  no son siempre admitidas ni deseadas.

                                                             JMLM del NW

 

 

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: