UN SÍTOMA DE LA IMPACIENCIA: LA DESCONFIANZA

Hace muchos años creía  que la impaciencia formaba parte de mi personalidad, carácter, génes o de mis sentimientos juveniles. Tardé mucho en comprender que la impaciencia significa una falta rigurosa e inexorable de la confianza. En aquellos tiempos vivía sumido en la impaciencia y otras cosas en todo lo que me acontecía. Necesitaba ver las cosas cuanto antes, porque si no las veía o tocaba, como Santo Tomás, no creía en ellas. Posteriormente, descubrí que la impaciencia es el deseo de alcanzar el resultado sin querer pasar por el proceso que produce llegar a él.

Pasados los años , aprendí a moderar y templar mi impaciencia; es decir, diluir o disolver mi desconfianza. En estos instantes, cuando más confianza , más rápido  acaece todo en mi vida. A veces, me gusta creer que si fuera capaz de generar confianza que fuese absoluta, mis deseos se cumplirían de inmediato. Ahora, con el actual grado de comprensión, acepto cierto tiempo entre la formulación de un deseo y su cumplimiento.

He comprobado y comprendo que el tiempo que las cosas se toman para suceder es siempre el conveniente o idóneo, al margen de las exigencias de nuestras programaciones diarias. Incluso entiendo por qué no suceden ciertas cosas. Con el análisis del tiempo. cuántas veces me he alegrado de que algo no ocurriera.

Pensemos en lo siguiente ¿Qué es más importante la dirección o la velocidad? A mi saber y entender la dirección. Pero, ¿Cuánto tiempo tardaré en llegar?, la respuesta más sensata sería: el necesario. Ni un segundo más, ni un segundo menos, pues fuera de ese instante el logro no es posible.

El concepto de “momento perfecto” puede parecer una noción de difícil comprensión. Se trata de un concepto físico de última generación. ¿Que un segundo no tiene importancia? En mi opinión y en la de mucha gente, sí la tiene. Cuando estudiamos Química en Bachillerato, en el mundo subatómico de las partículas elementales , sí la tiene. Una simple diferencia infinitesimal de tiempo  en un suceso cuántico haría imposible la materia  y también las reacciones  químicas que dan origen a la vida.

Los investigadores y científicos le llaman “el ajuste fino” en la génesis del universo. Gracias a él , el universo es sólido y no una mezcla de radiación de gas. Según lo que he estudiado hace años, el mundo material existe porque las partículas elementales  siguen el ritmo del momento justo, ni una millonésima  de segundo antes ni una millonésima de segundo después. Sin duda, el tiempo cuenta.

                                                           Willians del NW

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: