Emociones en la conducción de vehículos automóviles…

No se pueden concebir ni entender las “emociones en la conducción” sin comprender las emociones en general. Tan poco con que las “emociones“, no solo se generan en el ámbito del tránsito sino que muchas veces se dibujan en él. Es posible que el tránsito genere estrés y que esto tenga una implicación en determinado número de siniestros en las vías públicas, laborales de tránsito ( in-itinere o en misión), pero menos cierto es que otros elementos del ámbito laboral son en su mayoría generadores de estrés y puedan llevar sus consecuencias al fenómeno de la conducción. Las emociones interfieren en otros procesos  psicológicos básicos como son la “atención” y el “aprendizaje“.

Un tema importante lo constituye el analizar las “emociones” y “sentimientos” experimentados en el ámbito del tránsito. Algunos ya conocidos como: el miedo, el desagrado y la ansiedad, y otros como pueden ser el estrés o la fatiga.

Posteriormente podemos comentar los efectos, regulación y afrontamiento de las emociones. De esta forma se podrán tratar cuestiones  como los efectos a nivel cognitivo y ejecucional. Las dos son tareas claves en la “actividad de la conducción” que nos transportan  a la realización de errores  y a cometer infracciones.

Se puede hacer un ejercicio realmente importante, plantear la intervención de las emociones en el tránsito. Para lo cual hablaremos del control de las emociones , pero aún más; nos arriesgaremos a proponer una nueva cultura del tiempo, Elemento clave  si queremos erradicar  algunas cuestiones  endémicas  relacionadas  con las emociones responsables de los siniestro de tránsito.

En el día a día es necesario comprender la naturaleza de las emociones, su relación en el pensamiento racional y el modo que ambas dimensiones interactúan y condicionan nuestros actos. Las emociones juegan un papel similar en el tránsito y en la propia vida cotidiana, ya que las emociones  que tiene que ver en la vida  diaria  pueden suceder  en algún momento en el ámbito del tránsito.

El comportamiento en el tránsito, se debe suponer que, generalmente, está dirigido por hábitos y decisiones racionales . Si embargo, de vez en cuando, el comportamiento en el tránsito se dibuja o pinta de un carácter más impulsivo: sin darnos apenas cuenta , maldecimos a otros usuarios si nos molestan, conducimos más rápido porque disfrutamos con ello, nos olvidamos repentinamente  de las rutinas habituales, o nos preocupamos  por los usuarios más vulnerables. Todos estos “cambios de comportamiento” se deben a las emociones.

                                                           Breogán del NW

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: