¿UTOPÍA O REALIDAD EN LAS AUTOESCUELAS? CAPÍTULO PRIMERO

En la mayoría de los casos y cosas que suceden en la vida, lo que más mueve al ser humano para lograr lo imposible son las EMOCIONES Y EL AMOR ya que son la más grandes  y poderosas razones. ¿Qué no haría una madre  por un hijo? y, sin duda, lo haría por AMOR. ¿Qué no harían unos abuelos por sus nietos? también, sin duda, sería por amor. Esto es extrapolable a cualquier ámbito y como no al laboral o profesional. El lugar y el tiempo  y al que dedicamos, al menos un tercio de nuestra vida, es al trabajo y uno de los factores determinantes para disfrutar con él, para mejorarlo, para dignificarlo……es la ACTITUD, la PASIÓN y también el AMOR que llegamos a poner en el desempeño de nuestras tareas. Es con esta materia prima con la que conseguimos mejorar,estimular la creatividad y la “innovación“, y hacer crecer la “credibilidad“de la profesión y con ello  no solo conseguiremos  una coherencia interior y satisfacción personal sino que es el germen  que hará posible que sin ponerlo específicamente  consigamos otros beneficios como pueden ser sociales, económicos, etc…, según la filosofía del Karma: << Lo que sale de tí…regresa….a tí..>>

Tomando como base este planteamiento, es posible que tengamos que reconducirnos a los objetivos que deben marcar el devenir de nuestra profesión de formadores viales y deberíamos hacernos una profunda reflexión para poder formular unos objetivos claros, cunantitativos y cualitativos, fiables, alcanzables y que sean beneficiosos no pensando en nosotros si no en los demás.

Para formular “objetivos”, previamente tenemos que realizar  las oportunas preguntas  que nos lleven  a una “conclusión” y es en este momento donde flaqueamos, probablemente  por un enfoque  personalista e interesado. Me explico y sugiero nos hagamos la siguiente pregunta: ¿ Cómo quiero que sea la Autoescuela de futuro o Centro de Formación Vial y del Transporte del futuro?

Esta pregunta producirá una cascada o sin fin de ideas, pero todas irán dirigidas o enfocadas  a un “beneficio interesado“que practican “algunas”  personas del sector de autoescuelas  y, connotativamente hablando,  serán lo que perciban  aquellos  a los que dirigimos nuestras observaciones , por mucho que lo adornemos, no conseguiremos crear empatía en los receptores del mensaje ni en la sociedad civil del entorno donde estamos situados. Que a nosotros nos vaya bien o no, no creo que le importe mucho a la Administración del Estado ni a la propia Sociedad con la cantidad de problemas  que tiene el país. Solamente le importará  si conseguimos implicarlos e interesarlos y ahí entran en juego las “emociones“.

En el ámbito educativo en general, para plantearla  de forma correcta  y poder formular los objetivos adecuados, se debería tener en cuenta al sujeto de la educación ( bien es verdad, que no se tiene en cuenta mucho al alumno sino a los intereses  del poder) y , a la vez, formularnos las siguientes preguntas: ¿Cómo queremos que sean los niños cuando lleguen a ser adultos? ¿Qué queremos conseguir cuando los niños sean mayores? ¿Qué debemos enseñar para lograrlo?

Una de las posibles respuestas  entre otras  podrían ser: a) Que sean buenas personas b) Que sean competentes profesionalmente …con estos objetivos  tenemos  el qué enseñar: valores, comportamientos, destrezas y habilidades. Ahora vendría “el cómo“, la metodología , seguidamente el quién etc..

Traspasemos lo expuesto a a nuestra profesión de “formadores y educadores viales” y os invito a todos a que nos planteemos  las siguientes preguntas: ¿Qué clase de futuros conductores  queremos que sean los niños de hoy? ¿Cómo queremos que conduzcan de adultos?

Por otro lado y en paralelo, cuestionémonos lo siguiente: ¿ Por qué y para qué existimos las autoescuelas? ¿ Qué función cumplen las autoescuelas en la Sociedad? ¿Son necesaras?

Hechas estas disquisiciones o conjeturas, te toca a ti compañero responder, con un análisis interno previo, no como profesor de autoescuela, si no como miembro de esta comunidad social en la que convivimos, en la función de “padre” o como político que debe velar  por el bienestar  social, es decir, con una perspectiva amplia. Y, te aseguro y te doy el tiempo necesario y prudente para contestar después de una reflexión profunda de la cuestión para llegar al bien común, la desaparición de esta lacra social que son los siniestros en el tráfico,. la disminución de los muertos en las vías públicas y por tanto una mejora de la salud pública.

Estoy muy interesado en ver a qué conclusiones, criterios y coincidencias  llegamos o tenemos. Y, en definitiva,  si podemos coincidir y unificar  los objetivos a conseguir conjuntamente para fortalecerlos y ser más fuertes y luego determinar  el qué, el cómo, el quién,…etc.., te invito a que leas el 2º Capítulo, solamente si te has contestado o has dado respuesta  a todas estas cuestiones que se han planteado.

“LOS SUEÑOS SE CREAN DOS VECES, LA PRIMERA CUANDO LOS IMAGINAS  Y LA SEGUNDA CUANDO LOS LLEVAS A LA REALIDAD”

                          Fernando Varela Garcia de la bella Ciudad de “Las Burgas”

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: