CONSIDERACIONES DEL LIDERAZGO, EGOÍSMO Y LA AMISTAD

Todos queremos y debemos ser líderes de nuestras actuaciones y de nuestras propias vivencias, sueños y proyectos. Nadie puede hacerlo excepto nosotros mismos. Liderazgo significa influencia, construcción y conducción. Los buenos “líderes” saben conectar con la gente, determinan puntos o afinidades comunes, no buscan aquello que cree diferencias, sino, más bien, lo que nos une y nos conecta con el resto de la gente. Son los que nos marcan o diseñan el camino o ruta del éxito. Son triunfadores natos.

Egoísta no es el que piensa solamente en si mismo, sino el que no piensa en nada en los demás. En la mente de los egoístas  existe el paradigma según el cual tenemos compañeros en nuestra profesión que ganan y otros que pierden. En estos tiempos creo que perdemos todos. Todos tenemos la idea común de querer ganar y no de perder; pretendemos acercarnos a la utopía.

Normalmente los egoístas no suelen ayudar  a otros compañeros a triunfar, lo quieren todo para ellos. Tienen la mala idea y el pensamiento en que: “Vuestro triunfo es nuestra derrota”. Lo contrario de los que saben ayudar a triunfar que dicen: <<Vuesrro triunfo es nuestra victoria y cuando trinfáis todos ganamos>>. Este último es el principio que más funciona el de la solidaridad. Somos grandes cuando triunfamos y, más grandes, cuando abrimos mejores caminos a nuestros compañeros. No te canses de hacer el bien, pues si no desmayas obtendrás una cosecha (Pablo Tarso)

Ayudar es construir un puente, coadyuvar a otros a conseguir sus sueños. Los hombres más felices de este mundo son aquellos que saben reconocer los méritos de sus compañeros y, a la vez, pueden alegrarse de los bienes ajenos como si fueran propios.

Crear un enlace con tus compañeros es ser capaces  de valorar el trabajo de ellos y felicitarlos por los éxitos obtenidos. Cuando estamos en posesión de una “estima” sana, somos capaces de reconocer los éxitos y la fortaleza de los que están a nuestro lado o gravitan en nuestro entorno. Hagamos una reflexión y pensemos como nos sentimos nosotros  cuando alguien nos felicita por nuestras tareas, nos afirma, o dice palabras de halago hacia nosotros o resalta algo meritorio de nuestra vida. ¿No nos sentimos mejor? Cuando una persona, con toda su humildad, es capaz de felicitar a otro compañero, provoca el efecto reacción consiguiendo que el otro se acerque a él. Podemos decir que existen dos clase de amigos o compañeros: A) Los que se benefician de nuestra vida y no aportan nada , solamente se aprovechan de tu amistad y de lo que tienes  sin dar nada a cambio. B) Aquellos que te brindan su amistad y conexión y un abastecimiento para tu vida, lo cual te acerca más a tus propósitos.

Quiero recordar las inmensas y dulces   palabras  del gran revolucionario cubano José Martí, en honor y recuerdo de mi buen amigo y compañero Oscar del Toro Quesada: << Ayudar al que lo necesita  no es solo parte del deber , sino de la felicidad>>.

Recordemos aquello de: <<Dime con quien andas y te diré  dónde y cómo terminarás>>.Si, por otro lado, decides juntarte con aquellos que son sabios, terminarás siendo sabio, si lo haces con gente necia, necio serás  y estarás desperdiciando años maravillosos de tu vida.

                                             JMLM del NW

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: