Los problemas en el tránsito y los cabreos infinitos…


Muchas veces las situaciones de elevada congestión en el tránsito, como ocurre frecuentemente en la M-30 de Madrid, M-40, A-6 y muchas otras, ya no digamos la congestiones o aglomeraciones en Lima (Perú), San Paulo (Brasil), Bogotá (Colombia) y muchos más países…que ya no recuerdo, nos trasladan o llevan a sentimientos de frustración, cabreo infinito  e irritabilidad, debido a que el que conduce percibe y encuentra impedimentos para llegar con tranquilidad y seguridad a sus destino. Todo esto se convierte en un importante manantial de estrés que activa, por un lado, la presencia de la “fatiga”y sentimientos que se acercan al aburrimiento en la conducción y consecuentemente a cometer conductas infractoras de no respeto a las normas del tránsito y de las misma forma a “conductas agresivas” de los conductores.

Las constantes, frecuentes y pequeñas molestias experimentadas durante la conducción adquieren un efecto acumulativo, generando sensaciones y una interpretación del tránsito en forma negativa, así como brotes de sentimientos de desagrado e insatisfacción que concluyen en situaciones que puede llegar a ser violentas en el trásito por las vías públicas.

De la misma forma, estos momentos o situaciones que te llevan a un “retraso” y te impiden conseguir tus objetivos, desembocan en conductas inquietas que generan el “propósito de querer adelantar“, que al verse frustrado de no lograrlo se convierten en comportamientos impetuosos y belicosos, con exabruptos verbales e incluso agresiones físicas., que incrementarán los riesgos en la conducción.

En términos generales, todo impedimento o cualquier situación que exija una elevado empeño, tales como: conducción en situaciones climatológicas adversas, vías difíciles y  poco conocidas, conducción nocturna o con niebla, en horas punta, conducción en caravana con proximidad entre los vehículos, entre otras.. son fuentes de cabreo excesivo y teatral, irritación, estrés y frustración que pueden dar lugar a interpretar de forma negativa el tránsito en su totalidad, la realización de conductas agresivas y arriesgadas, así como la realización de comportamientos impetuosos y, a veces, belicosos.

Muchos conductores en condiciones de elevada congestión, además de manifestaciones de síntomas físicos, como el incremento  de su activación fisiológica en general, presión cardíaca y sanguínea, muestran importantes muestras o síntomas fisiológicos. o sea, importantes niveles de estrés, irritación y frustración, conducción agresiva, menos concentración y atención, bajos sentimientos y estados de humor, que llegan a repercutir en las situaciones laborales y familiares, que contribuyen de forma significativa a incrementar la probabilidad de la ocurrencia de un siniestro vial.

De la misma forma que se ha demostrado que las condiciones de elevada congestión en el tránsito conducen a un “estado de estrés” en el conductor, existe evidencia clara a cerca de que la “presión del tiempo” logra niveles elevados de “estado estrés” o de situación del conductor en situaciones  de tanto como elevada  o como de baja  congestión.

En una “conducción monótona“, ante los sentimientos de aburrimiento y somnolencia, desencadenan un respuesta psicológica  de estrés.  Una circulación vial “monótona” caracterizada por la estimulación escasa y repetitiva, tales como las vías rectas con pocas variaciones , así como las situaciones en las que el conductor percibe de forma anticipada y preventiva el peligro, disminuye el estado de activación, deteriora la atención, el procesamiento y ejecución, a la vez, que incrementa los sentimientos de desagrado e insatisfacción del conductor. Bajo esta situación de “conducción monótona” los sentimientos de fatiga, hastío y tedio comienzan a aparecer cuando llevamos pocos momentos de conducción.

Sin duda, hay que reconocer que los instantes monótonos  de conducción tienen un mayor impacto negativo en la tarea de conducir, tanto físicos como emocionales, en aquellos conductores que buscan sensaciones en la ejecución vial.

                                                         Breogán del NW

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.