La “paciencia” y sus frutos infinitos……


Estos días  estoy en una dura batalla para mantener lo que hasta ahora tuve y pretendo tener. Pero estoy convencido de que para lograrlo he de recurrir a una de las “virtudes” más difíciles de encontrar en los procesos de desarrollo personal, ya que hablar de la paciencia es hablar de futuro, que nadie puede garantizar por escrito. Perder la “paciencia” es perder la  lucha o combate que uno emprende para conseguir algo. Hablar de “futuro“es hablar de tener fe en uno mismo, de tener convicciones de que, si uno pierde de vista sus objetivos y trabajos duros que le esperan, el futuro previsible acabará arrivando a mi puerto. Pero nadie lo puede avalar por adelantado. Es muy importante en no confundir los terminos de “paciencia” con el de “pasividad“, que en estos momentos en el mundo de las autoescuelas casi están superpuestos. “Paciencia” no es estar en “atención o standby” de que sucedan las cosas, más bien es actuar de forma continua en una determinada dirección y sentido provocando que surjan los acontecimientos.

Es sabido por todo el mundo, que aquel profesional que no está en paz con sigo mismo, será un personaje en constante batalla con todos los que componen una profesión o comunidad de trabajo. De éstos hay muchos por desgracia en el sector de las autoescuelas, abundan como las hormigas.

El universo refleja lo que nosotros irradiamos, es un espejo de lo que somos nosotros y hacemos, de nuestro “ego” más profundo, de lo que alimentamos dentro de nosotros. Nuestra pantalla exterior no es más que la proyección de nuestra pantalla interior. Para reconciliarnos con la gente de nuestro entorno, necesitamos, primero, reconciliarnos con nosotros mismos. Todo se genera con fuerzas que se proyectan del interior hacia elexterior, aunque nuestras creencias sean de que es al revés y nos empeñamos en echar la culpa de nuestras malas actuaciones  a los demás compañeros de profesión.. Decía Mahatma Gandhi : << La vida es como un espejo,te sonríe si la miras sonriendo>>

En estos momentos de dura y lícita batalla, que ves que los que antes creías  eran fieles amigos y compañeros se difuminan y otros te afirman con su colaboración, surge en tu mente la palabra “perdón“.  Pero, sin duda, hay que inclinarse por olvidar y pensar que “perdonar es el valor de los valientes. Solo aquel que sabe perdonar sabe ser condescendiente y amar. El perdón no cambia el pasado porque generó heridas de difícil cura, pero hacen los cimientos de un futuro de buenas relaciones, supone un regalo que nos hacemos a nosotros mismos. Los que no perdonan , solo alimentan sentimientos de rencor, odio e ira que no causan ninguna satisfacción ni sentimientos positivos, más bien generan infelicidad. El perdón supone la respuesta más inteligente contra el mal. Decía Gandhi : <<Ojo por ojo y el mundo se quedará ciego>> El perdón deja al descubierto la grandeza de una persona. No hay cosa mas relevante que el dar ejemplo con conductas y actitudes.  Las palabras han de servir de estímulo para poder caminar y realizar proyectos. No existe nada más dulce y cautivador que la coherencia  entre discurso y los hechos.

                                                          Breogán del NW

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.