Nuestra “autoexigencia” y conductas “perfeccionistas”…


La mayoría de nosotros practicamos la “autoexigencia” sobre nosotros mismos, porque somos vanidosos, y, a la vez, ejercitamos la conducta “perfeccionista” sin darnos cuenta que son los enemigos del goce, del deleite y del equilibrio. Todo ello nos somete a una presión innecesaria propia de una persona irresponsable. La  presión surge para los que no cumplen con las tareas encomendada, en definitiva, para los que se postergan.¿Por qué las personas solo deberíamos preocuparnos de las cosas o personas que dependen de nosotros y de lo que podemos controlar? ¿Para qué se necesita más presión? Sin duda, no aporta nada positivo, solo nos recuerda lo importante que es esta prueba, este proceso de selección y con ello lleva a nuestra mente a circular por las nubes con la dificultad de no conseguir el objetivo propuesto, logrando que lleguemos a la ansiedad o circunstancia parecida.

Necesitamos que todo esté perfecto para estar tranquilos. Nos exigimos y nos exigimos, esa es nuestra teoría o filosofía de ser y llevar la vida. No somos capaces de manejar emocionalmente las consecuencias que comportan los valores  que creemos que son buenos para nosotros . No nos damos cuenta que todo tiene un límite  y que tenemos que tender al equilibrio..

No buscamos exigencias, más bien el disfrutar de los placeres de la vida. Tampoco buscamos ser perfeccionistas, solo ser responsables. Desde menores nos han educado en esos valores, y era acertado lo que nos dijeron e hicieron creer, pero en la cantidad adecuada. ¿Dónde está el límite? Comer percebes o centollas  es placentero y agradable, pero no todos los días, porque puede subir el colesterol y quedarnos sin apenas dinero. Con estas puntualizaciones o señales  ¿Nos sentimos frustrados , ansiosos y desmotivados? Cuando cruzamos las líneas rojas o límites de nuestro cuerpo y nuestra mente, nos muestra señales o pautas, pero, la mayoría de las veces, las obviamos o no hacemos caso, o peor, las despreciamos. o malinterpretamos. Pensamos que nos estamos quejando o poniendo excusas . Y no es  nada parecido. Estar cansado o agotado no es sinónimo que seas un desordenado o un vago, es solo un dato empírico de que tu cuerpo y tu mente están sometidas a un sobre esfuerzo.  Y si queremos seguir trabajando, entrenando o practicando nuestros deseos u aficiones con frescura  y acierto necesitamos darnos un merecido descanso.<<Si con todo lo que tienes no eres feliz, con todo lo que te falta tampoco lo serás (Erich Fromm)>>

Se ha descubierto que en el cerebro humano se activa una zona que impide que generemos un cambio cuando nos criticamos severamente. No quiere que suframos e inhibe la posibilidad de cambiar. La “autocrítica” está estrechamente ligada  o relacionada con la “autoexigencia“. Cuando nos preguntamos por qué lo hacemos, que por qué nos hablamos a nosotros mismos de esa forma y en esos términos, podemos contestar que deseamos o queremos “aprender“, y autocensurarnos duramente, que hará que no nos olvidemos. No funciona así: autocensurase hiere, debilita y centra la atención en los defectos y  debilidades propias, pero no genera ni anima  a un mayor “aprendizaje“.Los investigadores han demostrado que la crítica debilita tu capacidad para estar atento y realizar cosas con eficacia. Tampoco es bueno tratar mal, ni humillar, ni faltar al respeto, ni atosigar a los miembros de nuestros equipos o comisiones de trabajo del entorno cuando cometen errores o se equivocan, como algunos soberbios y muy inteligentes  que cuando “algunos” o “alguno” se equivoca les grita : ¿Cómo puedes cometer ese error tan estúpido? . ¡¡No veis que es de parvulario!!

Ser “autoexigente” con las responsabilidades no lleva a realizarlas mejor. Tampoco funciona con tus hábito y aficiones. ¿Qué haces con las exigencias mezcladas con el placer, el ocio y el gozo? Si seguimos en esas líneas terminaremos por renunciar  a nuestros hobbys  porque se habrán convertido en otras responsabilidades más en nuestras vidas.

                                                                   Breogán del NW

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.