Los profesores de formación vial y la “inteligencia emocional” como parte importante de sus tareas formativas.

Las tareas más importantes de un profesor de formación vial que desee ser un líder en la enseñanza de la conducción no deben ser de generar excitación, optimismo y pasión por la labor a realizar, más bien alentar un clima de cooperación y confianza mutuo con los alumnos, que solo es posible mediante la “inteligencia emocional“.

Un profesor que pretenda ser líder de sus alumnos que se encuentre desconectado del sentimiento de su grupo de alumnos, a los que moviliza sus emociones negativas  y los sume en una espiral descendente en el aprendizaje,  que comienza en la frustración y  abocado en el resentimiento, en el rencor y la rabia, es una mala experiencia y resultado en generar buenas actitudes y valores para formar/educar buenos conductores.

Cuando el profesor/líder no sabe empatizar ni interpretar  adecuadamente las emociones de sus alumnos genera “disonancia” y transmite innecesariamente mensajes perturbadores e incoherentes con lo que pretende enseñar o comunicar, en cuyo caso la atención de sus alumnos se desvía de su misión de aprendizaje y se centra en el malestar colectivo. Por eso, el indicador más claro del impacto emocional y educacional provocado por el profesor/líder/disonante  en el entorno educativo/formativo reside en el alto grado de malestar  de sus alumnos y la reducción de su rendimiento y atención al periodo educativo.

Por el contrario, ilustra  perfectamente al profesor/líder/resonante, un tipo de liderazgo que sintoniza con los sentimientos de los alumnos y los encauza en una dirección emocionalmente positiva. Al expresar sinceramente sus propios valores y sintonizar con las emociones de los alumnos que forman el conjunto de la clase. Ese verdadero profesor/líder  consiguió conectar con sus alumnos llegando incluso  a transformar positivamente su estado de ánimo en un momento ciertamente complicado. Podemos decir que el liderazgo resonante es también fácil de advertir  en el brillo e interés que se refleja en el rostro de los alumnos en el aula.

Una de las señales o signos más significativos del profesor/líder/resonante es el optimismo y entusiasmo que exhiben sus alumnos. La resonancia amplifica y prolonga el impacto emocional del liderazgo. Las personas más resonantes son las que sintonizan mejor con los demás y mantienen  mejores relaciones y más transparentes, porque la resonancia minimiza el ruido del sistema.. Así pues, las emociones forman o constituyen el aglutinante fundamental de un conjunto de alumnos que compromete a los mismos con la tarea de la educación/formación.

El modo o forma que un profesor/líder  gestiona y canaliza las emociones para que un determinado conjunto o grupo de alumnos alcance sus objetivos, dependerá de su grado de inteligencia emocional. Los profesores/líderes emocionalmente inteligentes  despiertan de manera natural la resonancia, su pasión y su entusiasmo, reverberan en el grupo de sus alumnos. Estos tipos de líderes saben muy bien movilizar, cuando ello es preciso, el estado de ánimo más adaptado a las circunstancias, utilizando la empatía para sintonizar  de sus alumnos.

Los profesores de formación vial/líderes emocionalmente inteligentes alientan en sus alumnos satisfacciones y un cierto grado de bienestar  que les hacen compartir las ideas y proyectos, aprender los uno de los otros, asumir decisiones grupales y permitir, en suma, que la educación/formación sea la más adecuada para un buen conductor de automóviles. El vínculo emocional que se establece en tales circunstancias  permite que los alumnos integrantes del conjunto permanezcan centrados en su actividad formativa aun en medio del cambio y la incertidumbre. Lo más importante de todo, es que la conexión emocional con los demás infunde un estado especial o significado en el periodo de aprendizaje. Todos sabemos  lo que se siente al compartir el entusiasmo y satisfacción que nos acompaña cuando las tareas están bien hechas. El líder emocionalmente inteligente es la persona que conoce perfectamente  el modo de establecer este tipo de lazos o ataduras.

Por el contrario, cuando el profesor/líder  carece de resonancia, sus alumnos se limitan  a llevar a cabo sus tareas  sin dar lo mejor de si mismos. Y es que, a falta de la suficiente dosis de interés , el profesor puede saber enseñar, ….pero ignorar, de alguna forma, el modo de comunicarse con sus alumnos.

Por eso insisto en el curso de AULA EMOCIONAL, que en breves días será desarrolado en Pozuelo de Alarcón (Madrid) en las instalaciones de la CNAE, que presagio será un éxito y dlnde ya quedan pocas plazas.

                                                               Breogán del NW

 

 

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: