Aprendizaje a convivir con nuestros miedos, incertidumbres, angustias e inseguridades


No se puede desarrollar el “talento” bajo la emoción de la seguridad plena o completa. Dado que desarrollar el “talento” es que nos capacitemos  para algo novedoso, innovador y creativo, y eso requiere un “aprendizaje”, que requiere salir de la zona confortable y entrar en la zona de la incertidumbre. Y esta última  conduce a la falta de control, que al final nos conduce a los “miedos”.

Tendremos la necesidad de aprender  a convivir con estas emociones y sentimientos: ansiedad, miedo, inseguridad, incertidumbre,frustración, fracaso, vergüenza y muchas veces ridículo. Lo importante y bueno es que estas emociones, si se canalizan, se aceptan y se gestionan con optimismo dando lugar a seguir entrenando, a que seamos cada vez más habilidosos, a sentirnos cada vez más seguros y a que un día nos encontremos con otros sentimientos más deseables como la alegría, la seguridad, la calma, la tranquilidad  o la confianza.

Para desarrollar nuestro talento, también tenemos que contar , muchas veces, con otras personas y esto incluye que nos adaptemos a sus planes, horarios o ritmos distintos de “aprendizaje”. Ser flexible es que tomemos la vida  con otro ritmo y luchar con dificultades  o agujeros, dependan o no de nosotros.

La ira y la frustración , originada por la inflexibilidad, nos llevan a la parálisis más que avancemos  a un ritmo diferente del que nos gustaría a nosotros. Pensemos en si lo que nos angustia  en el día de hoy, eso que no hemos logrado o aquello en lo que nos hemos equivocado, seguirá siendo igual de importante mañana , dentro de una semana o en el transcurso de todo el proceso.

Lo más seguro que sea una piedrecita que en un determinado momento hemos visto como una roca.. Si nuestro entrenamiento se ha convertido en un campo de rocas, no seremos felices y no lo podremos disfrutar.

Tenemos “talento” cuando tenemos facilidades  para lograr algo, cuando podemos repetirlo, cuando los demás nos dicen que somos buenos y cuando lo disfrutamos. Recordemos,esforcémonos en la vida, siempre obtendremos recompensas e iremos por el camino hacia el éxito. Las personas valoramos más la “actitud” que el “talento”.

Dijo Marie Curie:<< La vida no es fácil, para ninguno de nosotros. Pero…¡qué importa! Hay que perseverar y,sobre todo, tener confianza en uno mismo. hay que sentirse dotado para realizar alguna cosa y esa cosa hay que alcanzarla, cueste lo que cueste>>.

José Manuel López Marín