LA HUMILDAD COMO PROFESIONALES DE LA FORMACIÓN VIAL, EL TRABAJO EN EQUIPO, LA ENVIDIA Y LOS DEPREDADORES DE LA PROFESIÓN.

Uno de los valores más importantes en la convivencia, en el trabajo y en la familia es la humildad, de la que “algunos” carecen. Cuando realizamos valoraciones sobre personas o profesionales de élite a los que admiramos siempre suelen tener  el valor de la humildad. Que es la virtud  que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y en el actuar de acuerdo con este conocimiento. Definición que se refiere a una aceptación de nuestros peldaños de mejora  y al hecho de actuar con coherencia, conforme a los conocimientos que tenemos de nuestras limitaciones.

Un profesional humilde es el que es capaz de exponer o hablar de sus virtudes, de reconocer en que medida interviene y es responsable de su propio éxito, y que a la vez distingue que una parte de sus logros profesionales son fruto del trabajo en equipo y de los compañeros que le apoyan y acompañan en las tareas conducentes hacia los buenos resultados de conseguir el “bien común“, y, además, saber en qué se puede mejorar para ser todavía mejores. Se puede ser humilde  y, a la vez, transmitir una imagen positiva de uno mismo. Se puede hablar de uno mismo, dándose a conocer, pero siempre bajo el techo de la prudencia, sencillez y la modestia.

Es muy importante presentar nuestros razonamientos, argumentos  o ideas con seguridad y naturalidad en una reunión del conjunto, escapando siempre del protagonismo agresivo y repugnante que practican algunos. Saber exponer con confianza lo que pensamos en el grupo de compañeros de la comisión o los cambios importantes en el equipo de trabajo, sin dudar en ningún instante que nuestras propuestas deben ser bien acogidas.

Nuestras ideas o proyectos son importantes, tanto como lo son los de los demás, que valoramos. Si dudamos de ellas, nunca podrán ser expuestas con claridad, no serán creíbles y no parecerán todo lo buenas que pueden ser. La gente no tiene la capacidad  de saber qué pasa por nuestra mente si nosotros no somos claros en nuestras exposiciones y como buenos comunicadores. Aquello que nosotros pensamos, quizá para nosotros, tenga poco valor por venir de nosotros, pero para otros profesionales puede que sea una idea brillante, creativa, innovadora e incluso solucione sus problemas. Muchas veces  dejamos  de dar valor a nuestros pensamientos y actuaciones, porque estamos tan acostumbrados  a ser sumisos y ser como somos. Pero, como todos los humanos, somos distintos, para lo que a nosotros consideramos rutinario, cotidiano y normal, a atros puede parecerme novedoso y distinto.

Dejémonos que nos conozcan  a nosotros, nuestros argumentos, nuestros proyectos, nuestro trabajo y que ninguno de nosotros busca protagonismo. Que no tenemos miedo de que nos copien ideas, tema que tenemos que asumir. Cierto es que existen personas que intentan aprovecharse del trabajo  de los demás, pero, muchas más, con ganas de colaborar y trabajar en equipo para beneficiar a esta profesión. Si los “miedos” nos convierten en personas tan precavidas  para no presentar  nuestros trabajos y proyectos, quizás trabajemos para la nada  y que nunca sean conocidos. La envidia es el veneno de todos los que somos humanos. Recordemos a Caín y Abel.

Estos días salió publicada en el País la noticia que la anterior directora de la DGT, Sra Seguí, y su marido han sido exonerados de las denuncias del que se llama Profesor y Dr. Alba y su colega el Ilmo. Dr. y Emperador malacitano,  artífices ambos de tan repugnantes e insidiosas denuncias, que han ocasionado y llevado al descrédito y merma de la honra a unas personas que la justicia les ha hecho recuperar el crédito y librarlas de culpa alguna.  Pero, ahora ¿Quién castiga a estos falsos y envidiosos acusadores que han ocasionado tantos males con sus denuncias a estas personas? ¿Todo queda así? ¿Permitiremos que el “indio cacique malacitano” siga haciendo daños con sus felonías, falsedades e intereses ocultos?  ¡¡Vaya país en el cual vivimos donde estos malvados queden impunes!! ¡¡Qué vergüenza!! ¿Doctores en qué?, me imagino de diplomas de adorno que tapen los desconchados de las paredes del despacho. Lo grave es que, hace unos días, este “jetas” o “cara dura”, acusador indigno, capitaneaba el pequeño rebaño que “berreaba” en la puerta del Hotel Ritz durante la entrega de unos premios por la Seguridad Vial y la Movilidad Sostenible. ¿Qué se pretende, cuando estos días salieron a la luz, en documentos, todas las gestiones hechas por la CNAE durante largos tiempos para paliar los daños a las autoescuelas por falta de examinadores y proteger al Sector.

                                                            JMLM  del NW

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: