Las “emociones”……¿son buenas o malas?

Nunca debemos justificar nuestras actuaciones en nombre de las emociones. Existen compañeros nuestros que bajo el estandarte de la pasión, defienden sus ideas e intereses de forma extremista. Hipótesis inexacta. Aunque si es cierto que las “emociones” no son ni buenas ni malas, lo que sí pueden acarrear problemas como resultado de un estado emocional. La ira nos lleva a gritar y dar voces; el miedo, a evitar situaciones raras y perder oportunidades; la tristeza, a decaer o marchitarnos; dejar de relacionarnos y participar en atractivas situaciones; la desilusión, a dejar de esforzarnos,; la ansiedad, a precipitarnos y actuar con prisa situándonos en situación de peligro….No tenemos que eliminar las emociones, pero si debemos buscar la respuesta eficaz para cada situación. La reacción personal a las emociones  se puede adiestrar o entrenar. Por eso, es muy importante  que busquemos actividades que las neutralicen.

Lo primero es aceptarlas y ponerles nombre y luego olvidarnos de ellas. Incluso podemos observarlas, ver como se manifiestan en nuestros cuerpos, jugar y disfrutar con ellas, darles un color, mirar a qué órganos afecta. Cuando les hayamos hecho un sitio y no las tomemos como un enemigo del que defendernos, seremos libres de elegir si queremos seguir observándolas o si nos ponemos en funcionamiento con alguna actividad que nos lleve la luz de atención a otra cosa.    Imaginémos que estamos ansiosos, que hemos observado nuestra ansiedad, hemos decidido que es de color rojo y que habita en nuestro estómago, hemos hablado con ella y le hemos dicho que esté tranquila y que decida quedarse el tiempo que quiera. Ahora que nos hemos relacionado con nuestra ansiedad con serenidad y seriedad, podemos decidir si seguimos así o si salimos a caminar y dar un paseo, o respiramos de forma profunda, si leemos, si hacemos el amor o simplemente, no hacemos nada.

Tenemos que dejar de relacionar las emociones con los comportamientos. Aprender  y aceptar que las emociones existen, que es una cosa natural, biológica e informativa, pero quien decide cómo actuar somos nosotros.

Antonio Damásio, profesor de neurociencia  y uno de los grandes investigadores y expertos en el ámbito de las emociones, decía que. << Los marcadores somáticos influyen en nuestra toma de decisiones debido a que las emociones vividas en el pasado sesgan nuestra forma de comportarnos>>. Los marcadores somáticos también pueden influirnos de forma positiva.

                                                              Tito Livio del NW

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: