PROFESORES DE AUTOESCUELA: MOTIVACIÓN, EDUCACIÓN Y FORMACIÓN

Durante toda la vida investigadores, pensadores y filósofos han trabajado y disertado sobre esta cuestión. Tomaron como base sus propias experiencias, llegando a conclusiones distintas y diversas sobre los “motivos” del ser humano para ejecutar o hacer sus acciones  o para tener y llegar a ciertas conductas.

P.T. Young, en su libro Motivation and Emotion, define la motivación como: << El proceso para despertar  a la acción, sostener la actividad en progreso y regular el patrón en actividad>>. Se matizó que la clave de la “motivación” no está solo en despertarla , sino en mantenerla y dirigirla de forma adecuada.

Maquiavelo, muy amigo, ascendiente o pariente de Marrufo de Jeréz España, observó la política de Florencia en aquellos tiempos. Suponía que los príncipes llegaban al poder por egoísmo, manejando el comportamiento del pueblo, sabio, soberano y a veces ignorante, con dos importantes y principales “motivaciones; el miedo, más fuerte y poderoso; luego el amor.

Hobbes, filósofo inglés, estimaba, creía y opinaba  que los deseos  humanos (paliar el hambre y la sed, y, el más importante, hacer el amor) provocaban conflictos entre los hombres y las mujeres. Consideraba que el individuo estaba en pugna constante con otros, en interés de sus deseos.

Russeau, trató los sentimientos  como base y motivo de la conducta. Abogó en aquellos tiempos por la aplicación de un nuevo sistema de educación en el aula, una nueva actitud hacia la religión y un reconocimiento de los derechos humanos por el Estado. Su pensamiento está resumido en frases como: <<El hombre nace libre, pero en todos los lados está encadenado>> y <<El hombre es bueno por naturaleza>>

Se le puede decir a nuestros “profesores de formación vial” que “educar” tiene dos grandes significados, según su etimología. Educare significa formar , instruir, inculcar actitudes, valores, comportamientos o llevar a los futuros conductores a la luz del conocimiento. La función de “formar” de un docente es sacar la riqueza que llevamos dentro, dado que estamos cubiertos de una gran cantidad de capas, limitaciones, frustraciones que nos frenan para moldear nuestras vidas y las de nuestros alumnos. En cierta ocasión le preguntaron al gran Miguel Angel sobre su maravillosa escultura de David y el respondió: <<David estaba dentro de ese bloque de mármol. Yo tan solo quité lo que sobraba>> Nuestros alumnos son un gran bloque de mármol, en este caso de  carne, y hay que sacarles lo que llevan dentro.

Sin embargo, es difícil motivar a nuestros alumnos si nos quedamos  o creemos que el “educare” es adiestrarlos a memorizar test y sus respuestas para superar el examen; mal camino sería esta cuestión que es  muy abundante y prolija en nuestras autoescuelas. Educar es acompañar  y dirigir. Por el contrario, “educere” significa acompañar, extraer lo mejor que existe dentro de cada alumno. Hablamos de motivar al alumno para que aproveche al máximo y de manera excelente sus posibilidades. No se trata únicamente  de educar/formar en negativo (<esto no se hace>, <por aquí no>) , sino de potenciar lo positivo. La verdadera educación consiste en sacar a la luz lo mejor de cada alumno. Pero, poco se puede hacer con los cursos rápidos de fin de semana o los llamados cursos exprés, que poco le interesan o importan a la DGT, que mira para otro lado. Esto no es solo imposible, sino que perjudica  en gran manera y seriamente  el “aprendizaje de la conducción” de los alumnos. No somos cubos vacíos que hay que rellenar, sino fuego latente que precisa ser encendido. El gran error consiste  en educar introduciendo información y pretendiendo extraer sin conocimientos; los resultados los vemos y son palpables todos los días con las víctimas por los siniestros del tránsito e las carreteras. Forzamos, como consecuencia del sistema establecido, para que nuestros alumnos estudien o “memoricenpara aprobar el examen y no para ser mejores conductores de automóviles y conseguir el buen uso de las vías públicas. Decía Javier Gomá, filósofo y ensayista, sobre el sistema educativo que;:<<Pretende formar profesionales  en lugar de ciudadanos, tan competentes como incultos>> Añadía: <<Lo más importante  de la escuela  es la convivencia y el amor al conocimiento, no su acumulación>>, que muchos deberían asimilar y entender estas sabias palabras.

Se debe conocer la importancia de la “motivaciónen la educación y la formación. Un profesor de formación vial que no emplea la herramienta de la motivación no llegará a despertar  el asombro y las ganas de aprender de sus alumnos como futuros usuarios de las vías públicas. Los llevará a la rutina de la “memorización” y sus consecuencias por su incultura en el manejo de los automóviles por las vías públicas.

El profesor tener “empatía” con sus alumnos, atendiéndolos y escuchándoles sus preocupaciones . El profesor enseña lecciones que muchas veces no vienen en los libros  y el mismo va a servir de referencia y modelo. Se debe tener una postura abierta, positiva y flexible con respeto al “aprendizaje“. Es necesario ayudar a los alumnos  a desarrollar la imaginación y pasión para construir y moldear su futuro como buenos ciudadanos sociables y respetuosos con las normas del tránsito.

En definitiva , el buen profesor de formación vial educador/formador  debe saber cómo sacar lo mejor de cada alumno y a la larga ayudar a construir conductores con autoestima, confianza actitudes y valores. Para ello precisará  de varios instrumentos como la empatía, el esfuerzo, aprendizaje continuo,paciencia, grandes dosis de psicología para escuchar y entender , perseverancia y confianza.

Educar es seducir por encantamiento y ejemplaridad ,y los docentes que usan estas dos herramientas  tienen una gran tasa de éxito entre sus alumnos. Lo primero es “encantar“, que no es otra cosa que sorprender, sugerir, mostrar una faceta positiva que a otros les ha pasado inadvertida. Lo segundo, la “ejemplaridad“, significa luchar porque entre la teoría  y la práctica exista una buena relación, una buena conjunción entre lo que se dice y lo que se hace.

Se debe trabajar y ejercitar  en conocer en profundidad a cada alumno, sacando y desarrollando su máximo potencial. Era muy acertado Tomás Moro cuando decía que; <<La educación de las personas no consiste en saber mucho o tener mucha información, sino en haber sido expuestos  a acontecimientos que nos comprometan humanamente y por lo tanto nos transformen>>.

Se muestra interés por las inquietudes de nuestros alumnos, conociendo sus pasiones, aficiones y gustos. Es necesario escucharles con atención y enseñarles a pensar, razonar y utilizar la lógica sencilla, que luego se irá complicando.

Los alumnos aspirantes a obtener el permiso de conducir, y más si son jóvenes,  no son un libro blanco en el que hay que escribir  para formar en  todos los campos, sino que son seres racionales que piensan, razonan y traen experiencias interesantes  o conocimientos dignos de tomar en consideración en su valor.

                                                               JMLM del NW

 

 

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: