LOS LÍDERES, LAS RELACIONES PERSONALES Y EL PASO POR LA VIDA

El gran problema que tenemos en estos días es que estamos confusos, angustiados y desorientados ante tanta incertidumbre e indecisión de quienes tienen que gobernar, dirigir y mover nuestros destinos (DGT). Motivo por el cual, debemos ser sensatos, cautos e inteligentes y dedicarnos a aquello que sabemos hacer mejor aplicando nuestras fortalezas y voluntades. No perdamos el tiempo con nuestras debilidades. Si dedicamos mucho tiempo en cultivar los “defectos”, no tendremos tiempo de reforzar y potenciar nuestras principales “virtudes”. Lo triunfadores o personajes que han tenido éxito son los que han identificado cuáles son sus áreas de excelencia y han concentrado en ellas toda su energía. El resto lo delegan, lo subcontratan o buscan otras formas para no tener que hacerlo. También son los profesionales que saben decir “no” a diversidad de cosas  para centrarse  en lo realmente importante, en lo que saben hacer mejor y los convierte en diferentes, excepcionales e importantes. Son los que hacen suyo el lema: <<Sé tan bueno en lo tuyo que los demás  no puedan ignorarte>>.

Los años transcurridos y el “rodaje por la vida” me incitan y excitan, aún más, a buscar la oportunidad  de ser la persona o profesional que me gustaría ser, descartando y pasando por alto la etiqueta que algunos envidiosos me cuelgan, de  “inoxidable e incombustible”. Lo peor que nos puede ocurrir en la vida es el de resignarnos; fomentar la creencia de que: la vida es algo que nos ocurre en lugar de que hacemos que nos suceda. A pesar de lo que piensan y alucinan “algunos”, en la vida real no existen los “supermanes”o “superhéroes”, que son personajes de películas o ficción. Los personajes que alcanzan el éxito son de carne y hueso y tienen claro lo que quieren, trabajan duro y con inteligencia para conseguir sus metas, adquieren los conocimientos necesarios y desarrollan las habilidades requeridas; jamás pierden las luces y saben esperar con cautela y paciencia los frutos y cosechas sin llegar a la renuncia cuando las cosas se ponen difíciles y obscuras. Todos podemos llegar a nuestros objetivos si seguimos estas pautas o principios, ya que están al alcance de todo individuo inquieto e inteligente. ¿Por qué no ser ambicioso y aspirar a llegar al éxito?

Las relaciones personales son siempre una vía de doble sentido. La inteligencia o el talento atraen al talento, tanto en un sentido como en otro de forma reversible. Los buenos profesores de formación vial y empleados eficaces dan lugar y contribuyen a la buena gestión de la autoescuela; la buena gestión proporciona e incita a conseguir buenos resultados y serios empleados en general. Los empleados inteligentes y con talento les gusta trabajar siempre con los mejores directivos, así como a los directivos talentosos desean trabajar con los mejores y eficaces empleados. Sin duda, el “talento” se retroalimenta de sí mismo. Por tanto, edificar o crear entornos de alto rendimiento es la mejor garantía para construir una buena “employer brandig“(marca como empleador) para atraer y retener aquellos profesores y empleados que puedan ser los más idóneas para la autoescuela que se considere.

Los grandes líderes empresarios  se caracterizan  porque no niegan la realidad  y la afrontan  como es, sobre todo en el ámbito de sus relaciones personales. Son francos y directos, nunca evasivos, de lo contrario se descubriría que serían inseguros. Dicen lo que tienen que decir, lo que sea, aunque no guste. No eluden las conversaciones tormentosas o difíciles y afrontan los conflictos a pecho abierto y sin demora, lo que se llama el “cara a cara” o “con huevos”. No son hipócritas. Desatender un conflicto es el peor de los combates. No obstante,  ser directo y sincero no significa excederse en las formas. La “educación” y el “respeto mutuo” son innegociables y no tienen, ni reconocen rangos jerárquicos, ni organigramas de mando.

Si un empresario de autoescuela  desea ahorrar en su empresa, debe esforzarse en contratar a los mejores, cosa difícil en estos tiempos de tantas rutinas y veleidades. Eso no significa el pactar o atraer a los que tienen mejor “currículo“, sino a los tienen mejor “actitud”. Debe buscar el “talento”, no los títulos o diplomas.  Un historial impresionante o interesante no siempre significa un buen profesor, empleado o un buen rendimiento.

El conocimiento tiene que ser preferentemente”práctico“, de lo contrario será un adorno intelectual  o de pared. La vida se vive en la calle (mundología) y en las aulas se realiza la docencia y la comunicación de conocimientos, y, si bien el conocimiento técnico es importante (sobre todo en algunas profesiones), más lo es aún la capacidad para resolver problemas, las habilidades sociales de comunicación, la eficacia en la docencia o en la “inteligencia emocional” del compañero Andoni, además de una buena predisposición para “aprender”, “crecer” y “mejorar”. Con una buena “actitud” cualquier carencia es más fácil de que sea superada.

                                                    BREOGÁN del NW

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: