EXPERIENCIAS, ANÁLISIS Y VIVENCIAS EN EL PLANO PERSONAL Y PROFESIONAL COMO FORMADORES

Todas nuestras experiencias y horas de vuelo, tanto en el plano personal como el profesional como formadores viales y más allá de los desenlaces finales, son ocasiones inmejorables de aprender y crecer en nuestras experiencias y conocimientos. Todas las experiencias o investigaciones son, por si mismas, éxitos e informaciones útiles que, bien orientadas y determinadas, ayudan a seguir navegando  y avanzando para arribar a buen puerto. Tener una buen “actitud” de apertura ante la vida es situarse o estar en las mejores condiciones para conseguir y lograr nuestros objetivos. Para el mundo en el que vivimos  sólo existen consecuencias y resultados, y, según cómo se vean o interpreten, adquieren uno u otro aspecto. El “fracaso“, al que nunca debe llegar un optimista, es solo una idea, un concepto, algo subjetivo que algunos ven como una derrota y los más inteligentes como un “aprendizaje“;  los errores deben ser aleccionadores para no volver a cometerlos o repetirlos, cambiar y tomar el rumbo del éxito. Nuestro desarrollo personal y profesional como formadores viales  tiene mucho que ver  con “cómo interpretamos todo lo que nos ocurre y dominamos nuestras emociones“. La naturaleza no conoce jamás la derrota.

Los humanos somos estados de ánimo con piernas y a veces con cabeza, y, según los mismos sean de una u otra forma, los resultados obtenidos  también  de serán de uno u otro cariz u aspecto. Para ello hay tres condicionandos que son muy importantes. En primer lugar el “diálogo interno” que ejercitamos con nosotros mismos; hay que cultivar y adiestrar la mente con pensamientos positivos. Por otro lado,  cuidar en qué ámbitos y entornos nos movemos; es necesario evitar, de la forma que sea, la compañía de los “pesimistas” y “derrotistas”, porque las emociones negativas son tóxicas y se contagian. Y, por último, conviene saber y conocer que podemos cambiar nuestro estado o situación de ánimo a través de nuestra acciones; es decir, que actuemos con alegría y de forma positiva (aunque estemos invadidos de  tristeza) nos hará sentirnos alegres y contentos. Lo que se pretende  y trata es de generar y provocar un cierto estado en la mente, de dirigir nuestro cerebro, de tal forma, que nuestro estados anímicos sean tales que creen o generen  comportamientos que produzcan resultados excelentes. La forma o manera de sentir determina la de actuar , y por tanto,  lo que se logra o deja de hacer. Como conclusión: ¿Qué es el éxito sino un estado anímico?

Las leyes que nos llevan al éxito son las leyes de la fe: <<creer lo que no vimos>>  o <<ver para creer>>. De eso que “algunos” de los que somos creyentes llamamos “milagros”, que son manifestaciones palpables  y tangible de la fe.  Hablamos de una fe que, sobre todo, se tiene cuando los demás no creen en nosotros.. Allí está situado el verdadero merecimiento o mérito en seguir circulando o transitando en sentido contrario. Alguien dijo: <<Tienes que creer en ti cuando nadie lo hace>> Eso es lo que te hará ganador. Sin confianza en uno mismo nada será posible y el éxito estará en la lejanía. Es necesario borrar del vocabulario palabras  como “no puedo” o “es imposible”, porque son de personas que no tienen fe ni en sí mismas.

Ante el miedo no te limites a tener miedo. Estudia e investiga, ahí encontrarás la riqueza de la sabiduría y el conocimiento.

JMLM del NW

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: