LA FORMACIÓN VIAL Y EL CICLO VITAL


En la “formación vial” se detecta una ausencia de la “educación vial” y ésta, en demasiadas ocasiones, es un respuesta o contradicción desatinada y temporalmente inadaptada de la “formación vial,

La “formación vial” empieza o principia cuando cualquiera que sea el vehículo que se utilice, el individuo/conductor es quien lo maneja y gobierna. Esto nos lleva, a su vez, a saber diferenciar entre “formación vial no reglada o informal“, que es aquella imprescindible para conducir vehículos que no necesitan un permiso o una licencia (especialmente necesaria para conducir bicicletas, triciclos,…y que pese a que son muy escasos, existen países donde está regulada la obtención de una licencia  para conducir ciclos, al menos por determinados tipos de vías) y la “formación vial reglada o formal” que es aquella que el futuro conductor debe recibir para obtener su permiso reglamentario para conducir determinados tipos de vehículos. Por otra parte , la formación vial podría considerarse que está segmentada en periodos, bien sucesivos  en cuanto que requieren una edad mínima para su consecución, o porque se requiere un tipo de permiso de clase inferior  para obtener uno de clase superior; bien no sucesivas cuando un tipo de licencia o permiso puede ser omitida  para obtener otra superior.

La formación vial, para los usuarios de la vía (pasajeros,peatones, conductores de bicicleta, conductores en general) es un ciclo vital y debe ser un proceso continuo hasta que la persona deja de conducir por deseo propio, impedimentos legales o denegación del permiso.

Así pues, habría  otro tipo de formación para “renovación de conocimientos” o para “rehabilitación de conductores” lo que se llaman cursos de  “Sensibilización o reeducación de conductores“, conocidos de Permiso por Puntos.

La formación vial básica  funciona a nivel instruccional en la que la mayoría de las personas  son formadas para comenzar a conducir en un Centro de Formación Vial (Autoescuela).

Esta especialidad o tipo de formación se centra en las destrezas y habilidades  básicas de control del vehículo y el conocimiento memorístico de las leyes de tráfico. Está orientada fundamentalmente hacia la obtención  del permiso de conducir. Esta instrucción inicial juega un papel importante  en el desarrollo de las habilidades y destrezas básicas del gobierno del vehículo y de la normativa legal, pero no garantiza la conducción segura , eficiente y carente de siniestros en el tránsito por parte de aquellos que son instruidos. De hecho , no existe evidencia que con este sistema de formación vial del aspirante para obtener el permiso de conducir reduzca la tasa  de siniestros  entre los conductores noveles a corto y largo plazo.

En este sentido, la “educación vial” se alargará a lo largo del ciclo vital.  De hecho una de las características  inherentes a la educación vial es que se trata de un proceso  continuo y permanente.

Se puede entonces definir la “educación vial” como: <<toda acción educativa continua y permanente que favorece el desarrollo de conocimientos, habilidades y destrezas, hábitos de comportamiento, valores y actitudes que mejoren la conducta del peatón, viajero o conductor  con el fin de reducir la siniestralidad en el tránsito y, por lo tanto, en una mejora de la salud pública>>.

                                                             Breogán del NW

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.