AUTOESCUELAS: ¿No será que el proceso considerado actualmente como de “enseñanza/aprendizaje de la conducción”, sea solo y exclusivamente una técnica idónea/excelente de “memorización” para poder obtener o sacar el permiso de conducir?

El “aprendizaje” de la conducción de vehículos automóviles en las Autoescuelas o Centros de Formación Vial, ha surgido hace muchos años (1967), antes  con Industria, sin base pedagógica y global, como una respuesta a una demanda de la Sociedad y a la necesidad de formar conductores eficaces y seguros, recayendo esta responsabilidad en la Jefatura Central de Tráfico (hoy DGT), las autoescuelas,  su profesorado y directamente sobre cada uno de los ciudadanos que acudan a las mismas con la intención de “aprender a conducir vehículos automóviles” y, a la vez, obtener el correspondiente Permiso de Conducir. No obstante, estimamos que los resultados pueden ser interesantes y valiosos para los ámbitos relacionados con las autoescuelas, profesores y aspirante de conductores; ya que puede ser el inicio y el estímulo para seguir profundizando en muchos de los aspectos relacionados con la seguridad vial y la prevención de los siniestros de tránsito en las vías públicas. Por todo ello, se puede considerar como un “aprendizaje no formal“, atípico y alejado del Ministerio de Educación, en manos privadas y controlado por la administración, a través de los respectivos Reglamentos y de las inspecciones correspondientes.

Este modelo de Enseñanza/Aprendizaje responde a un modelo conductista, lineal tecnicista, centrado exclusivamente en la “evaluación” o resultado, olvidándose y no controlando el proceso de formación, ni de programas , ni de contenidos; donde la evaluación final o supuesto control de conocimientos hecha por la DGT es el patrón que rige y gobierna esta supuesta y efímera formación que para nada vale. El sistema actual de evaluación levanta niveles altos de “disconformidad” en calidad, falta de examinadores preparados y prevención de jubilaciones de los mismos, lo que provoca una necesaria reflexión seria y profunda en cuanto a su diseño, validez y fiabilidad.

Más que un modelo de Enseñanza/Aprendizaje, se puede decir que se trata de una Técnica de Memorización apropiada y válida  para poder supera con éxito las pruebas obsoletas/vulnerables “teóricas” y prácticas, donde las actitudes, valores y comportamientos adecuados del futuro conductor  y usuario de las vías públicas  se relegan a un plano secundario o mínimo de un simple control.

Es necesario un sistema Enseñanza /Aprendizaje, donde la importancia resida en el conjunto o tandem profesor/alumno en el aula, mediante “ciclos formativos con una duración programada”, y, a la vez,  controlados, que contemplen la elaboración de programas didácticos y pedagógicos completos en su proceso inicial y permanentemente en la formación/educación de los conductores. Las Directivas Europeas y su buena/sana interpretación, pueden abrir puertas en esta nueva reforma  del sistema educativo de las autoescuelas. La Administración, las propias autoescuelas y su profesorado  tendrán mucho que decir en este nuevo proceso innovador y creativo.

Si el sistema actual de formación, aprendizaje y evaluación, no responde a la demanda social y ciudadanía, que reclama una “calidad y excelencia” de los conductores, con unos buenos cimientos o base en su formación/educación, que tendremos que concluir afirmando que el sistema actual no vale por obsoleto, vulnerable, indefinido e indeterminado, que no responde al nivel de expectativas y que necesita urgentemente una reforma del mismo.

Es el momento ideal y oportuno para estas reformas si tenemos en cuenta que,  en la actualidad, estamos pendientes  de la elaboración y aprobación de un nuevo, racional y lógico Reglamento de Autoescuelas, que vaya en consonancia con una  buena, efectiva, sana y racional interpretación de las Directivas Europeas, donde la formación de los jóvenes conductores debe estar integrada  en un programa general y continuado de formación/educación en materia de Seguridad Vial englobado desde la edad infantil, escolar, otros niveles escolares y la formación continua, como respuesta eficaz tendente a la seguridad que promueva el desarrollo de comportamientos adecuados y suficientes, que no se centre exclusivamente en enseñar a conducir con vistas a superar el examen. De la misma forma, se necesita crear unos sistemas de Enseñanza/Aprendizaje  y de evaluación que sean válidos y eficaces para poder mejorar  los actuales, a través de programas  completos y globales, y, al  mismo tiempo, ampliar los niveles de eficacia y las funciones diferentes que pueden y deben tener las autoescuelas como centros de formación inicial y permanente de conductores y resto de ciudadanos, como base y garantía  para la Seguridad Vial, que reclama esta sociedad exigente de estos días convulsos e irracionales.

                                                         JMLM del NW

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: