CRITICAR, NO SER CRITICADO…..Y LOS ELOGIOS DE PALMEROS Y PELOTAS


Cierto es, que a nadie le gusta que lo critiquen. Pero también es cierto que todo lo que se hace puede ser criticable y no tenemos por qué enfadarnos. Todo tiene una parte positiva y otra negativa. En general, todos hemos criticado en algún instante o hemos sido criticados, porque no hay nada más fácil que censurar, enmierdar o criticar. Sin duda, cuando una persona es criticada se cabrea, se siente mal, ya que la crítica molesta e hiere su estima. El problema es que la mayoría de nosotros preferimos ser arruinados por los “elogios” de los pelotas y palmeros que salvados por las críticas.

Nuestra educación y cultura es una ilustración o saber lleno de críticas.  Algunas personas, como mi paisano el “chocho” e “inclitoPaco Costas, al cual admiro por su saber y conocimientos en Seguridad Vial, que, algunas veces, por influencias tóxicas del Ilustre Dr. malagueño, cuando quiere decirnos algo, con expresiones genéricas, no sabe hacerlo y, sin darse cuenta, molesta y lastima. Le recordaría las palabras  de Elbert Hubbard: <<No hagas nada, no digas nada, y así nadie te va a criticar>>. No se deben hacer juicios de valor, sin escuchar de forma imparcial a las partes. Mi buen amigo, el mejor sitio para criticar y no ser criticado está en el cementerio o no meterse donde nadie le llama o en camisas de once varas. Con esto no quiero establecer polémica alguna y menos con una persona que aprecio y tengo en alta estima.

Siempre hay alguien dispuesto a criticar lo que hacemos y, aún más, lo que no hacemos. A esos ya los conocemos, son los “líderes eruditos” de los corrillos de pistas de exámenes. Éstos, en sus comentarios, son “infalibles” como el Papa.

Frente a la crítica, lo primero es saber de quién viene o quién es el generador de la misma, para saber que clase de “criticón” tenemos a bordo. En todos los hornos se cuecen habas. Tenemos los “críticos cotidianos“, los de siempre, que normalmente suelen ser “narcisistas”, “yoistas”, “megalómanos”, los que se creen que son los descendientes de la pata del Cid Campeador o la última revelación de los evangelios. Para esta gente, los únicos que valen la pena y son valedores para los demás, son ellos mismos. ¿Como reconocerlos? Es muy fácil, critican todo y a todo el mundo como las pescadoras del mercado, porque su forma de ser narcisista de posicionarse es solo a través  de criticar y enmierdar a los demás. Para éstos la crítica positiva no existe, pero sí sería positivo hablar para mejorar.

Existe también, el que se opone a todo de forma negativa, que es aquel que, a todo lo que le digas, te llevará la contraria. Ya no digamos de los “críticos envidiosos“, QUE HAY EN CANTIDAD y son los que no pudieron llegar a los éxitos de los demás y se sienten frustrados, tienen mucha angustia y ,al mismo tiempo, una rabia inmensa que les moverá hacia la crítica desmesurada en cualquier momento. Proyectan su malestar en los demás. Son personas que viven colocando sus partes tóxicas o negativas, o los defectos que no admiten de si mismos en los demás.

“<<En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. nada cambiará este propósito>>” Edgar Allan Poe

                                                                      JMLM del Nw

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.