LOS ACUERDOS NEGOCIADOS CON SABIDURÍA E INTELIGENCIA TIENEN POSIBILIDADES DE LLEGAR A LA EXCELENCIA

En nuestro interior existe desde los más remotos tiempos una capacidad de negociar “acuerdos“. El tener condiciones y saber hacerlo es un requisito indispensable para poder allanar diferencias, crecer y lograr todo aquello que han propuesto las partes negociadoras para llegar a un buen fin y un venturoso acuerdo que satisfaga a las mismas.

No solo negociamos cuando discutimos nuestras diferencias en temas de precios o cuando intercambiamos opiniones y tenemos que llegar a buenas conclusiones. Desde que nos levantamos de la cama hasta que nos acostamos, vivimos en un continuo estado de negociación.

Pero, antes del comienzo de las negociaciones con otras partes, es muy importante aprender a negociar para llegar a buenos acuerdos, buenos resultados y antes aprender a negociar con uno mismo. ¿Qué es lo que queremos y pretendemos? ¿Merecemos y es racional lo que pretendemos conseguir? ¿Es ponderado lo que pedimos no creando diferencias con nuestros compañeros?

Dentro del primer considerando urge saber qué es lo que se quiere y a dónde se pretende llegar. Antes que nada es necesario darnos permiso para negociar con nosotros mismos y llegar a la conclusión y decir <<¡Sí! nos lo merecemos y queremos esto, son reivindicaciones justas>>. A partir de este momento, podremos comenzar a negociar con inteligencia y sabiduría en qué cederemos y en qué no haremos concesiones.

Pensemos que negociar para llegar a un acuerdo no es engañar a la otra parte, ni tampoco mentir, tampoco hacer ostentación de poder; negociar  es aprender a utilizar con sabiduría e inteligencia el poder y los recursos que se tienen.

Jamás se debe  negociar con miedo, pero jamás tengamos miedo para negociar con el fin de llegar a acuerdos que sean satisfactorios para ambas partes en litigio. Tengamos en cuenta que << no llega el mejor, sino que el que es más inteligente y mejor negociador>>

Si hacemos un análisis de quiénes  ocupan cargos de poder, jerarquía o liderazgo, entenderemos o daremos cuenta de que no son precisamente los “mejores” o los más inteligentes, sino aquellos más astutos que mejor aprendieron a negociar. En todos los aspectos y en todas las materias, no se llega por méritos, se llega por las habilidades de saber negociar mejor. Motivo a tener en cuenta, que es necesario descubrir ese potencial innato que en la mayoría de las veces no utilizamos. Negociar no es hacer trampas ni engañar a nadie, sino usar la capacidad con sabiduría. Esta es insustituible, y la necesitamos para aprender a negociar en paz y mantener una atmósfera de llegar a buenas conclusiones  y positiva. No seamos necios, soberbios ni orgullosos y mantengamos siempre la calma mientras estamos negociando. Aprendamos a negociar con sabiduría será la forma de obtener buenos resultados.

“El que sabe negociar tiene mentalidad de conseguir éxitos, de enfoque, de objetivos y propósitos”.

                                                                 JMLM del NW

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: