LA “INCERTIDUMBRE” Y LOS SÍNTOMAS DE LA SUPERVIVENCIA

La sensación que tenemos cuando abrazamos la incertidumbre es que el miedo desaparece. No es cierto, la huelga de examinadores genera una continua incertidumbre y el miedo a desaparecer hace estragos por todos lados, ya que el agua llega al cuello a la mayoría y aperencen los síntomas de la supervivencia, de la que se aprovechan los líderes y santones de la profesión.

Las consecuencias de convertir a la incertidumbre en nuestra aliada es básicamente una: despego al catastrófico resultado. Entonces uno se siente libre  de hacer y crear nuevas ideas. El miedo existe cuando uno anticipa que las cosas deben ser de una determinada manera de pensar y realizar propia. No dejándose influir por las mentiras y las declaraciones tóxicas de determinados líderes/santones de nuestra profesión que solo buscan el interés personal a cuenta de los demás incautos, cómodos o ignorantes. ¿Son éstos los que van a dignificar el sector con sus ejempleos éticos?. Primero tienen que ser dignos ellos. Cambiaremos de molino, pero no de molinero. No nos olvidemos de aquello: Divide y vencerás, que es lo que le interesa a la Administración. Ya lo hemos visto hace años….con aquel Director de la DGT “innolvidable”, José Luis Palacín, que nos dividió, hizo lo que le dió la gana y,  así fueron las cosas…de mal en peor.

Quien no se abraza a la incertidumbre, que es lo que campea por doquier en estos días,  se siente agarrotado, tenso, rígido y amedrentado (acojonado), y no tiene la actitud suficiente y adecuada para analizar, pensar y descubrir, no deja que nuevas preguntas entren en su cerebro y se aferra a la rutina, a preguntas cómodas  y conocidas que le condicionan. Da igual cual sea nuestra suerte o destino específico mientras lo afrontamos  con total abandono y resignación-. Eso es estar plenamente en el momento, es abrazar sin decoro la “incertidumbre”.

Es conveniente que escuchemos la sabiduría de nuestro cuerpo, que se expresa por señales de comodidad e incomodidad. No nos dejemos influir por las palabras interesadas y tóxicas de santones de esta profesión y los”fantasmas avarientos” de la minúscula ACOES que, a río revuelto ganancia de pescadores, solo buscan protagonismo, codicia y medros personales que es lo que  está ocurriendo en estos días. Cuando elijamos ciertas conductas, preguntèmos a nuestro cuerpo y mente qué siente al respecto y, no se deje influenciar por cantos de sirenas venenosas. Si tu cuerpo genera una señal de inquietud física o emocional, toma precauciones y ten cuidado. Por el contrario si esta señal es de comodidad y anhelo, procedamos con cautela y seguridad.

Los sentimientos son el lenguaje del alma, deben ser propios y contrarios a las contaminaciones infecciosas, constituyen un buen indicador de si estamos o no en el camino correcto. Como nos sintamos en cada momento será nuestro grado de conexión o desconexión con nuestra profesión de formadores viales de calidad. Si te muestras  tranquilo y relajado, el vínculo con la profesión está limpio; si nuestros sentimientos son de incomodidad, el vínculo está oxidado y necesita introducir cambios.

Dediquemos tiempo a meditar, a ser sensatos, no dejarnos influenciar por los que buscan intereses marcados, al silencio, a acallar el diálogo interior. En los momentos de calma y silencio, cobremos conciencia de que estamos reconectándonos de nuestra verdadera conciencia sana y pura. Prestemos mucha atención a nuestra vida interior  para que podamos guiarnos por intuición, sin contaminaciones tóxicas, antes que por interpretaciones rencorosas, de envidia y odio impuestas  desde fuera de lo que conviene o no nos conviene. Somos mayorcitos y sabemos lo que nos agrada y deseamos y, tenemos que hacer. El sentido común ha de ser la razón de todo, el que marca nuestras pautas a seguir y no dejarnos llevar por impulsos extraños y codiciosos de soñadores.

El silencio es muy curativo porque nos permite conectar con nuestra auténtica esencia, con lo que verdaderamente somos y con nuestro ser infinito. La sabiduría de nuestra profesión está dentro de nosotros, y sólo reconectándonos con nosotros mismos podemos estar satisfechos. Cuando no ocurre así, actuamos desde nosotros mismos, desde el personaje creado por nuestros pensamientos. El ego nunca está satisfecho porque las valoraciones externas contaminantes  no son siempre deseadas. Nunca olvidemos que aquellos que se creen que lo saben todo y, hay muchos, se están cerrando las puertas.

Nunca existe nada que no esté a nuestro alcance si tenemos las ideas claras, precisas y concretas de lo que deseamos y una inquebrantable determinación para ir en su búsqueda. No seamos prisioneros de la rutina y el pasado. Decía Shakespeare: <<Tu pasado no es tu futuro; tu presente es tu futuro>>.

                                                                  Breogán del NW

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: