LA “CONSTANCIA” Y EL “ORDEN” BINOMIOS INSEPARABLES EN NUESTRA PROFESIÓN DEL APRENDIZAJE DE LA CONDUCCIÓN DE VEHÍCULOS AUTOMÓVILES

Sin duda “constancia” es tenacidad sin desánimo ni desaliento. De otra forma : <<“constancia” es firmeza y perseverancia en las metas y en los objetivos que pretendamos alcanzar como formadores/educadores viales>> Es uno de los grandes cimientos de nuestra personalidad juiciosa y prudente. En estos momentos difíciles y convulsivos, una vez tomada una determinación clara y concreta, “constancia” es que no nos demos por derrotados o vencidos, y crecernos ante cualquier dificultad, adversidad u estorbo que surja en  nuestros deseos o aspiraciones. AsÍ se construye o edifica un profesional de la seguridad vial fuerte, rocoso, consistente y de buena fortaleza, siempre ajeno a las influencias tóxicas  de los que buscan medros personales, protagonismos sobresalientes o intereses ambiciosos, codiciosos y mercantilistas, que ya todos los conocemos ya que muestran descaradamente su plumero y se les ve a una legua de distancia.

Nuestros hábitos son continuidad en nuestros esfuerzos: saber esperar y saber continuar. Es una forma de excelencia y valentía contra el tedio, la fatiga y la renuncia. Dijo Don Miguel Unamuno en su Diario íntimo: <<No darse por vencido, ni aun vencido; no darse por esclavo, ni aun esclavo>> El profesional de la formación vial constante se fue haciendo a base de pequeñas renuncias, ganando pequeñas batallas hasta llegar a ser fuerte, hercúleo, de cantería y muy difícil de derribar.

Nuestra lucha para que todo se restablezca y venga un cambio en general deberá ser titánica, sin fisuras, sin oportunistas, sin desmayo, contra toda esperanza. Así conseguiremos escapar de estas rutinas que nos ahogan y dependencia de personas que no son sensibles a nuestros sentimientos y problemas. Son tiempos duros, terribles, propios de la sin razón y el sin sentido atroz y que nos están llevando a la ruina y el abismo por intereses ajenos a nuestro deseo de trabajar para alimentar a nuestras familias agonizantes en la economía doméstica.

Si conseguimos ser constantes  llegaremos a ser estables en nuestras tareas de la formación/educación vial y no nos detendremos en el “cortoplacismo“, sino que miraremos a la lejanía hacia horizontes más prósperos y seguros, acostumbrándonos a vencer aquí y allá. El “orden” y la “constancia” tienen como fruto inmediato objetivos concretos, el éxito, además de medibles  y bien delimitados. El fruto “mediato” es la alegría, la tranquilidad, que es estar contento, intentando sacar lo mejor que llevamos dentro de nuestro interior, venciendo presiones  y venciendo infortunios. De esta forma se va ganando en fortaleza, filtrando las informaciones malignas y llegando cada día a ser más libres.

Nuestra vida cotidiana sigue siendo la gran cuestión. El secreto de lograr el éxito de muchos profesionales descansa en haber trabajado con seriedad y honradez en estos dos pilares: A) Bravura intrépida oculta en el remanso de muchos días sencillos y normales y B) en la grandeza de hacer bien lo ordinario y aguantar los momentos malosLa inteligencia tiene en la “constancia” un arbotante decisivo. Los dos mejores colegas  de la inteligencia son el “orden” y la “constancia“, binomios inseparables.

lA “constancia” presupone un estado de ser vulnerables, dado que hay un sinfín de ocasiones que nos hacen pensar en abandonar nuestra querida profesión. Cuando nos alcanza la “inconstancia” asoman muchos factores a la vez: desánimo, cansancio por los contratiempos, fatiga, ausencia de resultados cercanos en nuestros problemas de exámenes y examinadores… La mente y la imaginación crean e inventan objetivos que parecen que se pueden conseguir sin esfuerzo, cuando la verdad es que están llenos de dificultades o, lo que es muy frecuente, etablecer comparaciones con otros problemas más simples y positivos. Siendo constantes debemos  mirar hacia delante con la tenacidad de alcanzar la cima deseada y por tanto mantenernos firmes  e inalterables. De ahí la importancia de la “motivación“, que es la que arrastra ese esfuerzo hacia delante. Existe un hilo conductor entre ambas: si la motivación es fuerte, perseverar es más fácil.

                                         Breogán del NW

.

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: