LA HUMILDAD, BÁSICA PARA LA SALUD MENTAL DEL DOCENTE…….


Hay o existe una cualidad que está trasnochada, ha pasado de moda, que no se quiere entender  y que está muy relacionada con la salud mental, en “algunos” los acerca a casi a llegar a ser paranoicos, me refiero a la “humildad“. Creo debería ser una virtud  básica, pero, para que nos transmita tranquilidad y calma en cualquier circunstancia y momento. Tiene que ser una humildad verdadera y profunda, sin que te tiente a ser “líder” o te enfoque a desear ser un protagonista aborrecible. ¡¡ Aquí no se puede navegar a medias aguas, ni valen medias tintas!!

Me refiero claramente a la “humildad propia” de aquellas personas que no desean ser más que nadie, sino uno más. En ocasiones cuando estamos neuróticos, a veces, nos entra la idea o el deseo de que tenemos que sobresalir, destacar sobre los demás,  ser estrellas, …o “ser alguien” o “adalid de una cruzada contra el infiel”. De lo contrario nos consideramos fracasados en el entorno o en un chat. Pero nada más lejos de la realidad. Para llegar a ser felices, lo más importante, primordial y esencial es la capacidad de gozar y disfrutar de las circunstancias, o sea, pasarlo bien, de valorar y apreciar las pequeñas cosas.

En el ámbito de las relaciones se traduce en tener amigos, compañeros.objetivos, metas y logros. Deseamos tener amigos y compañeros  para tratarnos de igual a igual, a los que podamos coger del brazo como cuando eramos infantes. Personas sencillas a las que podamos obsequiar con nuestra amistad sincera y grata.

En el momento que recuperemos la “salud mental” o deseo de ser líder, desaparecerá nuestra soberbia y ya no intentaremos “destacar o sobresalir“, ni intentar ser más que nadie (un líder aborrecible y egoísta). Podemos en el futuro tener éxitos, pero quedarán en simples y meras anécdotas.

El dinero o los méritos obtenidos no son más que resultados colaterales de vivir y trabajar, con disfrute, amistad, compañerismo y amor. Pero si queremos ser fuertes y felices como Profesores de Formación/Educación Vial, nuestras relaciones han de ser sinceras, nobles, profundas y estar basadas en la humildad más arraigada en nosotros, estando en conocimiento lo ridículo que es tener la necesidad y deseo de ser un protagonista para brillar en el espacio sideral y no en la tierra en la que todos nos conocemos.

Por si fuera poco, un profesor,dicente o docente muy inseguro respecto a su capacidad de ejercer la docencia: El enfrentamiento o miedo escénico de dar clases a sus alumnos lo pone nervioso y éstos darán muestras de aburrirse y s evadirán del aula. Entonces él se considerará un fracasado. Verá que su trabajo  es más un infierno que el paraíso podría ser para muchos.

Debería saber y entender que su terapia consistiría en ser y en darse cuenta de que “saber mucho“, “ser muy listo“, “cumplir con el trabajo“, son necesidades frágiles, tontas e innecesarias, impropias de una persona madura. Un buen profesor de formación/educación vial es el que sabe comunicar buenos conceptos normativos, importancia de las señalizaciones y , la parte más excelente: la prevención de los riesgos viales.. Sintiéndose de verdad en estas circunstancias, te convertirás en el mejor docente de tu centro de formación/educación vial. Un docente filosoficamente maduro que pretende enseñar con “humildad” lo poco que sabe, situando el amor a su tarea, profesión y alumnos por encima de todo lo demás.

                                             JMLM del Nw

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.