LA CREENCIA DE QUE CON INNOVADORAS, ATREVIDAS Y ESCANDALOSAS OFERTAS EN EL MUNDO DE LAS AUTOESCUELAS SE LLEGARÁ A SER RICOS….

El error de muchos empresarios que comienzan a trabajar en la enseñanza de la conducción (Centros de Formación Vial o Autoescuelas) es que, lamentablemente, siempre caen el mismo yerro: creer que con sus innovadoras, atrevidas y abusivas ofertas pronto llegarán a ser ricos. Rara vez y difícilmente esto ocurrirá, ya que el problema está en que no se trata de empezar siendo grande, más bien de terminar siendo grande. Detrás de cualquier capítulo deslumbrante que pueda aparecer en los periódicos o redes sociales existe mucho tesón. La mejor filosofía para alcanzar el éxito es subir peldaño a peldaño para alcanzarlo, trabajar sin prisas pero sin pausas. También el movernos:<< Lentos, pero seguros como los astros>> lo decía Erasmus. Lo importante es definirnos claramente si queremos ser profesionales de la Educación/ Formación Vial o ser unos extravagantes guachinangos vendedores de sistemas para obtener el permiso de conducir.  Se necesita, para mejora del sector, empezar a caminar y no parar para cambiar y que la ciudadanía nos considere necesarios para el aprendizaje de la conducción y no como intermediarios de un comercio vil e inmundo que nos destruye a todos y que una simple huelga, ajena a nosotros, nos lleve a la ruina. Tenemos que regresar y buscar el “prestigio” que teníamos antes o tenían nuestros mayores, enriqueciendo los valores del AULA, casi desaparecida en estos tiempos. Lo más importante es tener como obsesión y deseo dar siempre lo mejor al ciudadano aspirante a recibir nuestras enseñanzas para, en un futuro, salvar su vida, disfrutando mucho de nuestras tareas y enseñanzas en beneficio de mejorar la salud pública. Si se hace así, el resultado o buen fin, de una u otra manera, terminará llegando.

Los tiempos de las ventajas competitivas duraderas ya pasó, siempre existen personajes envidiosos y desconsiderados planeando nuestra desaparición o ruina. O vamos por delante de ellos, o lo lograrán. Si nuestras enseñanzas/servicios son buenos y tienen demandas atractivas, nos tratarán de imitar o copiar o incluso superarnos. Pero no existe otra opción.

No debemos tener miedo al fracaso, es una parte más del camino hacia el éxito. Lancemos nuestros productos del buen aprendizaje en el momento idóneo, y después, que los usuarios sientan, aprecien y determinen la satisfacción de haber recibido la excelencia del producto educativo/formativo. Ellos  serán los jueces si hemos conseguido la meta pretendida.

En el mundo de los emprendedores creativos de las autoescuelas, casi siempre, la mejor opción es:  <<disparar primero y apuntar después>>. Hasta que no se lancen las ofertas, productos y servicios al mercado nos se sabrá cuál será la reacción de los futuros alumnos consumidores. Se pueden incluir diversas cosas y productos, pero son los clientes/alumnos los que, finalmente, confirmarán o rechazarán nuestros presagios de éxito. No siempre se acierta en aquel proyecto que se pensaba que podría triunfar acaba o termina pasando desapercibido, y aquello  que pensábamos que no gustaría finaliza siendo un éxito. Nunca debemos entrar en el supuesto de nada, lo mejor es poner en el mercado nuestras ofertas o propuestas y reacciones . Y a partir de ese instante ajustar y afinar el tiro al blanco.

                                                             JMLM del NW

http://www.clubautoescuela.com

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: