Inseguridad, cagana, miedo y “líderes tóxicos/manipuladores”.


Muchas situaciones crean inseguridad, cagana y miedo y son las idóneas para que surja el estrés, el nerviosismo, la inseguridad y otras cosas conocidas por todos y, por tanto, nos cueste más controlar o manejar nuestras “emociones” y su efecto sobre los demás honrados compañeros. Es decir, tenemos más facilidades y tendencias para llegar  a ser “tóxicos” y “manipuladores“, máxime si nos encontramos en paro, situación económica a la baja, o no podemos realizar o conseguir nuestros sueños, si somos explotados en el trabajo o, más grave, si sufrimos las consecuencias de una huelga infinita y salvaje que daña contundentemente nuestros intereses y hace peligrar nuestra economía familiar con peligro de cierre de nuestros negocios/autoescuelas sustento de nuestras familias. <<En un mundo donde el bienestar de las personas no es una prioridad y todo va demasiado rápido (avances tecnológicos y científicos) los cambios políticos…., solo unos pocos pueden estar a la altura>>Lisa Petro,experta en multiculturalidad. Los restantes vivimos en un estado de constante cansancio o agotamiento, dado que intentamos llegar a metas que nos imponen desde fuera, en este caso la Administración del Estado. Solo tenemos tiempo para mantenernos al día, no existe lugar para procesar las “emociones“, que quedan apartadas y arrinconadas y terminan haciéndonos daño u heridas difíciles de curar y, a veces sin sentirlo y darnos cuenta, también  los demás actores de este drama o tragedia que en estos momentos vivimos.

La solución sensata pasa por aprender a dar una salida “no dañina” a nuestra difícil situación que nos han provocado tanto “cabreo” y “malestar”; donde podemos elegir  no aceptar las “emociones” que nos llegan, no retenerlas ni incubarlas con el fin de que no se produzcan sensibilidades extrañas o ese producto intermedio “contaminante” del sentimiento de “ofensa” como ocurre muchas veces y que da motivo para que algunos “líderes manipuladoreslevanten el pendón “blanco e inmaculado” de las bondades como castos defensores de la profesión. Y es que, para protegernos de líderes manipuladores, emociones y situaciones ponzoñosas o venenosas, probablemente, en primer término, tengamos que aprender cómo ser más positivos y menos tóxicos para nosotros mismos.

Algunos creen que sus dotes manipuladoras son una escalera para conseguir sus fines, de ahí que podamos decir que estos personajes psicópatas, son indiferentes al dolor de los demás, dado que no procesan las “emociones“; no tienen idea de lo que es el remordimiento ni del daño que hacen a los demás, menos la comprensión. Más bien son fríos, egocéntricos, calculadores, con un instinto natural de detectar los puntos débiles de los demás y su vulnerabilidad  entrando como los matadores de toros a dar la puntilla.

Su “carisma” y “encanto natural” (grandes charlatanes antre la TV y ligeros de boquilla), sus dotes manipuladoras, grandilocuencia, su pretendida personalidad los convierten en “lÍderes” o “maestros” para dominar a sus “soldados” y a los demás en los momentos de desesperación y difíciles para la profesión. Su fluidez verbal les permite manejar y gobernar las situaciones emocionales para salir como los eméritos salvadores del pueblo, sabio, soberano y, a veces, un poco despistado o no preparado para estas situaciones imprevistas.

Para colmo y oprobio, es difícil librarse de ellos. Usan a los demás para su beneficio y codicia personal, pero tienen mucho cuidado que no se les vea le “plumero“, sin apartar en ningún momento la gente de su lado, ya que la utilizarán como medio para conseguir sus ocultas ambiciones. Si se pasan de la raya o sobrepasan, inventan sin dificultad y esfuerzo una retahíla de excusas, disculpas y promesas para preservar la relación y el liderazgo y sus futuras oportunidades de satisfacción personal. Tenemos que creer en ellos ya que nos proveerán del “maná” para atravesar este desierto de incertidumbres que nos ha creado la “huelga de los examinadores de Tráfico” y la fría, desconcertante e insensible actuación de una Administración indiferente a los inmensos daños colaterales que ocasiona y ha ocasionado a terceros rehenes y perjudicados en este conflicto irracional sin tener arte ni parte en el mismo,  dado que somos honrados ciudadanos que pagamos religiosamente nuestros impuestos para alimentar y satisfacer en sus “peticiones” a estos probos y honrados ciudadanos.

                                                                   Breogán del NW

http://www.clubautoescuela.com

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.