ACTUACIONES EN SITUACIONES EXTRAÑAS Y DE RIESGO EN LA CONDUCCIÓN DE VEHÍCULOS AUTOMÓVILES.

Muchas veces nos encontramos  con dos grande problemas en las vías públicas la “conducción lenta” y la “conducción descortés”  del “tocapelotas” o “el culero pisa talones“.  ¿Cuál sería nuestra reacción en una situación en la que el conductor que nos precede transita muy lentamente dificultándonos el adelantamiento? o una situación de “conducción descortés” caracterizada por una falta de atención hacia otros usuarios de las vías. En este otro caso, ¿De qué forma reaccionariamos en una situación en la que otro conductor es un “culero” o “pisa talones” y toca el claxon constantemente porque no puede efectuar el adelantamiento?

En ambos casos de “conducción lenta del vehículo que nos precede” o “conducción descortés porque nos pisan los talones los sistemas o estrategias a afrontar más frecuentes son similares en ambos casos, concretamente centrarnos en la tarea  de intentar  desarrollar planes para actuar de forma positiva o escapar de la situación y reevaluación, aprendiendo del pasado para sentirnos mejor y mantener un estado sereno de los nervios, seguidas por facilitar de forma temporal actividades o maniobras dirigidas a hacer más fácil la situación más que para evitarla. Las conductas menos frecuentes son desafíos de tipo confrontación, que incluye, además de enfrentamientos directos, el desahogo del cabreo o enojo mediante  la asunción de riesgo y autocrítica , resignación con la tarea realizada y autoculpabilización por la situación creada.

En resumidas cuentas, podemos decir que disponemos de varias estrategias o sistemas de desafíos o de afrontamiento en cada situación específica de conducción reseñada, y ponemos en marcha una de ellas en función del nivel de irritación, frustración, enojo o enfado experimentado. Así, cuando sintamos  elevados niveles de frustración, es más probable que recurramos a una estrategia de confrontación.

La información anticipativa o preparativa es el mejor sistema o estrategia para prevenir situaciones de riesgo o conducción difícil. Las personas que se encuentran preparadas  para condiciones difíciles o adversas del tránsito presentan menos tendencia a sufrir emociones  negativas  durante la conducción.

La información anticipada  incrementa la sensación de sentimiento de control y reduce la emocionalidad experimentada  en diferentes situaciones del manejo o conducción. La información preparatoria puede ayudar a los conductores  a formarse expectativas  reales sobre las condiciones del tránsito y tiempos de llegada, de modo que se incrementa  la percepción del control sobre la situación de la conducción.

Los significados o implicaciones prácticas están claras. Por una parte , es de vital importancia o fundamental conocer las estrategias de afrontamiento utilizadas por los conductores , dirigidas a solucionar los problemas existentes o a regular las emociones experimentadas  en cada una de las situaciones viales específicas. Por otro lado, ya que conforme el ambiente vial se convierte en un sistema de estimular sobrecargado y que ocasiona perpetuas  y frecuentes frustraciones  para el conductor, se necesita el diseño y aplicación de medidas  orientadas a entrenar al conductor en la “tolerancia” a la frustración de las condiciones específicas  y diferentes de conducción así como en el manejo del “estrés” experimentado.

                                                       Breogán del NW

 

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: