LA ESPERANZA EN QUE SE RESUELVA EL CONFLICTO Y SE FINIQUITE LA “HUELGA DE EXAMINADORES DE TRÁFICO” ES EL BUEN DESEO DE AUTOESCUELAS Y CIUDADANOS ASPIRANTES A OBTENER EL PERMISO DE CONDUCIR


Es difícil de entender y comprender para todos profesionales de la formación vial de nuestro país, que se ven imposibilitados de ejercer y defender su derecho indeleble de poder trabajar, reconocido en la Constitución Española, que se ven imposibilitados de examinar a sus alumnos, que también tienen sus derechos, dado que los funcionarios examinadores, en una interminable huelga,están exigiendo sus derechos, también recogidos en la Constitución Española, pero que, en este caso, dañan y perjudican terriblemente a terceros que no son actores en el drama y se sienten rehenes en este conflicto entre la Administración y losevaluadores de conocimientos viales“, que en un futuro próximo, con el actual sistema de formación de conductores, se vislumbra una carencia de estos evaluadores por el aumento de aspirantes y jubilaciones de estos expertos y cualificados funcionarios. Lo peor, es la parálisis y catársis que se genera en el sector de las autoescuelas, que las lleva a la miseria, la ruina, la quiebra económica absoluta y la bancarrota en unos momentos muy difíciles para ellas. ¿Qué hace la Administración ante todo ésto? Permanece como un ente insensible, indiferente, testimonial e irresoluta en todos los sentidos ante la gravedad del asunto. Nos recuerda las estatuillas de los tres monos hindúes  y sus expresiones: “no quiero oír”, “No quiero ver” y “No quiero hablar”, que incitan y excitan al “cabreo” y a la “revolución” de los pacíficos ciudadanos.

Sin embargo, la “esperanza” es muy importante, puede hacer el momento presente más cómodo de soportar, más suave y más llevadero con la limosna del 50% de los servicios mínimos. Si nos ilusionamos  con ella, va  a ser mas llevadera la tragedia generada. Va a ser más fácil la situación, podremos sobrellevar mejor la vida actual de asfixia en el trabajo o, mejor dicho, esta penuria amarga  o “viacrucis” interminable e indefinido que padecen unos honrados trabajadores, que nada tenemos que ver con la Semana Santa que queda bastante lejos, pero como sigamos así “algunos” llegarán alcanzarla y salir de penitentes capuchones, a rogar y pedir a la “Macarena” que surja un milagro y se disipen nuestras “amargas penas.” Rompamos y olvidemos los antiguos moldes seamos innovadores y creativos.

En cambio, la ausencia de “esperanza” nos llevará a la depresión, que no es otra cosa que la enfermedad de la tristeza y la desesperación que ya padecemos, por sentirnos indefensos, impotentes  y con ganas de clamar con todas nuestras fuerzas y a “grito pelado¡¡Basta ya!! y vayamos a una “revolución  o cambio” del sistema obsoleto establecido: Inoperante,ineficaz y baldío,

La depresión que en estos momentos padecemos, en términos coloquiales, es vislumbrar una falta de futuro y porvenir, ya que el desorden y la anarquía en todos los sentidos es absoluta. Las autoescuelas lo están pasando muy mal sin remedio alguno, pero lo peor de todo,  es que no ven luz al final del túnel por donde transitan, ni ninguna claridad en el horizonte de la esperanza. Pero pensemos que la amargura del presente será la hiel del futuro y que nuestra profesión, como no cambiemos nosotros, corre el riesgo de desaparecer. También hay que entonar el “mea culpa”. Miremos como está el sector lleno de ofertas engañosas y precios irrelevantes. ¿Es culpa de la Administración? Seamos verdaderos profesionales de la enseñanza de la conducción y no meros “mercantilistas”

Por el contrario, cuando en la esperanza aparece o se observa una mejor “realidad”, nos permite trabajar con más ilusión y luchar sin descanso aguardando una recompensa o tiempos mejores, de ilusión y más agradables.

El caminar por la vida está lleno de situaciones tenebrosas y desagradables, caminos enrevesados y difíciles. <<El dolor, por fuerte que sea, se hace más llevadero si estamos convencidos de que con el tiempo se curará>> Bruno Betellheim. La mayor desgracia e infortunio se hará tolerable si creemos  o estamos convencidos de que pasará. ¡¡Ojalá que así sea en nuestro caso!!

La “empatía” desactiva y pacifica la ira entre las personas. Es irónico decir: <<Con tu sonrisa haces el mundo más bello y confortable>>, cuando cotidianamente, muchos de nosotros, con los problemas actuales que tenemos, amanecemos con cara chinos. Sonreír es bonito, saludable y muy importante, tanto que, si no somos capaces de conseguirla en estos momentos tan difíciles, será muy embarazoso y complicado llegar a un entendimiento con organismos tan irracionales y poco comprensivos como los componentes delconflicto de intereses” que todos conocemos.

Cuando la “actitud” hacia las autoescuelas y la ciudadanía es agresiva,dañosa y negativa, se produce más acritud en el entorno; sin embargo, cuando es positiva ocurre lo contrario. La energía cinética que produce la “ira” o el “cabreo colectivo” puede transformarse en la del entendimiento, la serenidad y la comprensión. Descargar el enfado con algo o alguien que nos enerva e incomoda; muchas veces nos hace sentirnos mejor en esos momentos, pero desgraciadamente estamos viendo que no resuelve el problema. La irritación, enojo, rabia y furia se producen, en este caso, ante hechos abusivos, irreparables y actuaciones injustas de Administración y huelguistas. Es el comportamiento y las consecuencias de una frustración entre dos partes, que pagamos terceros o ajenos al conflicto, y de sentirnos indefensos, maltratados y sin consideración a nuestro derecho constitucional de poder trabajar como empresas y recibir unos servicios establecidos y legítimos para los ciudadanos. Como todas las emociones es una forma de pensar y libre expresión. Esto no quiere decir que se acepten las cosas, que consideramos injustas e irreparables; se trata de que no nos perturben, que no nos secuestren emocionalmente y no nos impidan actuar desde la serenidad, tranquilidad y asertividad.

Tratemos de evitar lo peor: La ruina y desaparición de las autoescuelas. <<Pensar es el trabajo más difícil que existe; quizás sea esa la razón por la que hay  tan pocas personas que lo hagan>>  Palabras  de un hombre incuestionable e inteligente como Henry Ford.

¡¡Por favor, Señores/as de la DGT y del colectivo de examinadores/as!!. Piensen, sean sensatos y lúcidos en algún momento, practiquen la cordura, sensatez y el entendimiento entre ambas partes para llegar a un acuerdo. No se olviden que están creando muchos  o grandes problemas, perjuicios  y males a empresas familiares que para supervivir y llevar algún dinero a casa necesitan trabajar, que por culpa de unas actuaciones poco sensatas, irracionales e ilógicas, van por el camino de la desaparición y ruina.

Una buena voluntad,prudencia, moderación, mesura y sensatez, serviría para evitar este desastre o hecatombe en que vivimos y que nos está llevando al más profundo precipicio. Los hombres superiores e inteligentes siempre piensan en la virtud; los vulgares en la comodidad.

                                           José Manuel López Marín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.