LA INTELIGENCIA, LA CULTURA Y LA SABIDURÍA, SIEMPRE DEBEN IR DE LA MANO

En principio es bueno o necesario aclarar que todos los seres humanos venimos al mundo con unas peculiaridades o singularidades de mayor propensión para ser o no inteligentes, menos nuestro compañero el “alcornoque de Adra Los orígenes o genética en este tema tienen mucho que decir y aclarar, ya que una persona es como es, debido a sus ancestros o familiares. Para ser una persona “inteligente” o “lista” es fundamental desarrollar una serie de características. Sin duda, la voluntad es la primera que se tiene que trabajar, pues para poder poner en práctica lo que uno desea o quiere hay que realizar con cierta impetuosidad una labor personal profunda.

La dotación genética va a definir si una persona será más o menos inteligente. Todos nacemos con una determinada inteligencia que, si bien se puede desarrollar, es distinta en cada individuo. La “inteligenciatiene un gran componente hereditario que está directamente relacionado con el ambiente o entorno en el que se encuentra, mueve o desarrolla una persona. Si unos padres no han sido excepcionalmemte “inteligentes“, sus hijos sí pueden serlo. Para poder y conseguir ser una persona “inteligente“, una de las primeras tareas a realizas es cultivarse y adquirir sobrados conocimientos.

En estos días, la cultura y la sabiduría son los principales ingredientes y diferenciadores de cada persona. Estamos y vivimos en una sociedad en donde todo el mundo puede o desea aparentar tener conocimientos o saber. Pero, a la hora de la verdad, en el instante de demostrar lo que uno sabe o conoce, se descubren con facilidad las cartas y aparecen las “carencias o las virtudes”. Es por ello que lo primero que tendría que hacer una persona es ponerse a leer, descubrir el universo y la inmensidad de la sabiduría y sapiencia más allá de lo que creemos que sabemos. Para ello es bueno ir  adelantado a la hora de devorar y adquirir conocimientos y, sobre todo, profundizar en los mismos. Se necesita saber mucho sobre determinadas materias y algo más sobre determinados temas de interés o actualidad para no quedar rezagados. Siempre estaremos a tiempo de abrir nuestros espíritus e impregnarlos de todo aquello que en un principio no parece del todo de nuestro agrado o interés. Sólo leyendo y estudiando sobre todo aquello que no se sabe, nos damos cuenta  del universo infinito de las ideas que hasta entonces teníamos desconocidas.

El hombre superior  suele ser cortés, pero no rastrero; el hombre vulgar es rastrero pero no cortés. La naturaleza de los humanos es siempre la misma; lo que los diferencia son sus hábitos. El hábito crea la costumbre y es una especie de segunda naturaleza. No hay nada más poderoso que el hábito. Lo que antes eran vicios son ahora costumbres.

                                                      José Manuel López Marín

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: