LA “MENTE”, EL “CEREBRO” Y LOS PENSAMIENTOS POSITIVOS Y NEGATIVOS


En muchas ocasiones hacemos comentarios, hablamos y confundimos “mente” con “cerebro“, pues no se trata de lo mismo. El cerebro es una parte física que actúa como una estación receptora de sueños, pensamientos e ideas que provienen de la “mente.” Salvo que nuestro cerebro se encuentre dañado de alguna forma, nuestra mente es capaz de crear y concebir ideas tan buenas y edificantes  como las del individuo más genial y más grande. Si no lo hace, es por causa de malos hábitos mentales: Hemos llevado la contraria a nuestra mente manteniendo pensamientos de frustración, carencia, melancolía y mala salud.

Siempre viviremos una existencia vulgar hasta reeducarnos tanto en nuestra mente “consciente” como en nuestra mente “creativa” para que aprendan a crear y sostener pensamientos “positivos” y constructivos“. No como la “mente” vacía, viciada, tóxica, trasnochada e ilusa de algún “universitario” grandino y, a la vez, superhombre, fantasma y aspirante a profesional, que es “portavoz” de de la voz de su “amo”, con cantidad de enfermizas choradas.

El proceso de “reeducación” de nuestra mente es simple, pero requiere permanencia y constancia. Sin bajar el nivel en ningún instante, decidamos exportar todos los pensamientos negativos que intenten entrar en nuestra mente. Si tenemos un trabajo a llevar a cabo y nos sentimos inclinados a pensar que es demasiado pesado para nosotros y no podemos realizarlo, cambiemos nuestro pensamiento a una situación positiva. Comprendamos y entendamos que ese trabajo está diseñado para nosotros, que somos plenamente capaces de hacerlo o realizarlo. Encontraremos que nuestra mente “creativa” dirigirá a nuestra mente “consciente” de tal modo que acometa  la tarea con espíritu de éxito, y veremos que podremos lograrlo con facilidad.

No olvidemos que una sola victoria a la recién mencionada no asegura que hayamos eliminado nuestro pensamiento “negativo”. Indica y significa que, por un esfuerzo “consciente”, fuimos capaces  de hacer algo que en un principio parecía muy difícil. Tendremos aque seguir trabajando en ello. Cada vez que intentemos llevar a cabo alguna tarea y nos veamos bloqueados con la expresión “no nos es posible” o “no podemos”, volvamos a comenzar; sostengamos el pensamiento de que podemos hacerlo, que será fácil que disfrutemos de ello.

Siempre que eliminemos un pensamiento “negativo”, resultará más fácil.  y resultará natural.  Con el tiempo, no muy prolongado, se habrá formado un nuevo patrón de hábitos y nos resultará natural que pensemos en el término o forma de  que “puedo”. Un poco de racionalización nos ayudará a conseguir lo que se pretende.

                                                          Breogán del NW

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.