LAS AUTOESCUELAS O CENTROS DE EDUCACIÓN/FORMACIÓN VIAL: EL TIEMPO COMO FACTOR IMPORTANTE Y PRIMORDIAL

Sin duda organizar el tiempo en nuestra profesión de “formadores viales” es fundamental y primordial. Si conocemos cuándo comenzamos una “actividad“, es determinante saber también cuándo debemos terminarla. De esta forma, la misma finalizará con éxito, sin desperdiciar nuestro tiempo y atención. Decía Henry Ford: <<La mayoría de las personas gasta más tiempo y energía en hablar de los problemas que en afrontarlos y buscar soluciones>>. Cuanto más tiempo desperdiciemos o perdamos resolviendo situaciones que ya pertenecen al pasado, obsoletas y que no nos proporcionan beneficio alguno, menos tiempo tendremos para encontrar nuevos proyectos y nuevas soluciones que nos lleven a conseguir éxitos. No perdamos el tiempo con exámenes ni examinadores, busquemos otros horizontes inteligentes y saludables para nuestras economías. Nuestra misión es formar/educar para conseguir “buenos conductores seguros y fiables” para el uso de las vías públicas. Potenciemos proyectos de buena formación vial que prestigien al profesor y sensibilicen a la ciudadanía de la “necesidad” de acudir a la Autoescuela para adquirir los conocimientos necesarios que en un futuro puedan salvar sus vidas en el tránsito por las vías públicas-

La eficacia en el uso del tiempo es uno de los mejores recursos que debemos tener en cuenta  para conseguir nuestros objetivos o llegar a nuestras metas. Siempre empleando la lógica, la razón y el respeto a los demás. Sin duda el tiempo es acción y determinante en todo hecho o actividad.

En estos tiempos de locuras infinitas en las autoescuelas, la velocidad es pura “esencia” y cumple un papel muy importante y determinante, por eso cualquier inconveniente que nos surja durante nuestras tareas cotidianas es motivo para que surja el mal humor, cabreo, nerviosismo, enojo o ponernos iracundos.

Cada vez más utilizamos  las “redes sociales“. Todo el tiempo lo pasamos y nos encontramos corriendo y, curiosamente, no sabemos para qué. Pero vivimos en una época que todo es velocidad, todos corren…y, por supuesto, nosotros también.

Bernard Shaw dijo: <<Las personas corrientes piensan una vez al año y que él era brillante gracias a que pensaba un poco una vez a la semana>>.

Nuestros sentidos nos capacitan para ejecutar nuestras acciones de forma correcta; el problema está o surge cuando estamos todo el día corriendo o apresurados, queda mermado nuestro tiempo de pensar, escuchar, para responder, porque para todo ello necesitamos tiempo.

Para generar “ideas y buenas razones” se necesita tiempo y sentido común, lo mismo para conocernos a nosotros mismos y saber si somos capaces de crearlas y ejecutarlas.

Es necesario siempre en nuestra profesión saber y conocer, en todo instante, cómo acomodarnos y adecuarnos a las necesidades profesionales y personales, que no son iguales o similares para todos. Saber lo que es prioritario y fundamental, y diferenciar lo imprescindible de lo prescindible, lo urgente de lo aplazable. En muchos casos es más importante ser humilde y dejarse aconsejar y ayudar. No ser “divinos”.

El ocio, el descanso y el recreo son necesarios: tendremos pensamientos más nítidos y claros, con mayor discernimiento de lo bueno y de lo malo, las mejores ideas y los mejores proyectos surgirán de nosotros y nuestros sueños. Cuando la mente está alejada, distendida y libre de la presión del tiempo, de reuniones, móviles, notebooks y obligaciones estaremos en situaciones optimas de conseguir algo.

Para obtener buenos resultados en cualquier proyecto profesional de futuro, debemos ser conscientes  de que además de administrar de forma sensata y adecuada nuestro tiempo, es preciso dormir lo suficiente. Al descansar mal, nuestro rendimiento y  sus resultados serán insatisfactorios, por lo tanto, no serán mejores.

Querer abarcarlo y hacerlo todo a la  vez nos demandará tiempo y redundará  en “agotamiento”, baja productividad y resultados mediocres.

Si tenemos mente, se supone tenemos ideas. Todo se origina y crea en nuestra mente, todo nace en ella. Están dentro de nosotros, tenemos que autorizarlas para que salgan al escenario del mundo, que, a la vez, sean actrices y cobren vida, para la creatividad y generar realidades razonables y sensatas. Trabajemos en grupos dinámicos o generemos seminarios útiles y encaminados a conseguir una mejor formación de los conductores viarios mediante las autoescuelas.

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: