LAS “FOBIAS SOCIALES”, “ANSIEDADES SOCIALES” Y LAS CRÍTICAS DESAFORTUNADAS Y MALÉVOLAS

La opinión de los demás sobre nosotros, no tiene que importarnos ni tiene que volverse nuestras realidades. Hay  personas extrovertidas que se caracterizan por dar rienda suelta a sus sueños y pensamientos, otras introvertidas que se reservan y guardan en su interior sus sentimientos, otras que son sumamente “tímidas” porque dentro de ellas  existen áreas en la que no se encuentran ni sienten bien, y otro grupo de personas  que padecen de “ansiedad social“, actualmente llamada “fobia social” (cantidad de ellos los encontramos en los chats de protesta que se llevan ahora de moda). Por eso, ante la crítica“, pensemos : << Es solamente y simplemente una opinión distinta  a los demás o más bien una falta de empatía o simpatía en algunos casos>>

Algunos” te critican porque creen que vives o estás distraído. ¿Estoy distraido porque no atiendo ni soy sensible a sus comentarios o disquisiciones? Puedo decir que es inexacto, más bien me estoy mordiendo la lengua por no dar réplica a sus ilustraciones o explicaciones rutinarias, vacías e incoherentes, que, a veces, ya me aburren por ser repetitivas, cansinas, molestas y monótonas.

La “distracciones“, muchas veces o la mayoría, tienen que ver con la “ansiedad“, frente a situaciones que la generan en cantidad, por lo que hace que la mente se “distraiga” para evitar esas situaciones temidas y desagradables que provocan los histriones en las reuniones.

Muchas veces pienso que vivo exigiéndome  más de lo necesario, soportando a maleducados e indocumentados charlatanes, convirtiéndome en mi mayor crítico por hacerles caso ¿Por qué?

La verdad es que criticarse a uno mismo es una señal de inseguridad. Cuando nos sentimos inseguros, como respuesta a esta “emoción” comenzamos a sentir también ansiedad“, “miedo a la crítica“, rechazo a la misma, por la pérdida de tiempo que  nos genera.

Todos tenemos un tercio de compañeros que nos aman, un tercio que nos odian, y un tercio de ellos que no nos conocen, pero igual y con osadía opinan sobre nosotros. Luego dediquémosnos y concentrémonos en los que nos quieren.

Muchos nos critican y se oponen a los buenos deseos de hacer una formación vial integral y reglada, programada, eficaz, de calidad, obligatoria y controlada por la Administración mediante sistemas biométricos u otros similares que verifiquen la asistencia de los alumnos a clase, así como la formación y prestigio de los profesores que realizan esta tarea formativa para conseguir buenos,sociables y seguros conductores de automóviles. Lo hacen por ignorancia, pereza, seguir con rutinas obsoletas y cantidad de ellos porque priman más los intereses mercantiles que enseñar a conducir.

Cada profesional ve la “realidad” desde el punto de vista que le conviene. ¿Por qué? Porque cada uno de ellos tiene un punto de vista diferente con respecto a cada tema o cuestión. Sencillamente tenemos que entender y comprender, si quien nos hace una crítica es un experto en la materia, debemos escucharle y pedirle más detalles, abrirle nuestra mente y corazón, poniendo en práctica sus sabios consejos y sus amistosas palabras; en este caso no se trata de una crítica sino un deseo y voluntad constructiva de hacer algo por la seguridad vial y la movilidad sostenible.

La baja estima en un profesional de la formación vial hará que siempre recuerde lo más triste, los peores momentos de la huelga pasada y los fracasos. Todo lo que puede recordar otro profesional cuya autoestima  se brillante; ella elige siempre los buenos recuerdos y el camino del éxito. <<Las buenas palabras valen mucho y cuestan poco>> George Herbert.

Cuando un “profesional protestatario“, en vez de ser sensato y dialogar, va directamente a la confrontación, al choque, o peor, a la descalificación o al insulto (como algunos en los chats), podemos hacer dos cosas. Una es detenernos y ponernos desde el mismo lugar y la otra, no deseable, mandarlo al carajo como dicen allende los mares. Las palabras bendicen o maldicen. De acuerdo a lo que tengamos en nuestro corazón hablaremos. y de lo que nos alimentamos dependerá lo que salga de nuestra boca. Si pronunciamos bendiciones, nos nutriremos de bendiciones. Si pronunciamos maldiciones, nos alimentaremos de maldiciones. Tenemos que rodearnos de aquellas personas que suman en nuestra profesión y en la vida, que aportan innovación y creatividad. Caminemos con aquellos compañeros que tienen nuestra misma naturaleza, el mismo corazón, mismos sueños e ideas, mismas pasiones, y con esos compañeros vamos a poder conseguir lo que pretendemos “dignidad y prestigio en el sector de las Autoescuelas”.

“Los gallos andan con las gallinas, no con los zorros y las zorras”. La rabia y el odio solo son descargas, que no le hacen bien a los que las descargan ni a los que las reciben. En algún momento, esos mismos compañeros que han descargado su furia sobre los demás se sentirán mal con sigo mismo.

Que este año que vamos a entrar 2018, nos llegue limpio de odios, venganzas y rencores y nos reconduzca por el camino del bien y la felicidad para todos.

                                                           L.M. del NW

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: