EL “AGOTAMIENTO” O SENSACIÓN DE ENCONTRARNOS “QUEMADOS”…..


Permanentemente estamos viviendo, en estos tiempos, bajo una presión inmedible, continuo estrés,agotamiento y llenos de insatisfacciones, lo cual según estudios científicos reduce la expectativa de vida que nos corresponde.

Estamos inmersos en una singladura que sabemos donde comienza pero no dónde termina; ni siquiera distinguimos la línea de llegada ni las postas donde tomar agua y reponernos antes  de comenzar de nuevo la marcha. Decía Descartes:<<Poseer una mente vigorosa no es suficiente, el primer requisito es aplicarla debidamente>>

Tanto repetimos estas conductas que nos adaptamos a ellas, y no nos paramos a ver qué nos sucede ni hacia dónde estamos caminando.

Para salir del “agotamiento” necesitaremos descubrir qué es lo que nos interesa e importa. Determinar nuestro presente proyectar nuestro futuro. Realizar lo que es importante, lo que suma para nosotros, no lo que nos resta o no agrega nada. Sería importante que lo entendieran “algunos” de nuestros compañeros que navegan con rumbo desconocido y hacia las tinieblas, que solo les interesa el dinero, el poder, la manipulación y el protagonismo inbécil.

Una mirada hacia el interior y una reorganización de nuestros objetivos o metas, un cambio de hábitos y ordenación de nuestras emociones, nos permitirá salir del “agotamiento” en que nos encontramos sumergidos. Todos necesitamos un mínimo básico de tensión, pero cuando esta es demasiada, nos llega el “agotamiento”.

Alguna persona inteligente dijo:<<La vida es como las cuerdas de un violín; para que produzca sonido deben estar tensadas en su punto ideal o justo, porque si están muy flojas no suenan, pero si se tensan con exceso se rompen>>.

Los científicos e investigadores dicen que la enfermedad del momento o siglo es el síndrome de “burn out“, llamando así a la sensación de frustración o fracaso, de agotamiento y desgaste por la sobrecarga de tensiones que sufrimos los profesionales de la formación vial.

De esta forma, los profesionales de la formación vial sentimos un agotamiento total en todas las etapas de nuestras vidas: emocional, física y espiritual.

Profesionalmente y de forma vulgar  se llama a esta enfermedad “síndrome del quemado o desgaste“, y nace o se gesta en un periodo de uno a tres años en profesionales muy motivados que, a pesar del descanso, no logran reponerse del agotamiento.

En pocos instantes, cuando uno es receptor de hechos o circunstancias estresantes y al mismo tiempo se acumulan múltiples estímulos negativos, el profesional se siente como si le hubiese caído la Torre de Hércules encima; se divorcia, es despedido de su trabajo, le roban en casa, fallece un ser querido….todo de repente en unos instantes. Entonces este profesional  entra en el llamado “agotamiento” o se siente “quemado“.

Las dificultades o entorpecimientos vienen de uno en uno: huelga de examinadores de la DGT, por tanto: la incertidumbre de exámenes con la consiguiente disminución de ingresos y quiebra de la autoescuela por no poder asumir deudas contraídas para el mantenimiento de la empresa, deudas a la seguridad social e impuestos,impago de salarios a los profesores y demás profesionales, los consiguientes problemas familiares por carencia de dineros, …..poco a poco, sin darte cuenta, entras en el “agotamiento” y nos convertimos en unas personas irritables e insoportables, momento propicio para que los “manipuladores” jueguen y se apoderen de nuestras “emociones”.

El gran problema en estas circunstancias  de estar agotados o casados es tomar decisiones erróneas o equivocadas. En estas situaciones siempre se decide mal.

Nunca abandonemos nuestros objetivos o metas, ya que el problema no es nuestros sueños , sino nuestro agotamiento. Mucha gente se agota porque no sabe ni quiere delegar.

Jamás olvidemos que la “envidia”, que hay mucha en estos tiempos, es el más mezqino de los vicios, se arrastra por los suelos como las serpientes.

José Manuel López Marín

 

LA “GRATITUD” COMO FORMA DE EXPRESAR EL AMOR Y NUESTROS BUENOS SENTIMIENTOS


Hablamos siempre de una palabra que cada vez más escasea, me refiero a la “gratitud“, que muchos la definimos como: <<Una de las formas de expresar amor>> Por eso, cuando nos sentimos completamente agradecidos por lo que nos ha dado la vida y nuestra profesión  y por lo que estamos viviendo, apenas nos quedan espacios para el miedo que otros tratan de provocarnos.

Podemos animarnos para comprobarlo. Existe una gran diferencia de transitar por esta vida con “miedo” y la “mente” llena de problemas y preocupaciones a vivir lleno de “gratitud“, agradeciendo y quedando satisfechos con todo lo que recibimos, menos el “tontin, prepotente y engreído” de Granada con sus divagaciones falsas y estrafalarias.

Nuestras mentes no entienden la “negación” si son sensatas, porque en el fondo la “negación” es la carencia de la “afirmación“. Lo mismo que la oscuridad es la ausencia de la claridad o luz. Por esta misma razón, cuando a nuestra “mente” le damos una orden negativa, le es imposible entenderla, se queda con la frase normal como está expuesta pero sin la negación.

Por eso, cuando alguien te dice no pienses en determinada forma o color de una cosa, tú piensas como te da la gana y lo haces en lo mismo, como un instinto de rebeldía. No entiendes la “negación“. La mejor forma de evitar un pensamiento que nos está molestando o perjudicando es dirigir nuestra atención hacia otra cosa. <<En un espacio de gratitud queda poco espacio para el miedo>> Alonso Puig

Uno de los hábitos que marca una gran diferencia en nuestra vida es justamente la “gratitud”. Cuando la practicamos cotidianamente, notamos el cambio en esos precisos momentos.

En ningún procedimiento o método pueden coexistir órdenes contradictorias en el mismo instante. No podemos amar y odiar a la misma persona a la vez. Un GPS no nos puede dirigir a dos lugares diferentes al mismo tiempo. No podemos sentir “celos” y “confianza“al mismo tiempo, que es lo que le pasa a “algunos irracionales“de alguna plataforma. No puede haber Luz y oscuridad al mismo tiempo. Lo han entendido bien personas que la han abandonado recientemente. La “manipulación” es el arte que siempre trata de confundir la “claridad” con la “oscuridad” para enturbiar las mentes eludiendo el sentido común y la razón.

Todo en el mundo que vivimos responde a una “dualidad“. Todo tiene principio y fin. En el fondo, el “amor” y el “odio” son los dos extremos o polos de un mismo sentimiento. En realidad solo existe el amor, el “odio” es una ausencia o carencia de amor. Por dicho motivo o razón no podemos sentir nada sin amor (odio) y mucho amor al mismo tiempo. La “tristeza” es la ausencia de la “alegría”. La “ira o cabreo subido” es la carencia de “paz“. El “valor” la ausencia del “miedo“. La “queja” del “sermoneador” de la Sierra e las Yeguas es la ausencia de la “gratitud“, que debería tener a esta profesión en la que estamos todos, aunque él se considere infalible. La “pobreza” y la “hambruna” la genera la carencia de la “riqueza”. La “intolerancia” de algunos/as es la ausencia de la “sensatez” y “tolerancia”, lo que le ocurre al “aldeanillo” de Montefrío granadino. El “enfado” o “cabreo” es la ausencia de la “compresión“, y el “sufrimiento” es la ausencia de la “aceptación”.

Por dichas razones, cuando nos situamos en un extremo corremos el riesgo de pasarnos a al otro.  También pasa a veces,  que cuando el “amor” se convierte en “obsesión” y “dependencia emocional”, ya no se le puede llamar “amor“,es “miedo” que puede convertirse en “odio” y “rencor” en el instante, muy abundante en estos momentos de serios problemas en nuestra profesión.

Lo mismo es cuando tenemos “euforia“, si no sabes administrarla, podemos pasarnos al extremo de la “tristeza“, también con extremada rapidez. De ahí la importancia de saber gestionar las emociones o estados de ánimo.

Nuestra vida y la propia profesión de formadores/educadores viales, continuamente tiende o pretende lograr o localizar el “equilibrio”. Por eso, si nos aproximamos a un extremo, va a suceder algún fenómeno para conseguir el “equilibrio” o “nivelación“, como los vasos comunicantes de Arquímides.

Por eso, suceda lo que suceda en nuestra vida o profesión, nunca nos alarmemos y asustemos. Nada permanece en estado inmóvil, permitamos que la vida siga en su estado de movimiento. No le demos tanta importancia ni  a lo bueno ni a lo malo que pueda aparecer en nuestras vidas. Disfrutemos de nuestras vivencias del día a día evitando retener nada.

Si nos sentimos felices en el momento, disfrutemos de este valioso y agradable estado. Si sentimos “tristeza” o algo de “angustia“, no nos preocupemos ya que pasará con el disfrute de la compañía de los familiares queridos en las dulces playas gaditanas o de toda “Al Andalus”. Nada permanece “inmóvil” en el universo. Nuestra naturaleza siempre busca el equilibrio.

Yo, personalmente, no soy débil por naturaleza, por lo tanto no tengo ganas de “venganza”. Tampoco soy fuerte, por lo que no soy pródigo a otorgar perdones; pero “algunos” me tachan, sin yo saberlo,  de algo “inteligente”, por lo que ignoro las”gilipolladas” que dicen y manifiestan “algunos” incomprendidos  descerebrados  e irracionales de la tierra del “ronquío”, que como buenos “ácratas” todo lo ven al revés o inversa. Observan sombras extrañas y maliciosas tanto en el día como en la noche, toda su mente son contradicciones.

¿Todo ésto para que nos sirve?  Nos sirve para rectificar o reconducir el rumbo del barco de la “formación /educación vial”  en el instante que deseemos. Mejor, para dirigir el “poder de nuestra mente” hacia donde nosotros queremos o deseamos. Siempre tenemos la libertad en qué enfocamos y hacia donde dirigir nuestras miradas, cómo ver la realidad y las decisiones que tomaremos.

<<Todo es doble, todo tiene dos extremos o polos; todo, su par de opuestos; los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado: los extremos se tocan>>, Kybalión

                                                            J.M.L.M. del Nw

¿Debemos tener mentalidad de progreso, cambio, proyección, estudio….o dejarnos intimidar por irresponsables interesados y deseosos de “dinero y poder”?


El gran problema de nuestros compañeros de profesión es llevarse bien consigo mismo, si eso fuese así, se llevarían mejor con los demás,  serían más solidarios y felices en todas sus acciones. Todo lo que necesitamos para ser felices reside en nuestro interior. Tenemos que aprender a respetarnos, a querernos, a mimarnos, a dar la mejor imagen de nosotros con las mejores sonrisas. Nadie puede marcarnos ni señalarnos nuestra “autoestima“, sólo podemos hacerlo nosotros. Porque para conseguir nuestros sueños, tenemos que tener buena estima de nosotros. Ese es el gran problema de muchos que se creen doctores en la “formación vial” y se pasan el tiempo intrigando, mintiendo, creando falsedades, realizando acciones sucias, bajas y perversas con el solo fin de conseguir su objetivo de desestabilizar el sector de autoescuelas para conseguir sus fines o medros económicos. Ya lo vemos todos los dias con los sermones matinales del “predicador” de la Sierra de las Yeguas, que todo lo que trasmite son inexactitudes llenas de paja infinita, que solo buscan protagonismo y ganas de poder. ¡Perdón! , era con “j”.

Se puede entender  cómo una “Fundación” respaldada por una Universidad de prestigio, que debería actuar sin ánimo de lucro, hace una UTE con otra Fundación de reciente creación sin apenas solvencia, con casi los mismos miembros, y lo más sospechoso, lleva como secretaria a una señora que había sido responsable de la otra “fundación“(que se supone es la inteligente), cosa muy rara y a tener en cuenta ¿Con qué fin es esa UTE?, ¿para presentarse al PxP? ¿Será para difuminar parte de los posibles beneficios, que, por cierto, según contratos firmados llegan al 22% de la facturación bruta?. Lo curioso es que todo va enmascarado bajo el nombre de la universidad para confundir a la gente de buena voluntad, cuando todo se mueve mediante un “personaje ambicioso” de la corte, “traidor” con sus compañeros, que presume de “profesor universitario” y no tiene siquiera el Bachiller Superior. ¿En qué país vivimos?. Podríamos hacernos otras preguntas:  ¿Cómo es posible que una “fundación” dependiente de una universidad pague a una empleada de una autoescuela de Madrid con dinero presuntamente público? ¿Por qué cuando CNAE  pidió dinero para sufragar gastos de las autoescuelas aspirantes que quisiesen participar en el concurso es una “mordida” y , sin embargo, cuando lo pide la “susodicha fundación universitaria“, que es un organismo público, es normal?  Ya no digamos con los “titularidades” de las cuentas donde fue ingresado y cómo fue distribuido y gastado. ¿De quíén o quienes salieron las grabaciones ilegales, posteriormente manipuladas, realizadas en la DGT? ¿Qué intereses se buscaban? ¿Para qué se utilizaron? ¿Para qué vuelven a salir ahora, después de tres años completamente “distorsionadas” con mala fe? ¿Quién o quiénes están detrás de todo este tinglado de desviacón y codicia? Sin duda, existe un “conflicto de intereses” desde que se perdió el concurso  y fue ganado legalmente en los juzgados por la UTE CNAE. A todos ellos lo que menos les importa es la seguridad vial, más bien el dinero. Su problema es que hace años ganaron mucho dinero con las administraciones autonómicas y los sindicatos (con el amiguismo que todos sabemos) y ahora, al secarse esas fuentes buscan con avaricia y ansiedad nuevos manantiales.

Es cierto que nunca se puede hablar de problemas con personas que no están capacitadas para resolverlos, de éstos hay muchos. Toda herida o rencor tiene que ver con los descontentos o ambiciosos, y una de las fuentes de mayor dolor son los problemas de competencias en el pasado “interpersonales” ajenos al resto de nuestra profesión.

Tanto la mayor “frustración” como la mayor “bendición” son provocadas por los mismos profesionales de la formación vial, si así se les puede llamar. Los problemas emocionales  siempre son interpersonales. Si recordamos una herida de nuestro pasado, nombraremos seguramente al responsable. Todo amor  que nuestros compañeros nos den será un “extra” de nuestra vida. La virtud es el punto medio entre dos vicios opuestos. Huir del vicio  es virtud, y la primera condición para ser sabio e inteligente es no ser necio, como le ocurre algún prepotente y engreído granadino.

                                                  J.M.L.M. del Nw

¿En estos momentos la “filosofía de trabajo” de las Autoescuelas está relacionada con la “economía y las buenas acciones e intenciones”?


Desde hace tiempo el problema de las autoescuelas es una cuestión emocional (falta de recursos para vivir el día a día). Los dineros que ingresan cada mes en nuestras cajas están directamente relacionados con la filosofía de trabajo, y no con su economía, como la mayoría de la gente se cree. Se buscan “nichos de trabajo” de la forma que sea y como sea. Prima más enseñar como “sacar” u “obtener” el Permiso de Conducir que conseguir “conductores inteligentes” para que transiten con seguridad, seriedad y sociedad por las vías públicas. El principio de ser necesarios para esta sociedad desaparece y parte de ella permanece también indiferente a este fenómeno creciente. Si embargo las muertes en las vías crecen y como único remedio se emplea el látigo (la sanción), que no digo que no sean necesarias, pero el problema está en los cimientos de la seguridad vial, despreocupación, por la DGT, como se educa y forma a los conductores, dándole prioridad a unos exámenes obsoletos que no dicen nada en lo que respeta a actitudes, comportamientos y valores de los conductores, menos por su seguridad y prevención del riesgo.

Por esta razón, si queremos elevar el nivel de prosperidad, no es la economía la que tenemos que cambiar, que también es necesaria, si no la filosofía de la profesión y la forma de obtener ingresos de una forma digna, solidaria y sociable. En los árboles no se pueden cambiar los frutos si no cambiamos lo que alimenta las raíces. Ésta es la base o cimientos de todo aquello que queremos generar en nuestra vida profesional, que algunos ignoran pendientes de obtener poder, privilegios, protagonismo y pingües beneficios. por la puñetera cara.

Orientamos todos nuestros sentidos al exterior, olvidando nuestro valores, eso es lo que nos despista y pierde. Constantemente nos dejamos influenciar y manipular por informaciones tóxicas, por lo que no vemos, escuchamos y sentimos, todo ello fruto de lo que hemos pensado o nos han influido.

Simplemente, miremos la naturaleza, observemos los árboles y las plantas. Lo que vemos en el exterior es sólo el resultado de lo que se gesta debajo de ellos, en el interior, en las raíces.

Nuestro gran error está en creer que todo lo que vemos en nuestra profesión y vida, en el exterior, nos condiciona por las acciones descerebradas de “algunos”, cuando en realidad lo que observamos es el fruto de lo que hemos pensado, cosechado o dejado influir por los “manipuladores” profesionales, que hay en cantidad, ya no digamos en la generosa y noble tierra del “ronquío”.

¿Desde cuándo una grabación “intrusa e ilegal” de algún cobarde anónimo que presuntamente todos conocemos, guiado por intereses depravados y mezquinos, vale para acusar a una “digna funcionaria” del estado,  de la forma que lo han hecho y lo están haciendo; después de casi cuatro años y que la Justicia rechazó dándolas por falsas e inverosímiles tales acusaciones?; ¿por qué por determinados funcionarios y otros sinvergüenzas de la calle, no menos interesados en perjudicarla a ella y al concurso, siguen con estas acciones vergonzosa y denigrantes? ¿Es porque una Patronal pide que se arregle el sistema de exámenes y examinadores, perdiendo éstos el “mamoneo” y sus grandes privilegios?.

¿Por qué sale esta grabación ignominiosa,después de casi cuatro años, manipulada con sospechosos cortes? De cobardes, pusilánimes y menguados de cerebro poco habla la historia….por ser personas despreciables, dignos de ser reprobados y olvidados.

Cada uno de nosotros recibe en función de lo que anhela, de lo que se cree capaz y merecedor y, por supuesto, de su nivel cultural y compromiso. No basta que soñemos, tenemos que creernos capaces y merecedores de lo que tratamos de obtener o recibir, comprometiéndonos al cien por cien, y emprender todas las acciones que sean necesario para conseguir nuestros objetivos.

Las oportunidades son como los amaneceres, si no nos damos prisa, los perdemos.

J.M.L.M. del NW