LAS FOBIAS,ODIOS,RENCORES, FRUSTRACIONES,ENVIDIAS,CODICIAS Y ANSIAS DE PODER….

En este mundo del Señor, existen algunas personas que solo viven llenas de odio, fobias, frustraciones, rencores, codicias, envidias y ansias de poder; lo peor, es que solo emplean la mentira y la soberbia como herramientas de supervivencia ya que el bien de todos les queda muy lejano. Otros les gusta azuzar y generar malestar y ver los toros desde la barrera; son los “cobardes” de siempre, que tiran la piedra y esconden la mano y nunca dan la cara, pero “otros” son sus “voceros“y los que ponen en práctica sus obscenas maldades.

Jesucristo dijo a aquellos que lo crucificaron y maltrataron: <<Perdónalos Señor, no saben lo que hacen>>. ¿Por qué dijo eso? ¿No sabían y no eran sensibles? Pero, sí lo colgaron desnudo y rifaron sus ropas, si que sabían. Con esa frase Jesús quiso expresar:<< yo no voy a dejar que nadie amargue mi corazón y mi espíritu, porque si quiero resucitar tengo que generar una atmósfera  de perdón, no de odio y rencor>>. Por eso si nos critican, crean mentiras sobre nosotros y fobias venenosas; si nos han lastimado y ofendido o si nos han abierto una herida, una vez que se les pueda perdonar, la herida podría cerrar y cicatrizar. La cicatriz será tan poderosa  que nunca más lo que nos hagan nos situará debajo de los que nos tratan de dañar. Dijo Goethe: <<Si tomamos a los hombres tal como son, los haremos peores de lo que son, pero si los tratamos como si fueran lo que deberían ser los llevaremos a donde nunca fueron>>.

Los días malos, que en estos días hay muchos, no debemos revivir amarguras pasadas ni alimentar fobias y rencores por lo que se está viviendo. La gente siempre busca echarle la culpa a alguien de sus malas gestiones o acciones, muchas veces a sus compañeros o a la propia Administración, que la mayoría de las veces es la culpable. Pero nosotros, si somos honrados, no debemos echarle la culpa a nadie. Son nuestros propios actos los que pueden generar culpa y después arrepentimiento. Ni siquiera en el peor día de nuestra vida, porque si le echamos la culpa a otros y mentimos, en el fondo nos convertimos en unos amargados compulsivos, y un espíritu amargado nunca nos va a sacar de nuestro peor día, por el contrario, nos va a fijar ahí.

No nos amarguemos, al contrario, pensemos y aprendamos que hay gente ignorante, maligna y desinformada que no sabe lo que dice y habla. Debemos vivir y trabajar en cada momento como si tuviésemos la eternidad ante nosotros.

De los días malos, no nos acordemos, no les prestemos atención, recordemos las palabras del Señor, dediquémonos a construir un mañana próspero alejado de tan perversas y malignas manifestaciones de “alucinados petulantes” y “ególatras, ignorantes, engreídos, atrevidos y reprimidos”. Pensemos que un mañana no muy lejano tendremos todo nuevamente, lo que perdimos o nos quitaron, la razón y el diálogo será el mejor camino para conseguirlo. <<El arte de vivir está en saber ver y reconocer lo favorable>>, Domenico Cieri Estrada. Todos los días tiene sus partes y cosas buenas aprendámos a descubrirlas. Para sanar … tiene que doler primero.

                                                     Guiseppe Enmanuelle del Nw

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: