LA “OCIOFOBIA” UN PROBLEMA DE LOS PROFESIONALES DE LA FORMACIÓN VIAL EN ESTOS MOMENTOS.

En estos tiempos complicados, llenos de revoltosos, sabios, mentirosos y ávidos de poder de la forma que sea, una de las neuras más típicas es el miedo a no hacer nada, a estar en paro continuo o desocupado. Es el temor a la inactividad. En nuestro sector de las autoescuelas, existen personas que se quedan repentinamente desocupadas, debido a poca afluencia de alumnos, la “incertidumbre” creada por las  huelgas de examinadores etc.., carencia de los mismos por desidia de la Administración; y se encuentran mal, sobre todo si es en un momento en que nosotros  deberíamos estar trabajando o realizando nuestras tareas docentes, aprovechando el tiempo. Entonces se agrega al malestar o cabreo o sentimiento de “culpabilidad” o “inutilidad infinita“, comenzando a echarle la culpa a todo San Benito que se ponga por delante. Como consecuencia de esta “neura”, mucha gente prefiere  tener todo su tiempo dedicado o acotado en diferentes obligaciones o tareas.

En cierta ocasión el “canta/autorJoaquín Sabina manifestó que tenía con frecuencia ese problema, que los estudiosos le llaman <<ociofobia>> o fobia a la inactividad o no hacer nada. Decía que experimentaba una autoexigencia que le obligaba a trabajar continuamente, así que se ponía ante su ordenador y escribía canciones y de todo lo que se le ocurría. Si no realizaba estas tareas, le entraba un sentimiento de vacío depresivo, de culpabilidad, que le transportaba a la desorientación, como le ocurre a un granadino “petulante e impertinente”, que al estar tan ocioso y gastado de ideas creativas, solo escribe fantasías, vaguedades, trolas tóxicas y chorradas para tontos e infelices que se las crean.

En estos momentos el número de “ociofóbicos” graves en nuestra profesión es muy reducido, pero como todo siga así, puede ser preocupante, aunque en la actualidad todos llegamos a ser un poquito. Hemos perdido la habilidad de la “indolencia”.

Pero, en toda circunstancia, se trata de una “neura” que a todos nos conviene superar porque ese temor nos impide relajarnos por completo. Además, nos provoca que no elijamos libremente lo que deseamos hacer en la vida. Este temor o miedo, aunque se débil y ligero, nos acelera y  avasalla.

Los profesionales con miedo a no hacer nada  suelen pasarlo mal en sus vacaciones si llegan a poder disfrutarlas. Cuando viajan, acostumbran a visitar los lugares a toda prisa, llenando todo su tiempo en lo que manifiesten, los guías turísticos o las guías de viaje más prolijas.

Muchas personas con adicciones tiene el origen de su problema en la “ociofobia” y se inclinan hacia la bebida alcohólica, al juego patológico o al sexo compulsivo para cubrir o tapar la amenaza del vacío de la inactividad. Tanto es su temor o miedo que se entregan  a actividades nocivas como jugar a las máquinas tragaperras o jugar al bingo. Algo que en realidad es mucho más aburrido y monótono que la propia inactividad profesional.

                                                                  Breogán del NW

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: