BRILLEMOS CON NUESTRO PROPIO COLOR, SERÁ LA FORMA QUE NOS ENCUENTREN TODOS AQUELLOS QUE SE ACERQUEN A NOSOTROS CON BUENAS Y SANTAS INTENCIONES


Cuando se brilla con el propio color, nos encuentran todos aquellos que nos buscan con buenas razones y serios argumentos, eso lo sabe y ha comprobado una colega mía de Sevilla.  En esencia, este es el gran secreto de la vida. Nada es más atractivo que ser “auténtico“. Cada uno de nosotros aspira a ser “auténtico” e “irrepetible” como Napoleón Bonaparte, no el de Adra. Para ello debemos descubrir nuestras esencias, pasiones, talentos, virtudes y disfrutar de lo que somos. La “autenticidad” no conoce competencia eso lo dice una inteligente compañera mía de Almería, que de eso sabe bastante. En una ocasión dijo Gandhi: <<Casi todo lo que hagas en tu vida será insignificante, pero es muy importante que lo hagas. Porque nadie más lo hará.>> Menos los “santones predicadores” que tenemos en abundancia por todas partes, pero más en la tierra del “ronquío” o cercanías de la Serra Nevada.

Nosotros, que somos la mayoría prepotentes, más aún “algunos” que conozco superlistos y apabullantes granadinos, creemos que nunca ha existido ni habrá nadie como nosotros. No existe nadie exactamente con las mismas virtudes, dones, aspiraciones y ambiciones que nosotros. Que haga las mismas cosas y de la misma forma que nosotros y, en definitiva, no puede existir nadie como nosotros. En nuestra humilde opinión en el mosaico de la creación no existen piezas demás. Cada uno de nosotros somo únicos e irrepetibles.

Por tanto,  como primera cuestión nos podemos preguntar o descubrir quiénes somos. Y no nos referimos a todo lo que hemos heredado, sino a descubrir qué es lo que nos apasiona o apetece, qué es lo que realmente hacemos bien, cuáles son nuestros sueños y pensamientos, nuestros talentos, nuestras destrezas y habilidades. ¿Qué es lo que realmente nos produce el clímax o hace felices?

En realidad somos personas altamente influenciables, primero por nuestros padres, después por nuestros amigos unos buenos y otros malos, por nuestros compañeros profesionales unos de buenos principios y otros venenosos/tóxicos, a los que no hay que hacer caso etc…Y vamos heredando y adoptando “actitudes“, la mayoría de las veces inconscientemente, de las personas con las que convivimos y compartimos la mayor parte del tiempo y nuestras tareas de enseñanza, realizando a  veces, incluso,  acciones que no nos gustan ni satisfacen, por agradar o hacer la pelota a determinadas personas o funcionarios. Por esa razón, a veces, no somos felices con la vida que llevamos o tenemos. Tal vez porque no nos hemos dedicado el tiempo necesario y suficiente para conocernos a nosotros mismos y saber  qué es lo que realmente nos hace felices de verdad y qué es lo que realmente queremos.

Una vez que sabemos quiénes somos, qué es lo que nos hace felices, cuáles son nuestros talentos y qué es lo que queremos conseguir en esta vida o profesión, el correspondiente paso es en convertirnos en las personas que hemos venido a ser.

Porque para pretender o alcanzar lo que deseamos, primero tenemos que convertirnos en las personas capaces o idóneas  de sostener los sueños que deseamos o queremos vivir. De hecho, veremos conseguidos y realizados nuestros sueños a la medida de que vayamos creciendo nosotros. Cuanto más crezcamos, mayor sera la abundancia  o cosecha que recibamos en nuestras vidas. Grandes sueños requieren grandes e inteligentes personas, nunca “tarugos” y “zoquetes charlatanes” vendedores de paja y malicias venenosas.

Cuando nos encontremos con nosotros mismos,descubriremos quiénes somos,para qué estamos en nuestra profesión o en este mundo, nuestras vocaciones, nuestras virtudes y dones de excelencia, lo que realmente nos hace felices o infelices,. Hagamos lo que hayamos venido a hacer y ocupar el lugar que nos corresponda, no encontraremos competencia. Esta surge o aparece cuando nos convertimos en la copia de alguien y nos somos creativos ni innovadores. Oscar Wilde dijo: <<Sé tu mismo, los demás ya están cogidos>>

                                                             José Manuel López Marín

UN GRAN LÍDER Y PRESCRIPTOR DE LA FORMACIÓN/EDUCACIÓN VIAL DE LA HERMANA COLOMBIA: ALEJANDRO MAYOR


Me refiero al amigo y compañero ALEJANDRO MAYOR, al que conocí hace años siendo yo en aquel entonces Vicepresidente de la ASOCIACIÓN IBEROAMERICANA DE CENTROS DE EDUCACIÓN Y FORMACIÓN VIAL (AICEFOV), ahora con el cargo de “Asesor Técnico y Académico” de la misma, a la que me siento orgulloso y feliz de pertenecer por la gran capacidad humana, intelectual y social de todos sus componentes.

Me llamo José Manuel López Marín, soy Vicepresidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas de España (CNAE), Presidente de la Federación Gallega de Autoescuelas (FGAE) y Presidente de la Asociación Provincial de Autoescuelas de A Coruña (ASPACORU)

No hace muchos años, en un Congreso Internacional de Seguridad Vial en nuestra querida y respetada Iberoamérica, conocí a un hombre joven, dinámico, inteligente, lleno de proyectos e inquietudes, llamado Alejandro Mayor, de la hermana Colombia, que me comentó e hizo sabedor de sus proyectos de crear la “necesidad” de que las autoescuelas de su país adquiriesen ante la sociedad un nuevo rol, reconocimiento y “estatus social” como verdaderos centros de educación/formación vial, todo ello para sensibilizar a la sociedad de que era más importante aprender a conducir, creando en el futuro conductor :<<Actitudes, comportamientos, valores, cortesía, sociedad en el transito por las vías públicas, así como buenas destrezas y habilidades para manejar los vehículos>>. todo ello para defender sus vidas como conductores, las de sus acompañantes en el vehículo y la de los demás usuarios de las vías públicas como petones o utilizadores de otros vehículos, y no solo aprender el manejo del vehículo (destrezas y habilidades) o conducir por intuición con el consiguiente riesgo. No olvidemos que esta educación/formación es sumamente importante para disminuir los siniestros en el tránsito y por lo tanto contribuir a la mejora de la salud pública.

Mi buen amigo y compañero, incansable en sus deseos y proyectos, comenzó una labor intensa entre sus colegas  convenciéndolos que para conseguir objetivos o llegar al éxito en la profesión deberían estar todos unidos e ir en la misma dirección y sentido, creando una “gran organización nacional” para ser aceptados por la sociedad civil y reconocidos por la Administración de su país. Doy fe de su trabajo tenaz, continuo e incesante participando en todos los foros relacionados con esta bella y meritoria profesión de intentar salvar vidas humanas mediante la enseñanza de la conducción.

Por todo ello, quiero y deseo felicitar y reconocer en nombre propio y de la organización CNAE, así como de la AICEFOV, a todos los compañeros y amigos colombianos como gremio, por todo lo que habéis logrado en estos años y, también, a vuestras autoridades por haber sido sensibles y receptivas a vuestros proyectos e inquietudes de mejorar vuestro gremio. Un trabajo mancomunado y bien hecho por todos, que, de alguna u otra manera, todos aportasteis vuestro granito de arena para conseguir unas mejores condiciones para ejercer vuestras dignas tareas en los centros de enseñanza automovilística en vuestro precioso y amigable país lleno de virtudes, saludables costumbres e inmejorables personas.

En muchos países, esta situación es difícil y complicada por las tradiciones y rutinas adquiridas a través de los tiempos; existen vacíos legales que hay que reconstruir y mejorar para conseguir el bien común, erradicar los siniestros en el tránsito y, por tanto, intentar salvar vidas. Tenemos que superar obstáculos que exigen mayores compromisos, entrega y trabajo por parte de la ciudadanía y las administraciones públicas. Mencionar una problemática de este tipo que ocurra en cualquier país hermano y que pueda ocurrir  o pueda estar sucediendo en Colombia, es “problematizar” la situación, a la que hay que dar buenos resultados.

Sin embargo, nos encontramos en estos momentos con la increíble oportunidad que se presenta ante todos nosotros de tener un verdadero líder y hombre honesto, Alejandro Mayor, de presentarse a la Cámara de Representantes  de su País

Si en algún otro país hermano, ya se hizo un ejercicio de participación política  directa, es decir, que ya un miembro del gremio participó en elecciones para un cargo público representando a los centros de enseñanza automovilística, sería bueno mencionarlo y que se explicase brevemente los beneficios que aporta este ejercicio para nuestra profesión o gremio. Por otro lado, si no ha ocurrido este tema, mencionar el deseo que esto ocurra en su país y los posibles logros que esta participación conllevaría.

Puedo manifestar que en España, diversos compañeros han participado como concejales en los ayuntamientos y como diputados nacionales o en las autonomías, y ha sido beneficioso para “todos” este acercamiento a la Administración y a la ciudadanía para que estuviesen enterados de nuestras posibilidades de colaborar y contribuir a la mejora de la Seguridad Vial y la Movilidad Sostenible.

Como cierre, agradecer, por parte de Alejandro Mayor, la invitación a participar en el congreso e incitar a los asistentes a apoyar de forma comprometida la campaña política d nuestro compañero y amigo Alejandro. ya que, sin duda,los beneficios no van a ser particulares sino que, más bien, serán colectivos y redundarán en beneficio del sector de los centros de enseñanza colombianos al ser dirigidos por un joven e inmejorable gran hombre.

<<Lo que ennoblece a los hombres no son los actos, mas bien son los deseos>>

¡¡TODOS CON NUESTRO COMPAÑERO Y AMIGO ALEJANDRO MAYOR!!

José Manuel López Marín