¡¡TRISTE!! NOS OLVIDAMOS EN LAS AUTOESCUELAS DE LA FÀBULA DE LA CIGARRA Y LA HORMIGA

El problema de siempre es el dinero, el deseo siempre de tenerlo, la ambición de ser el dueño del mismo  y por ahí se desbordan todas las pasiones, las maldades y algunas bondades de “santos barones“, pero muy pocas. Ese es el gran problema del sector de las autoescuelas, que ha vivido siempre cantando como las cigarras y poco pensando en ahorrar y ser previsores como las hormigas…. y ahora viene el tiempo de la profecía de las vacas flacas, que no queremos y nos cuesta trabajo reconocer que está aquí y, todas son culpas para todos y por todos lados (creadas por los “divinos“)..…Nadie quiere aceptar que la gran crisis aún no se ha ido y los tiempos han cambiado en todos los sentidos y formas.  Aquellas autoescuelas “amigables” de la alegría, la concordia y la amistad ya no existen, pocas quedan, han desaparecido, solo quedan fobias,odios y rencores, generados por los fracasos. Ahora solo vemos las sombras de la maldad y la desconfianza; hemos sembrado vientos y ahora recogemos tempestades. Los que antes eramos amigos y compañeros ahora nos peleamos por migajas o miserias…. y nos convertimos en enemigos. Existe y, somos cómplices de una competencia inhumana y desleal para subsistir y, tratamos de devorarnos los unos a los otros como las pirañas brasileñas. Esto es lo que hemos cosechado en todos estos últimos años por falta de prevención y sentido común, cuando vivíamos bien sin pensar en el futuro, en aquellos tiempos que disfrutabamos de la vida y  ….todo eran días de vino y rosas.

El dinero está asociado a la palabra “moneda“, que se cree y dice que procede del templo de Juno Moneta, ya que era el edificio donde se acuñaban las monedas  en Roma y estaba junto a él.

El “dinero” es un sistema de intercambio  comercial. Los humanos intercambiamos el trabajo por dinero, y luego el dinero por alimentos u otras necesidades de la vida, lo que hace en realidad es intercambiar su trabajo por alimentos para nosotros y nuestra prole. El dinero hace de intermediario, un intermediario que se recibe solo para abandonarlo; el fin de la cuestión es el “alimento” para la supervivencia.

El propósito es darnos  cuenta de que seamos conscientes  de la “irrealidad” del dinero. Nos esforzamos y peleamos entre nosotros por conseguirlo, cuando lo más importante es el resultado final, que es lo que se puede conseguir con el dinero: seguridad familiar , alimentos, cobijo, abrigo,….y, aún más importante, la amistad y hermandad entre todos nosotros.

No tengo intención ni se me ocurre entrar  en disquisiciones sobre economía ya que soy lego e ignorante en esa materia. Solamente intento señalar la “irrealidad” del dinero. Estaremos todos de acuerdo de que el dinero es algo “irreal“, es un simple medio de “intercambio” basado en una idea aceptada y consensuada pero que provoca los mayores bienes y males entre nosotros. En estos tiempos “complicados y malos” para las autoescuelas más bien produce disgustos y confrontaciones entre compañeros y antes amigos.

La mayoría de nosotros tenemos una concepción equivocada acerca de la propiedad. En algún tiempo presumimos y decíamos tengo esta autoescuela con orgullo y pasión, era una propiedad codiciada y rentable, de la que decía la gente se forran y se hacen ricos, pero ahora, desafortunadamente, decimos no tenemos nada ni somos dueños de nada (todo es aire). Entre una competencia despiadada  entre nosotros  y una administración irresoluta, indecisa, estática e irracional, todo se va al carajo y sin remedio alguno. Solo gozamos de “cantantes de las noches y las mañanas” que solo buscan su provecho personal (ya se ha visto), “intelectuales copistas de diccionarios” granadinos, evangelistas de las bondades divinas y un charlatán con ansias de poder y de “autocoronarse” con laureles, que poco hacen, pero si son expertos en pregonar maldades y elaborar mentiras.

Podemos decir en algún instante, he comprado una autoescuela y, a la vez, decir orgullosamente  soy dueño de esta autoescuela. No obstante, será mía mientras pague los impuestos y la hipoteca, difícil en estos tiempos. Dejemos de pagarlos, y nos la quitarán sin apelación ni piedad alguna. En realidad, nada de lo que consideremos nuestras posesiones será permanentemente nuestro. Lo más grave y desagradable para “algunos”, es que no lo podemos llevar con nosotros al otro mundo.

En esta vida no poseemos nada, tan solo podemos disfrutar del uso de las cosas mientras pagamos nuestros impuestos y posibles deudas y administramos bien nuestros bienes.

En estos tiempos, las catástrofes económicas en las autoescuelas que tanto nos preocupan a los profesionales de las autoescuelas, a menudo resultan, en la realidad, ser menos horribles y complicadas de lo que fueron en nuestra imaginación.

Se cree y dice que los profesionales de la formación vial que se preocupan demasiado por su profesión pura y sana (sin mercadeo), son cada día menos y, es que verdaderamente la aman y  ya quedan muy pocos. Existe gente que vive preocupada porque cree con ilusión que así será capaz de prevenir algo más grave. Algunos soñadores tienen pensamientos y sueños de “anticipación“, es decir, pensamientos  que aún se contemple un futuro esperanzador, innovador y lleno de ideas para rectificar y llevar a buen fin nuestra querida y amada profesión.

                                                                       JMLM de NW

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: