LOS PROFESIONALES DE LA EDUCACIÓN/FORMACIÓN VIAL “ASERTIVOS”

En este mundo en que vivimos, con tantos personajes atrevidos, mentirosos, insolentes e ignorantes; hay otras personas que, efectivamente, se defienden de tanta injuria, piden que no se les moleste y que les dejen en paz, o tratan de no contestar o hacer oídos sordos ante tantas mentiras, falsedades, faltas de respeto e imprecaciones….pero, hay algo en estos “sujetos“, en su forma de actuar, sus acciones y manifestaciones que hace que no se les tome en serio y que sus palabras queden invalidadas e ignoradas por todos aquellos profesionales de la formación vial que sean serios, honestos y honrados.

Estos personajes a las que nos referimos y conocemos, llenos de acritud o mala milk, suelen ser personas “inseguras e indefinidas” ¿Será pués la “inseguridad” el factor determinante? Podría ser que sí, pero, si reflexionamos y lo pensamos bien, observaremos que tampoco es eso solamente. Estamos rodeados de cantidad de personas inseguras, y si pudiéramos hacer una encuesta, el 90% de nuestros compañeros se considerarían “inseguros” en algún momento de su vida. Unos tiene miedo de no saber qué decir, otros no soportan las reuniones informales, otros temen hablar ante sus alumnos o hacerlo en público…sí, pero “todos” no son sistemáticamente engañados ni burlados. Muchos de los “respetados” o “autolíderes”, incluso profesionales “cabecillas” que aparentemente se creen que pisan a los demás, están en su fuero interno tremendamente “inseguros“.o “acojonados”

Donde mejor se pueden ver y observar estas conductas es en los niños, que aún no han adquirido las “normas sociales” que nos han impuesto a los adultos y donde surge con más claridad el “afecto” pero también la “crueldad” de todos.

Constantemente, estamos interactuando con otros compañeros/as, con diferentes niveles de confianza. A veces nos sentimos satisfechos, otras no tanto por sus divagaciones, tergiversaciones o expresiones tóxicas y contaminantes. Existen personas concretas con las que nos sentimos más inseguros o situaciones que nos hacen sentir mal, sin aparente razón ni sentido alguno.

¿Qué producen estas situaciones incómodas o compañeros rancios en nosotros? Generalmente, nos sentimos mal porque estamos frustrados, enfadados, cabreados, infravalorados, desatendidos y, lo más indignante: <<ignorados>>. Con cortesía, excusamos nuestro estado de ánimo de cabreo, culpado a otros, a la situación incierta, condicionada e insegura del momento, pero, en el fondo o en la realidad,  sentimos que no se nos considera como verdaderos compañeros y amigos como nos gustaría, o que no se nos aprecia, ni somos capaces de mostrarnos como somos y por consiguiente no somos considerados y respetados.

Tenemos muchos compañeros/as en esta profesión de la Formación Vial, que lo aprecian como un problema general que afecta a muchas etapas de nuestra profesión (personas con fobias, odios y rencores del pasado o pánico de las interacciones), otros los notan solo en momentos puntuales, cuando no gozan de los privilegios de dinero  del que gozaron en el pasado (se hicieron ricos) y codician o ambicionan ahora en nuevas situaciones (PxP). De la “angustia” que todo esto produzca o provoque dependerá que “algunas” de estas personas acudan a una consulta psicológica. Pero, en general, ante tanta “incertidumbre” en los exámenes y otros temas ya comentados, todos nos podríamos considerar pacientes potenciales, porque siempre existe una etapa de nuestra vida profesional con la que no podemos enfrentarnos, máxime con una DGT, “indecisa” en todo momento, “ineficaz”, “irracional” e “irresoluta”.

Como problema general y latente en cada instante: <<Compañeros/as que siempre se sienten rechazados e inferiores>>. El caso es que sigue estando ahí el misterio del “respeto” y la falta del mismo. Y sí, como hemos comentado, no es exclusivamente ni el aspecto físico, ni la capacidad gesticulante y vacía de protestar, ni la “seguridad” la que hace que a uno se le respete y a otros no ¿qué es entonces esa cosa sorprendente y rara, cómo se le puede llamar a ese “algo” que hace que unos se sientan bien con los demás  y otros mal, que a unos se les respete más y a otros menos?

Después de una reflexión profunda, pienso que la respuesta no es única, porque para hacerse respetar es necesario sentirse seguro de sí mismo y, a la vez, ser capaz de autoafirmarse, de responder correctamente a los demás, de no ser socialmente “torpe” ni “lerdo” como el cantante de las mañanas.

Todo se resume en una palabra que muchos desconocen :<< LA ASERTIVIDAD”>> . El que una interacción nos resulte satisfactoria depende de que nos sintamos “valorados y respetados”, y esto, a su vez, no depende tanto del otro u otros sino de que poseamos una serie de “habilidades” para responder correctamente y una serie de convicciones o esquemas mentales que nos hagan sentirnos cómodos con nosotros mismos

Los “profesionales de la formación vial” que tienen la suerte de poseer estas “habilidades”  son los llamados  profesionales de la formación vial “asertivos”.

                                              JMLM de Ferrol, que tiene playas, marisco y sol

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: