NUESTRA PROFESIÓN DE “FORMADORES/EDUCADORES VIALES ” CONSTITUYE UNA “ACCIÓN” O CONSTANTE “ACCIÓN” QUE BUSCA EL BIEN COMÚN Y BIENESTAR DE LAS AUTOESCUELAS.


Pensemos que nuestra vida y por tanto nuestra profesión de formadores viales es pura “acción” o enorme “acción“. Nuestras acciones son generalmente imitativas, conformistas, pelotilleras, basadas en el patrón de medida del placer; como resultado somos masoquistas y vivimos del sufrimiento. Sin embargo, cuando reducimos la “acción” a ¿qué debemos hacer? ¿debemos hacer esto y no aquello? ¿Es esto lo correcto, o aquello otro?, en ese momento la “acción” se convierte en un asunto vulgar, común o trivial, por lo que nos vemos obligados a actuar dentro del tiempo. No conocemos nada más que la “acción”  que es posible reconocer y que pertenece al campo del tiempo. Por “tiempo” nos referimos al “ayer” al “hoy” y al “mañana“; el “mañanaes el futuro indeterminado e infinito que pretendemos sea próspero y saludable economicamente, el “ayeres el pasado infinito lleno de “rutinas”, odios, envidias, rencores y fobias y el “hoyes el presente real, con el deseo de buenas soluciones y progresos para mejora y tranquilidad el sector de las autoescuelas.  La confrontación entre el pasado y el futuro da como resultado el “actuar“; motivo por el cual buscamos siempre  cómo debemos actuar dentro del campo del tiempo, del reconocer y hacer nuestras tareas.  Por lo que siempre preguntamos qué debemos hacer. Las “circunstancias“, que, en realidad, son lo mismo que el “tiempo“, nos obligan a aceptar un trabajo en nuestra autoescuela porque tenemos una familia que depende de nosotros, necesitamos ganar dinero para el sustento de nuestra prole, y en consecuencia existe y surge este conflicto o necesidad vital. La “confusión” y el “conflicto” se genera por falta de trabajo y daños colaterales como consecuencia de huelgas ajenas a nuestra voluntad, inhumanas e intolerables y los esfuerzos inútiles por tratar de poder evitarlas; por tanto, nuestras mentes quedan involucradas y atrapadas en el campo de la “acción” y dentro del tiempo que se hace interminable e insoportable. ¿Nos damos cuenta que estamos atrapados en la acción del tiempo?

También existe la acción” producto de la “tensión” que nos provocan acciones externas no deseadas, como las “huelgas no deseadas” ajenas a nuestra profesión, en las que somos paganos y sufridores. Por tanto, existe la “acciónque nace de la “tensión” entre dos opuestos, que implica un estado de contradicción interna: <<querer hacer una tarea y hacer exactamente la contraria sin remedio ni poder evitarla>>; un “deseo” nos impulsa a hacer una cosa y otro a hacer lo contrario: <<violencia, agresividad no deseadas>> y, al mismo tiempo, y en otra parte de notrosnos dice que debemos ser amables, considerados y cordiales. En la mayoría de nosotros la acción nace de la “tensión”, de la propia contradicción. Cuanto mayor es el esfuerzo y la contradicción, más drástica y violenta es la “acción. Debido a esta tensión, algunos profesionales del sector ambiciosos y codiciosos de dinero trabajan sin piedad con ideas”divinas“, “estrafalarias ” y “engañosas”  enmascaradas de paz y ficticio progreso.

Ahora bien, si seguimos observándonos a nosotros mismos, veremos que existe también la “acción” de la voluntaddebemos hacer esto y no aquello, debemos disciplinarnos, no debemos de pensar de esta manera debemos de rechazar lo que no nos conviene o es dañino para nuestros intereses, debemos protegernos de acciones externas a nuestro sector que nos perjudiquen. De tal manera que tenemos que considerar y tener en cuenta las “acciones positivas”  y las “acciones negativasde nuestra voluntad. La acción de la voluntad es la “acción de la resistencia, bien sea positiva o negativa, por lo que existe una diferencia de acciones y, sin embargo, la mayoría de las veces sólo conocemos la acción de la voluntad porque no tenemos grandes presiones; en conclusión: <<no somos importantes>>. Generalmente, nosotros somos personas trabajadoras, humildes, comunes, no demasiado brillantes; pero  en casi todos nosotros la “acción” nace de la voluntad y derecho de querer trabajar, de oponer la mayor resistencia al que trata de privarnos del trabajo, siendo la “voluntad” el resultado de muchos deseos de conseguir el bien común de esta profesión de la enseñanza de la conducción. El “ceder”crea su propia tortura, que pronto se convierte en resistencia, motivo por el cual estamos en lucha constante contra nosotros mismos. La “voluntades una consecuencia del deseo, del querer o no querer. Cultivar la “virtud” es cultivar la resistencia; resistir la “envidia”, abundante en esta profesión, es considerarsevirtuoso” y “buena persona”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.