LOS MODELOS DE SEGURIDAD VIAL Y LA IMPORTANCIA DEL “FACTOR HUMANO” EN LAS INCIDENCIAS EN EL TRÁNSITO.


A principios de siglo los modelos de “seguridad Vial” centraban sus objetivos en la evolución tecnológica e instrumental, con el fin de eliminar los posibles errores de los conductores de vehículos automóviles (factor humano), también denominado factor subjetivo de respuesta“. Como consecuencia de este empeño se obtienen resultados muy significativos : <<nuevos sistemas de frenos, incorporación de velocímetros, avances en los sistemas de regulación,…>> Pero las investigaciones no tardaron en descubrir que los “errores humanos” solamente descendían en pequeñas proporciones, que las inversiones en tecnología no habían dado los resultados apetecidos y que el “factor humano” seguía predominando en la “casuística” de los incidentes de tránsito. Es un hecho contrastado y cierto que el “conductor del vehículo automóvilentra como actor en cada situación peligrosa y que, por tanto, con sus decisiones, en un determinado nivel de riesgo;  que en la mayoría de los casos deben estar bajo su control.

En este contexto, podemos decir y asegurar que las diferentes dimensiones  que se producen por la intervención del “factor humano” en la conducción de vehículos automóviles podemos matizar las siguientes: a) Explicación del comportamiento humano en las diferentes facetas de la conducción. b) Tratamiento de las variables internas y externas que intervienen en el rendimiento útil del conductor. c) Definición e investigación del siniestro y sus posibles causas. d) Identificación de los diferentes procesos a nivel físico, cognitivo, interpersonal y ambiental que desarrolla el conductor. e) Proyecto y diseño de las estrategias de exploración, evaluación,  selección, intervención, prevención, educación y formación que se pueden llevar a efecto para reducir la siniestralidad.f) La rehabilitación y educación continua de los conductores para estar al día en todas las evoluciones de la normativa y señalizaciín, asi como de todos los avances tecnológicos.

En el área sanitaria y desde la Psicología de la Salud se insiste  en la necesidad de que los profesionales de la conducción reconozcan los riesgos para su salud y las fuentes potenciales de los mismos. Para ello, lo más eficaz  e importante, son los programas de prevención psicofísica, donde el propio conductor asuma el control de sus “capacidades a raíz del conocimiento de los elementos que las alteran y gastan.

En numerosos estudios e investigaciones, ha aparecido una variable denominada “autosuficiencia” u “optimismo irrealista” que consistente en que el conductor sobrevalora sus “aptitudes” y “posibilidades“, es decir, se considera o cree más hábil, seguro y con menos probabilidad de tener un siniestro o incidencia en el tránsito que los demás.

Sin duda y es incuestionable que un “conductor”  no siempre está en condiciones excelentes u óptimas psicofísicas cuando se pone a conducir un vehículo automóvil, ni tampoco las causas que le llevan a ello son las más apropiadas: puede haber dormido poco, estar tramitando su divorcio, tener problemas laborales o familiares,estar bajo la influencia y efecto de sustancias estimulantes o tranquilizantes, estar excitado o ansioso, estar pasando una crisis depresiva, …Todo ello y muchos elementos más pueden hacer que el conductor de una automóvil altere su “percepción del riesgo” y se propicie la aparición de un siniestro de tránsito.

¿Por qué asumimos la conducción de un vehículo o una máquina  cuando estamos bajo los efectos del alcohol, drogas o situaciones anómalas, y, sin embargo nos parece inaceptable que otros conductores conduzcan “bebidos”? Este dilema es fundamental en cualquier sistema donde el riego colectivo deriva en un gran número de riesgos asumidos individualmente, y en donde los conductores son los que con sus decisiones imponen el nivel de riesgo real.

De todas formas, es bien conocido el que las percepciones  de susceptibilidad a los problemas de salud o riesgo predicen acciones  conductuales de tipo preventivo, de tal forma que cuanto más consciente sea un conductor de sus posibles o actuales factores de riesgo, se realizarán más conductas de tipo preventivo en la conducción,o , lo que es lo mismo, se tomarán menos decisiones que impliquen un riesgo posible.

                                                       JM López Marín de Ferrol

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.