¿Sabemos si somos asertivos?..¿Qué es la asertividad? ¿Actividades sociales?

Una aseveración que he recogido la define así: <<Como la “capacidad”de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular y, además, sin manipular a los demás>> Concepto que deberían entender los “divinos del Sur” y la “cotorra, loro o cacatúa de la sierra tan cansina, repetitiva y “aburrida” de las mañanas, que más que persona seria parece un payaso de circo o un alucinado extravagante que busca continuamente “tránsfugas” en nuestra profesión de formadores viales para subir al poder por la  cara, práctica que hasta el momento le fue bien en el ayuntamiento de su pueblo.

Los problemas de “asertividad” o de “habilidades sociales” no siempre son motivo de consulta a un psicólogo. A no ser que el “problema asertivo” sea muy acuciante como le ocurre a este “ofuscado o alumbradovociferante cotidiano de la misa de infantes de Sevilla; las “personas o profesionales” suelen plantear problemas de ansiedad, timidez, culpabilidad, donde el experto en psicología, tras una serie de análisis, detecta una carencia de “habilidades sociales” como parte del problema y le ocurre a este acusador desconsiderado de la sierra.

Motivo por el cual “algunos listillos“, que se consideran salvadores y expertos, se convierten en personas “agresivas” que defienden los derechos e intereses que creen tener, sin tener en cuenta los de los demás ya que los consideran “infieles a sus dogmas de fe y causa“, ya que carecen de habilidades para afrontar ciertas situaciones que solo ellos tienen la sabiduría divina para poder resolver.

Su comportamiento externo consiste en volumen de voz elevado y gesticulaciones exageradas, a veces con habla poco fluida por ser demasiado precipitada, con expresiones tajantes con interrupciones para hacer denuncias falsas y mentirosas, insultos y amenazas como hace el “autolíder de Adra. También emplea ironías sin sentido, desprecios y agresividades sutiles sin gracia alguna, cuando ellos deberían antes limpiar sus casas. Es un perfil nuevo,, pero fácilmente reconocible. Su principal estrategia es el “chantaje emocional“, es decir, lograr que los demás le hagan favores, le refuercen para creerse y autonombrarse líder, le acompañen en las cruzadas, etc..a base de hacerles sentir culpables. Normalmente se ponen como “víctimas” y “santones“; enferman cuando algo no les sale bien o como deseaban; cuando “alguien” les contradice en sus deseos u opiniones, les afecta desmesuradamente, los/as apartan del sistema y, tienen el atrevimiento y osadía de llamarles traidores/as. Cuando se quiere afrontar con ellos un tema conflictivo y no vaya con sus intereses utilizan el cambio de tema o la evitación .Generlamente, gozan de la deshonestidad emocional y profesional.

El tema de las “habilidades sociales“, con su derivado, la “asertividad“, está cada día como innovador y de moda, hasta convertirse, sobre todo en el mundo de las autoescuelas, como un tema novedoso y necesario. Parece como si, de inmediato, a todo el mundo se le hubiese ocurrido que posee pocas “habilidades sociales” y quisiera mejorarlas; también parece que si no se desarrollan al máximo, nunca conseguiremos vender correctamente un producto como es “enseñar realmente a conducir” o “tener éxito en nuestra profesión para mejorar la Salud Pública

El concepto verdadero de “asertividad” conlleva, a veces, un peligro ante la supuesta  pretensión de: <<Estar por encima de los demás, de no dejarse avasallar en ningún caso y ser, en definitiva, siempre el “ganador del sistema”>>  Pero, en verdad, debemos tratar de situarla cercana a la “autoestima“, como una “habilidad”estrechamente unida al respeto y cariño por uno mismo y, por tanto, a los demás.

Quien busque el “elixir” o la “clave” para ganar siempre  o para quedar indiscutiblemente por encima de los demás como el “bobo granadino”, hará mejor por no intentarlo, ya que se sentirá rápidamente frustrado. No encontrará por ningún lugar o una nueva Galaxia “Triquiñuela” alguna que le conduzca a lograr ser el mejor.

Para finalizar , menciono otra de las cuestiones, a la que doy últimamente más importancia y más vueltas por mi edad, me refiero al concepto “respeto“. ¿qué hace realmente que se respete a una persona? ¿Por qué existen personas ante las que se tiene un natural y efectivo respeto, de las que nadie se cachondea ni burla, a las que nadie levanta la voz y otras que, por el contrario, suscitan en los demás la mofa o pitorreo?¿Será la “capacidad” de defenderse, de contestar a los demás, lo que marca la diferencia? creemos que no necesariamente. Existen personas que, efectivamente, se defiende, ruegan y piden que se les deje en paz, o tratan de no contestar a preguntas vacías e impertinentes, hacer oídos sordos ante faltas desconsideradas de respeto, imprecaciones o acusaciones de algún “demente social y maleducado“…. pero hay algo en su forma de decirlo que hace que no se les tome en serio y que sus palabras falsas y mentirosas queden invalidadas por sus fobias, odios o propias ambiciones de lucro y codicia; porque suelen ser personas inseguras. ¿Será pués, la “inseguridad el factor determinante?. Podría parecer que sí, pero, si lo pensamos bien,veremos que tan poco es eso solamente. El mundo y nuestra profesión está lleno de personas inseguras.

                                                                  JMLM de Ferrol

 

 

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: