LA TOMA DE “DECISIONES” Y SU TRASCENDENCIA EN NUESRAS VIDAS

Existen cantidad de personas irresolutas, indecisas, perplejas, vacilantes...que tardan y les cuesta mucho tomar decisiones o siempre deciden mal. ¿Cuál es la causa? ¿Por qué? Porque en el instante de decidir debemos poner el foco en lo que ganamos o perdemos, porque siempre que tomamos una decisión, necesariamente tenemos que ganar o perder algo. Si cuando tomamos una “decisión” nos concentramos en lo que perdemos, estamos jodidos, ya que los que perdemos somos nosotros. De la misma forma,si nuestra atención la ponemos en lo que ganamos, los que ganamos somos nosotros.

Una pequeña metáfora define el tema:

Una madre lleva a su hijo pequeño a una dulcería. Frente a la gran cantidad, variedad,  de dulces y golosinas que aparecen ante las pupilas del niño, lo quiere todo. Entonces la madre para solucionar esta indecisión le dice: -¡¡Rápido, elige que se hace tarde!!- La madre no se da cuenta de que el niño no puede decidir porque lo quiere todo. Sin embargo, ante la presión o coacción de la madre, elige un pastel de chocolate. Ambos se alejan de la dulcería. El niño comienza a comer su dulce de chocolate, pero empieza a llorar y le dice a su madre que le duele la barriga. ¿Qué te pasa? le pregunta la madre. El contesta: No lo sé, no lo sé,…Pero lo que ocurre, es que en su interior sigue deseando y recordando lo que perdió y, realmente llora por lo que creyó dejar.

El niño puede poner el foco en lo que gana, disfruta de su paste de chocolate. Sí, en cambio, sigue pensando y deseando lo que perdió, no disfruta de su pastel de chocolate. Si lo come y no le gusta, sabe que mañana  será otro día y que podrá de nuevo elegir otros.

Sin duda, vivir es saber elegir.  No hay forma de caminar por la vida sin tener que elegir entre varias opciones que se nos presenten. Y toda “elección” lleva implícita y en estado potencial una pérdida. Las ganancias en tus elecciones son mayores que las pérdidas, pero si no elegimos perdemos.

¿Y si no queremos o pretendemos perder nada? En esas circunstancias tenemos que apreciar y medir dónde vamos a poner el foco, porque <<el que todo lo quiere, nada tiene>>. Cuando decidimos qué es prescindible – es decir, a qué decir <no>– y que es imprescindible, o sea, – a que decir <sí> –, podemos negociar, podemos elegir qué perdemos y qué ganamos.

Cuando aprendamos a elegir sabemos que algo vamos a perder, pero ponemos la máxima atención en lo que vamos a ganar. Decía Woody Allen .<<solía ser indeciso, ahora no estoy seguro>>.

Todos tomamos cantidad de decisiones al día buenas o malas. Desde las más pequeñas cosas y asuntos más trascendentales. La vida misma  consiste en una toma de decisiones. Si hoy estamos en el lugar en que estamos es que antes  tomamos determinadas decisiones, y en el futuro estaremos justamente  en el lugar que nos lleven nuestros deseos y decisiones que tomamos en estos momentos.

Cada decisión será como un semilla que germinará y nos dará una cosecha. Así, una mala decisión puede traer consecuencias nefastas en nuestras vidas, mientras que una decisión sabia o acertada puede traer bendiciones  y enormes beneficios.

<<Mucha gente gasta más tiempo y energía en hablar de los problemas y tomar decisiones, que en afrontarlos>>

 

José Manuel López Marín, de Ferrol

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: