¿Qué podemos hacer para dejar de Procrastinar?


Procrastinar que significa: demorar, retrasar o retardar se puede enfocar de de una forma más positiva, pero lo cierto es que generalmente  es un enemigo de la “productividad” y nos impide aprovechar nuestro estado potencial.

Nos pude auxiliar o ayudar a reducir bastante nuestro nivel de procrastinación diferentes estrategias a utilizar, entre ellas:

A) La regla de los dos minutos, que tiene su origen en GTD y dice si estás planificando una acción que se puede realizar en menos de dos minutos, no la planifiques; realizala.   Puedes extender ese tiempo a cinco o diez minutos. Si haces de esta regla un hábito, habrá una multitud de tareas  que no vas a tener oportunidad a posponer.

B) Demos un pequeños paso. Si tenemos temor a una tarea por el motivo que sea, planteemos trabajar sólo cinco minutos y abandonarlo. Cuando empecemos a trabajar el miedo se desvanece y adquiere inercia para continuar y finalizar el trabajo.Al dar el primer paso venceremos esa resistencia y empezaremos a ver de otra forma cosas que antes parecían imposibles. Dejemos de pensar y hagamos la tarea.

C )Las “rutinas” ayudan. Si convertimos las tareas repetitivas y aburridas en rutinas, terminaremos haciéndolas sin apenas esfuerzos. Las “rutinas” son hábitos o costumbres  que realizamos  casi de forma inconsciente y simplifican nuestras vidas.

D) Toma de decisiones. Muchas veces vamos aplazando nuestras tareas inconscientemente, simplemente porque no nos paramos a pensar en ellas.  Dediquemos un par de minutos para aclarar qué significa realmente esa tarea y toma de decisión al respecto. Puede que decidamos demorarla de una forma o manera racional, en cuyo caso no estamos procrastinados y no nos sentiremos mal por ello.

E) Hagamos un seguimiento de nuestro tiempo. Anotemos en algún lugar o sitio qué tareas realizamos cada día y cuanto tiempo hemos dedicado a cada una. Al anotar nuestro tiempo creamos un compromiso interno que nos hace ser más responsables con respecto a cómo las utilizamos.

F) Aprendamos a decir no. Veremos  que muchas de las tareas que posponemos son compromisos que nos hemos buscado por no saber decir no.

G) No tengamos miedo a abandonar. Puede que no sea el momento de hacer algo. A veces creemos que tenemos que hacer algo simplemente porque lo hemos empezado. Si el tiempo hace que ese proyecto ya no tenga tanto sentido o no sea lo suficientemente importante, simplemente dejémoslo y hagamos otras cosas. Esperar no significa procrastinar.

H) Gestionemos nuestra energía, no nuestro tiempo. Es importante que trabajemos en nuestros mejores momentos. Si estamos agotados o de mal humor, nuestras probabilidades de procrastinar aumentan considerablemente. Para tener mejores actitudes, descansemos lo suficiente, controlemos nuestra nutrición y hagamos ejercicio.

I) Utiliza la estrategia se Seifeld (actor y cómico),.  Para no dejar de escribir chistes cada día. Si tenemos que hacer una tarea todos los días,  cojamos un calendario y marquemos con una X cada día que lo hacemos. El objetivo es no romper la cadena de las equis en el calendario.

j) Dividamos el trabajo en tareas pequeñas y concretas. Un proyecto grande y complejo puede se abrumador. Al dividirlo en pequeñas tareas conseguimos ver claro el camino y la resistencia de enfrentarnos al él.

k) Establezcamos una recompensa para cuando terminemos esa tarea que se nos resiste. Motivémonos pensandoen lo que haremos de dspues de terminada, algo que nos apetezca, relaje y no suponga ningún esfuerzo. Definamos nuestros incentivos.

L) Hagamos que sea divertido.   Si se trata de una tarea aburrida, busquemos maneras  de hacerla divertida y agradable, juegos, chistes,recompensas en cada avance,.etc…

M) Hagamosla pública. Si se trata de un reto importante, hagamoslo público. Hablemos de ello con nuestra familia, amigos, compañeros; publiquemos en la redes sociales, en nuestros blogs…Nos sentiremos más responsables y comprometidos, y nos costará aplazar el trabajo.

N) Utilicemos palabras adecuadas. Expresemos las acciones  de forma clara,concisa y motivadora.

O) Utilicemos herramientas que nos gusten. No pretendamos hacerlo con una hoja de papel y un lápiz. Utilicemos medios atractivos, pueden ayudarnos a empezar con más ganas una determinada tarea.

P) Revisemos regularmente nuestros objetivos. Si una tarea es complicada, incierta o aburrida, pero importante para lograr un objetivo, tengamos siempre en cuenta que esa meta debería a ayudarnos a no procrastinar .

Q) Trabajamos nuestros hábitos. Si nos conocemos a nosotros mismos y averiguamos  por qué aplazamos constantemente  cierto tipo de tareas , podremos cambiar nuestros hábitos y encaminarlos hacia una menor procrastinación y una mayor productividad.

R) Evitemos las distracciones.  Cuantas más tentaciones tengamos para hacer cosas que no debemos hacer, más fácil será procrastinar; mantengamos los teléfonos móviles, las notificaciones, los accesos a Internet desconectados cuando nos dispongamos a realizar o emprender tareas complicadas.

                                                             SANZ

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.