EL “ORDEN” COMO UNA DE LAS MEJORES VIRTUDES DE LA “CONDUCTA”


El orden es una de las principales y mejores virtudes  de la conducta. Es un valor humano que se refiere a la buena disposición de las cosas entre sí y en general  de todo lo que hacemos y saber poner cada cosa  en el lugar que le corresponde. Existen cantidad de acepciones, pero aquí nos referiremos a lo que significa como elemento valioso de las personas que saben como organizarse. No, como perder el tiempo, como hace un inepto, ignorante y fracasado aldeano de Montefrío que se pierde y ahoga con sus ·divagaciones vacías, falsas, venenosas y sin sentido.

En el día a día, vida ordinaria o cotidiana, se construye  con la base de levantarse  a la hora adecuada y mantener una “regularidad”de las actividades programadas. Cuando tenemos un orden, el tiempo se multiplica y nos hace conseguir más y mejores objetivos. Un horario fijo de acostarse  y otro de levantarse son fundamentales para la salud y poder realizar con eficacia nuestras tareas. La “disciplina nos convierte en seres metódicos y dueños de nosotros mismos. Constituye el pilar o los cimientos  de nuestro edificio personal que debe inscribirse en el día a día. Esta dimensión tan concreta produce unos resultados  prácticos inmediatos, además de centrar la vida personal de un modo tranquila y serena. Lo que se pretende es de obtener o adquirir lo que se llaman rutinas positivas, que a medio o largo plazo se van fijando en la “conducta“, lo que nos convierte en animales de ·hábitos“. Los positivos producen o generan valores  y los negativos “vicios. Este orden ayuda a mejorar el desarrollo de la jornada <<Cada cosa a su debido tiempo y un tiempo para cada cosa>>. Es necesario saber distribuir y bien aprovechar el tiempo, consiguiendo que se distribuyan correctamente las tareas programadas. El tiempo es el bien más democrático del que disponemos. Lo que significa “armonía” y “regularidad”, saber distribuirlo., sacarle el máximo rendimiento y así mejor realizar las tareas que llevamos entre manos.

De la misma forma hay que saber optimizar el “descanso“, abandonar lo que uno está haciendo y trasladar nuestro pensamientos en otras cosas que relajen, distraigan o diviertan. La cultura de saber “descansar” es un arte. Trabajar y descansar son dos actividades primordiales o clave que deben se manejadas  por la “prudencia“. se trata de planificar las actividades que vamos a realizar, sin obsesionarnos  ni entrar en “perfeccionismos”. El orden debe existir pero acompañado de una “flexibilidad” sabia e inteligente.

Siempre se ha comentado la importancia de crear en la familia un ambiente distendido y relajado de orden, o sea, saber priorizar. Cada cosa en su sitio. <<Los buenos ejemplos o conductas ejemplares educan más  que las mejores palabras.>> Hechos son razones.

Lo más importante es poner en orden la cabeza. Saber lo que queremos, para eso, lo mejor es ser muy concreto, evitar la dispersión o querer abarcar demasiado. Las “metas tenemos que tenerlas claras y también saber diseñar las rutas para alcanzarlas, para lo que se necesita tener una jerarquía de valores bien armada y construida..

Cuando existe orden todo desprende tranquilidad, paz, serenidad e invita quedarse. El orden simplifica la vida y produce tranquilidad casi inmediata. Aporta a la vida comodidad,, eficacia, simplificación y calma. Ordenar es saber desprenderse de lo que estorba.

El que no sabe lo que quiere nunca puede ser feliz.

SR. MARíN del NW

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.