MANOS QUE NO DAIS ….¿QUÉ ESPERAIS?


Debemos respetar un principio espiritual que funciona en todos los ámbitos en los que  lo apliquemos: <<Dar y sembrar>> Desgraciadamente, muchos no lo entienden y aun creen en el “maná” que surgió del cielo cuando Moisés los llevó por el desierto hacia la tierra prometida. Menos aun nuestros dirigentes de la DGT, aferrados al pasado, a la rutina, anclados a todo lo obsoleto y oxidado. Con carencia absoluta de la “innovación y de la creatividad” en estos tiempos de avances técnicos acelerados.¡¡Qué pena!!

Deberíamos saber que la gente aque atrae gente es aquella que se rige por el principio de <<dar primero>>. Cuanto más llenemos nuestras vidas, más llenaremos la vida de otros y, por tanto, la gente nos buscará, se acercarán para ser cosechados y, posteriormente, nos devolverán más de lo que hemos sembrado. Muchos buscan los favores de los espléndidos y generosos, y todos son amigos de los hombres “dadivosos” que dan de lo que tienen o poseen. Cuando retenemos lo que poseemos, esto nos posee, pero cuando lo damos, somos verdaderamente libres, y lo que poseemos se convierte en cosecha.<<Manos que no dais, qué esperáis>>.

Hay pasajes bíblicos que lo dicen todo: <<Dad y se os dará; medida buena, apretada ,remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir>>

¿Quiénes nos darán? Sin duda, todos los compañeros solidarios que están a nuestro lado. Por eso necesitamos aprender  a cuidar nuestras relaciones interpersonales como un tesoro valioso; a tratar a los demás  de la misma forma que esperamos lo hagan con nosotros, y, de la misma forma, aprender a decir las cosas de forma seria y sincera; ya que muchas veces no es tan importante lo que decimos sino la manera en que lo decimos. “Algunos” presumen y se ufanan. <<Yo digo y hago lo que me sale de las pel…, a mí no me calla nadie>> y, por eso, están solos o caminan por el desierto o rezan en los olivos.  Son “soquetes” vivientes y “amorfos” como uno que conozco de Linares, de la tierra del ronquío. Predica pero no da nada, solo malas razones.

En efecto, demos a otros compañeros lo mejor que tengamos y con esplendidez, porque cuando impartamos una palabra, un gesto, un acto de amor, cooperación y servicio, seremos imanes activos que atraeremos a todos nuestros compañeros afines. Todos los que alcanzamos y logramos nuestros sueños y deseos necesitamos de la esplendidez y cooperación de otros compañeros.<<Las clases de compañeros que atraigamos a nuestras vidas serán aquellos que estarán de acuerdo con nuestras expectativas y proyectos de una buena educación y formación vial>>

El poder llevarnos bien  con los demás implica “actitudes” que debemos incorporar como un hábito de vida y convivencia. <<La cortesía es siempre bien valorada y recibida>>.

Tomemos tiempo para conocer a nuestros amigos y compañeros, su energía, sus éxitos, sus ideas, solo de esta forma lograremos crear muestras “relaciones interpersonales sanas“, y de esta forma, nuestros graneros serán llenados con abundancia.

¿Queremos cosechar fácil? Hagamos lo difícil primero y lo fácil después.

                                                          JMLM del Nw

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.