LA PERSEVERANCIA EN NUESTRA PROFESIÓN DE FORMADORES VIALES Y SUS BENEFICIOS…..

Un tema que nunca se debe  olvidar y si potenciar es la “perseveranciaes no decaer, ni desanimarse, es vislumbrar  o ver que a su debido tiempo vamos a recoger o cosechar lo que hemos sembrado con anterioridad. El tiempo va a depender  de la dimensión del proyecto. por eso tenemos que “perseverar” especialmente en estos momentos difíciles que pasa nuestra profesión con tantas incertidumbres que genera la actual DGT.

Si nos remontamos  a la antigua Grecia, el deseo más profundo de Demóstenes era ser un gran palestrante (orador), pero desgraciadamente nació tartamudo y, con el fin de conseguir su objetivo, como remedio se ponía piedras en la boca para incrementar su dificultad. Pensaba que, si podía hablar con las piedras en la boca, cuando las sacara la tartamudez desaparecería y hablaría normalmente como cualquier otra persona. Lo que hizo Demóstenes es ampliar su limitación. Es decir, para vencer la limitación que padecía o sufría, agravó su problema, dado que, si era capaz de superar el mismo y resolverlo, su dificultad desaparecería y pasaría a ser secundaria. Muchas veces, y más en estos momentos turbios que vivimos en nuestra profesión de formadores viales, para que los muchos problemas que tenemos parezcan más sencillos, vamos a tener que agravar o aumentar nuestras dificultades. Ampliemos nuestras limitaciones y encontraremos la verdadera medida de nuestro poder.

Descubriremos un poder superior o mayor del que pensábamos que teníamos. Lo mismo que Demóstenes, vamos a tener que agravar voluntariamente nuestra dificultad para lograr nuestro  deseo de ser independientes. Para lo que tenemos que hacer un esfuerzo mayor, trabajar con más intensidad, reciclarnos constantemente en nuestros conocimientos, ser innovadores y creativos, y, sobre todo, ampliar y superar nuestras limitaciones. Al final, podremos decir: <<la dificultad que teníamos era minúscula o insignificante, una verdadera chorrada>> No haremos como los “divinos” que no aportan nada y andan todo el día envenenando y mintiendo a todo el mundo y, a la vez, llorando sus fracasos por todos los rincones.

Todo apego, antipatía y obsesión por “algo” o por “alguien” te hace infeliz, ¡¡convéncete, te hace infeliz!! Porque  “pretender” o buscar una “antipatía” o “descrédito” hacia una persona o entidad sin infelicidad es algo así como buscar agua que no sea húmeda. Jamás “alguien” ha encontrado la fórmula para conservar  los objetos de los propios apegos sin lucha, sin trabajo, preocupación, sin temor y sin caer , tarde o temprano, humillado y derrotado.

Me gustaría hacer mías estas palabras  de Séneca:<<Muchas cosas no nos atrevemos a emprenderlas, no porque sean difíciles en sí,  sino porque son difíciles  porque no nos atrevemos a emprenderlas de una forma sana, valiente y eficaz>>

Todas nuestras emociones están ahí para ser sentidas  y bien utilizadas. Como parte de ellas, enfadarse y cabrearse es algo normal y hasta universal. Según el modo que se utilice el cabreo puede ser una emoción generadora de energías o emociones mentirosas, venenosas y tóxicas como las de “algunos” que se pasan el día con ellas.  Decía Confucio. <<El que domina su cólera (cabreo), domina su peor enemigo>>

                                                    José Manuel López Marín

 

 

 

 

 

 

 

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: