ADOPTEMOS “PAUTAS Y DECISIONES” EN NUESTRA PROFESIÓN DE FORMADORES VIALES QUE NOS AYUDEN A ALEGRAR NUESTRAS VIDAS Y CONVIVENCIA

Decía la Madre Teresa de Calcuta: <<Que la paz comienza con una sonrisa>>, precepto o quizás consejo que muchos en nuestra profesión no llegan a entender ni quieren apreciar ni practicar. Todos en general, deberíamos practicar estrategias y formas prácticas para reducir el estrés y librarnos de toda ansiedad.Con el cambio de gobierno, volvemos al principio de nuestros problemas, cuando ya creíamos que vislumbramos un pequeño rayo de luz en las lejanías.

Por lo tanto, comencemos por detectar o encontrar cuáles son las fuentes de nuestra ansiedad, sin hacer caso de los “sermones tóxicos” del “listillo pueblerino granadino de Montefrío” y otros venenos de su banda. Pensemos en todas esas cosas de nuestra profesión que nos inquietan, nos roban la paz y, tomemos decisiones para olvidarlas y abandonarlas. Adoptemos pautas y decisiones que nos permitan disfrutar de la vida y de nuestra profesión de formadores viales con plenitud y calma. Hagamos todo lo posible por eliminar o erradicar todas aquellas cosas o problemas que nos perturben o nos hagan estar ansiosos o cabreados; a la vez, desarrollemos nuevos hábitos de vida que, por el contrario, nos ayuden a sentirnos con paz en nuestro espíritu, alma y cuerpo. Llenemos nuestra vida y profesión con informaciones positivas y útiles, de datos y noticias que den riqueza  a nuestra  salud mental, a nuestros pensamientos, y, despreciemos todas las que los enturbien o oscurezcan o envenenen. Aprendamos algo nuevo todo los días y tratemos de corregir nuestros problemas profesionales con sinceridad, equidad y evitemos comparaciones que a nada conducen, sí perjudican y llevan al absurdo de nuestras actuaciones. Hay un proverbio chino, muy apropiado en esta ocasión para nosotros que dice: <<Antes de iniciar la labor de “cambiar” el mundo o nuestra profesión, da tres vueltas por tu propia autoescuela>>

Alejemonos de la gente tóxica o contaminante, lo que no quiere decir que nos aislemos. Tenemos compañeros negativos a los que solo les gusta hablar de problemas ajenos y se olvidan o no consideran los propios que pueden ser más graves. Estos, generalmente, no aportan nada significativo a la profesión, solamente hablan … y hablan… En cuanto a que dependa de nosotros, no permitamos que con sus acciones y palabras tengan cabida en nuestras mentes y mucho menos que determinen nuestro estado de ánimo.

Acerquemonos a compañeros con mentalidad positiva y saludable. Todas aquellas personas exitosas, hablan y actúan en positivo, transmiten tranquilidad y paz, entusiasmo y alegría. Se alejan de rencores, envidias y otras maldades…A todos los buenos profesionales nos gusta estar cerca o próximos a estas personas que suman a nuestro valores más riqueza y buenas acciones o principios para mejorar esta profesión con síntomas de decadencia por las actuaciones y acciones de algunos irresponsables ambiciosos. Decía Don Bosco: <<Quien tiene paz en su conciencia lo tiene todo>>

Busquemos compañeros que necesiten nuestra ayuda, aunque nosotros también la necesitemos. Brindemosela desinteresadamente y al ocuparnos también de otros por solidaridad mantendremos nuestra mente lejos de los grandes problemas y preocupaciones que tenemos. <<Estar en paz con uno mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás>> Fray Luis de León

Creemos hábitos de comentar y hablar en positivo. No basta solo con hablar, es importante y fundamental aprender hacerlo y bien, detalle que muchos ignoran. Debemos considerar y analizar nuestras palabras antes de emitirlas y hablar. Las palabras son herramientas de los docentes y tienen el poder de construir o destruir una profesión. Antes que algo ocurra en nuestra profesión, primero debemos analizarlo y verlo con los ojos y la mente antes de la toma de decisiones. Decía Mahtma Gandhi: <<No hay camino para la paz, porque la paz es el camino>

Nacimos para ser libres  en nuestras ideas o ideales, no seamos esclavos de nada ni de nadie. No permitamos que la ansiedad o el miedo llene nuestras vidas y actuaciones profesionales. Centrémonos en las cosas importantes de nuestra profesión de enseñanzas de la conducción, que son las que multiplican nuestras energías y valores, las otras nos la roban y entorpecen. La felicidad es nuestra herencia o legado.      << Quien no está aprisionado por la necesidad o los problemas, está ligado al miedo; unos duermen con las ganas o ansiedad de tener  las cosas que no tienen, otros no duermen por el miedo o pánico de perder las que tienen>>

                                                      JMLM del Nw

 

 

Enfoques

Clubautoescuela View All →

Experto en Formación Vial

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: