LA PRESIÓN HACE DISMINUIR NUESTRAS FACULTADES DE “ACCIÓN” PROVOCANDO EL ABANDONO DE NUESTRAS TAREAS FORMATIVAS/EDUCATIVAS


Nuestros problemas cotidianos, a veces, los convertimos en grandes ya que no los analizamos, razonamos y, todos,  en general, son solucionables. Nunca sabremos lo que podremos obtener hasta que no lo hayamos intentado.

En estos tiempos difíciles para las autoescuelas de completa incertidumbre en el trabajo, siempre que sentimos “presión” comenzamos a disminuir nuestras facultades de acción, a querer abandonar la profesión, desertar de nuestras tareas,etc…y pensar en dejarlo todo. Pero en realidad, el momento que necesitamos expandirnos más, es cuando comienzan las  presiones por todos los lados. Sin embargo, abandonar es el único camino seguro para el “fracaso”. Nuestro futuro dependerá de las decisiones que tomemos hoy.

Expandamos nuestras mentes, crezcamos antes que nuestros resultados; aumentemos nuestros niveles de exigencia hasta que notemos que no podemos más. No agotemos nuestro sueño, no cortemos la visión, los desafíos que teníamos por delante; nuestra fe puesta en acción o funcionamiento desatará lo sobrenatural y todo lo que necesitemos estará a nuestra disposición. Si hay presión es porque habrá expansión. Es necesario que sazonemos con “sabiduría” todas las acciones que emprendamos.

Tener “sabiduría” es saber lo qué tenemos que decir y lo que hacer en cada momento. Necesitamos sabiduría para conocer la forma de salir de esa o aquella situación difícil, qué decir y qué hacer. No necesitamos un consejo, sino sabiduría, para que toda situación compleja se transforme en una situación fácil y exitosa. No olvidemos que toda situación tiene una salida.

Muchos de nuestros compañeros confunden el mal manejo de las cosas o haber tomado malas decisiones con el destino o la suerte.

Decisión” es la capacidad o poder  que nos fue entregado cuando nos hicimos cargo de nuestra propia vida. Eludirla nos hará esconder la cabeza debajo del ala como los avestruces en momentos de peligro y agotarnos y, sin darnos cuenta, decidir mal. El silencio, el miedo y las circunstancias no son los encargados de decidir por nosotros. Nunca prestemos oídos a los comentarios y dichos de los demás de nuestro entorno, sólo evaluemos los hechos y sino son acertados y positivos, cambiémoslos.

La “sabiduría” no se aprende, más bien, se entiende. Es el condimento especial que no puede faltar para llegar a las metas que proyectamos o diseñamos para alcanzar el éxito.

Las personas “exitosasnunca culpan a otras por la falta o los malos resultados. Al contrario, asumen responsabilidades y aceptan “cambios” hechos con sabiduría e inteligentes  para obtener los “logros” que se dan o buscan.

Si nuestra administración está basada en sólidos principios  y somos perseverantes  hasta el final, nuestros esfuerzos obtendrán los frutos deseados y que necesitamos.

Emprendamos cualquier cosa que podamos hacer o que soñemos con hacer. El arrojo tiene genio,poder y magia para conseguirlo.

                                                            Breogán del NW

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.